En marzo de 2016 descubrimos la versión que nos ofrecían Netflix y Marvel Studios de The Punisher, dentro de la segunda temporada de Marvel’s... Marvel – The Punisher: primeras impresiones

En marzo de 2016 descubrimos la versión que nos ofrecían Netflix y Marvel Studios de The Punisher, dentro de la segunda temporada de Marvel’s Daredevil. La interpretación de Jon Bernthal como Frank Castle nos dejó encantados a la mayoría, tanto a los fans de los tebeos como a los espectadores que descubrían por primera vez el personaje. El éxito fue tal que no tardaron en confirmarnos que tendríamos una serie dedicada en exclusiva al Castigador. Y tras meses de espera, por fin la tenemos aquí. Este próximo viernes se estrena la serie y para abrir boca el Señor Netflix nos ha permitido ver los seis primeros episodios de Marvel – The Punisher. ¿Cumple el resultado con las expectativas? Veamosló.

Marvel - The Punisher

Esta nueva colaboración entre Netflix y Marvel Studios consta de 13 episodios y cuenta con Steve Lightfoot como showrunner, un hombre curtido como guionista y productor ejecutivo en Hannibal. Como segundos al mando en las labores de producción están Jim Chory, veterano de otras series Marvel de Netflix, y Jeph Loeb, siempre omnipresente en los productos televisivos Marvel.

En el arranque de la serie nos encontramos con un Frank Castle que ha terminado su venganza contra los asesinos de su familia. Sin embargo, sigue siendo un hombre destrozado, completamente alejado del resto de la sociedad. Su encuentro con David Lieberman (Ebon Moss-Bachrach) le llevará a descubrir que la muerte de su familia quizá fue algo más que un desafortunado accidente de la violencia criminal. La serie nos propone una mirada al pasado militar de Castle y se sirve de este contexto para explorar los problemas psicológicos y sociales a los que se enfrentan los veteranos de guerra.

Es quizá esta trama el aspecto más flojo del arranque de la serie. Aunque presenta temas interesantes, su desarrollo avanza a un ritmo demasiado cansino, algo de lo que ya pecaban las últimas series de Netflix para Marvel. La sensación de que la historia se estira sin aportar demasiado es omnipresente en los primeros episodios. En particular el desarrollo de la relación entre Castle y Lieberman es bastante torpe. Dos hombres con un objetivo común pero con caracteres totalmente opuestos. Su dinámica funciona por momentos, pero le cuesta arrancar.

Lo mejor sin duda es la interpretación de Jon Bernthal, confirmando lo que ya nos mostró en Daredevil. Bernthal hace suyo al personaje, mostrándonos a la perfección ese hombre atormentado y consumido a partes iguales por el odio y la culpa. Tiene una presencia física imponente en pantalla y en las escenas de acción vemos perfectamente a ese ejercito de un solo hombre que es el Castigador, una bestia salvaje imparable.

Marvel's The Punisher

Marvel’s The Punisher

Ese desarrollo narrativo tan lento hace que en los primeros episodios estas escenas de acción aparezcan con cuentagotas. Pero hay que destacar que están muy bien rodadas, bastante espectaculares, con mucha violencia y crudeza, tanto en los flashbacks de tono militar como en las escenas de justiciero urbano. La historia se acelera a partir del quinto episodio, y con ello la presencia de la acción. Veremos si en el tramo final de la temporada consiguen solucionar estos problemas de ritmo y cierran la historia de buena manera… aunque los finales de series como Iron Fist, Luke Cage o Los Defensores no invitan al optimismo.

A destacar también el personaje interpretado por Amber Rose Revah, una agente de la Agencia de Seguridad Nacional que sirve como antagonista del Castigador. Una mujer dura y ambiciosa a través de la cual vamos descubriendo las partes más conspirativas de la trama. Aunque se presente como antagonista, uno intuye en seguida que tarde o temprano va a colaborar con Frank Castle.

La producción y el aspecto visual de la serie supone una mejora con lo visto en las últimas series de Netflix para Marvel. Al menos se ve un intento por darle una presencia y un lenguaje visual propio, algo de lo que carecían Los Defensores y sobre todo Iron Fist. Aunque la dirección y el montaje pueden resultar un poquito planos, la fotografía está especialmente cuidada, con un uso de tonos grises y apagados que realzan el trauma psicológico del protagonista, siempre presentado con un vestuario dominado por el negro.

Es pronto para juzgar Marvel – The Punisher. Aunque adolece de algunos de los defectos de series Marvel anteriores, al menos tiene mimbres para mejorar y ofrecernos una historia interesante. Y sobre todo tiene un grandísimo actor como protagonista que lo da todo por la serie. Aunque enfocar la trama en el pasado del Castigador aporta ciertas ideas interesantes, no dejo de pensar que quizá la mejor historia que nos podían dar era la que nos sugieren al comienzo de la serie y no han querido contarnos. Espero equivocarme.

Compartir:

Ángel Ruiz

De pequeño fue testigo de como sus G.I. Joes eran devorados por su perro. Desde entonces, para superar el trauma, pasa las noches consumiendo todo tipo de subcultura: ciencia-ficción, fantasia, tebeos, películas, series... nada es suficiente para olvidar esa imagen de Destro entre las fauces de su mascota.

  • Isma

    16 noviembre 2017 #1 Author

    Anda que ha tardao! Jeje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com