Si había alguien que disfrutara del Spiderman 2099 de Peter David allá por los años noventa, ese fue Dan Slott. A pesar de no... Marvel Saga Spiderman Superior 42. El mal necesario

Si había alguien que disfrutara del Spiderman 2099 de Peter David allá por los años noventa, ese fue Dan Slott. A pesar de no haber sido una línea editorial excesivamente exitosa, cuenta con un buen número de fans que siguieron con interés las andanzas de estas versiones futuras de los héroes de la Casa de las Ideas. Y sí, hablo en tercera persona porque partimos de la base de que yo nunca fui uno de ellos. Pero Slott sí, y lo demuestra con creces en el arco argumental que da título a este Marvel Saga Spiderman Superior 42. El mal necesario que ha editado Panini.


Para los más jóvenes, pongámonos en contexto: A principios de los años noventa, Marvel apostó por la creación de un conjunto de series que nos mostraran cómo sería el Universo Marvel en el año 2099, de entre las cuales destacaron la del Castigador, el Motorista Fantasma y, cómo no, Spiderman. La versión futurista del personaje era el latino Miguel O’Hara (nada que ver con Escarlata), y su colección duró unos cuatro años, con Peter David al frente de casi todos los números de la colección. La serie vivió varios intentos de reboot a partir de 2014, pero parece que no acaba de cuajar especialmente, aunque Nick Spencer sí está por la labor y ha dado pie a un nuevo intento de revitalizar la franquicia 2099, que ha dado lugar a varios títulos que verán la luz en nuestro país entre abril y mayo de este mismo año.

Pero como decía, Slott es fan de esta versión futurista, hasta el punto de haberlo usado en el videojuego que guionizó Spiderman: Shattered Dimensions. Siendo lo fan que es, encontró en la historia de Brian Michael Bendis Vengadores: La era de Ultrón, la excusa perfecta para poder traer de vuelta a O’Hara a nuestro tiempo, para intentar solventar uno de los cambios en la línea temporal provocados por Lobezno en dicha historia. Pero Slott no aprovecha los argumentos gratuitamente, y se saca de la manga dos premisas para darle volumen y coherencia a la historia: el hecho de que O’Hara se tenga que encontrar con la versión Superior de Spiderman, bastante distinta a la que había conocido con anterioridad; y el aprovechar toda la trama de la puerta temporal de Grady en Horizon Labs como excusa y motor del argumento.


A pesar de que los cinco números incluidos en este Marvel Saga Spiderman Superior 42 estén englobados dentro del mismo arco argumental, la verdad es que hay dos sub-arcos bien diferenciados, tanto por argumento como por equipo creativo. En los primeros tres números tenemos la historia con Spiderman 2099, con un Ryan Stegman al que no acabo de terminar de ver funcionar, con esa tendencia a los planos muy picados y los primerísimos primeros planos forzados; mientras que los dos últimos números dan paso a otra historia dibujada por Giuseppe Camuncoli, de quien ya hemos destacado su solvencia en anteriores ocasiones.

La segunda historia es más personal, centrada en la presentación de la tesis doctoral de Peter Parker a la vez que recupera al personaje de Maciza, que crearan J.M. DeMatteis y Mark Bagley a mediados de los 90. Aunque sin duda, una de las cosas que más impacta es el enfrentamiento de Spiderman Superior con Gata Negra, que se desarrollará un poco más adelante y que sirve para marcar aún más las diferencias entre Otto y Peter con el traje de Spiderman. En el apartado de pequeñas escenas para dar volumen a los secundarios tenemos el desarrollo de las relaciones de Peter/Otto con Anna Maria, MJ, el profesor Lamaze o el personal de Horizon Labs.


En definitiva, estamos ante dos historias con, tal vez, algo de menos boato que todo lo que llevamos visto con anterioridad, pero que funcionan muy bien dentro de la etapa y aunque sirvan como mero entretenimiento, encuentran la ocasión de seguir introduciendo conceptos que se van a ir desarrollando más adelante. Tal vez me haya fallado un poco el final de la primera historia, que en mi opinión no ha estado a la altura del desarrollo en los dos primeros números, pero no llegan a estropear la historia en ningún momento.

Lo mejor: La capacidad de Slott para ir soltando conceptos cual telarañas, que van presentando, desarrollando y cerrando subtramas.

Lo peor: El final del primer sub-arco y la bajada de nivel general, aunque no llegue a hacerlo un tomo aburrido.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com