Boom. No. BOOM. Maldito Hickman. Cinco tomos, treinta y cinco números de cocción a fuego lento… pero vaya si merece la pena la espera.... Marvel Saga Los 4 Fantásticos 6: Para siempre

Boom. No. BOOM. Maldito Hickman. Cinco tomos, treinta y cinco números de cocción a fuego lento… pero vaya si merece la pena la espera. (Casi) fin de fiesta por todo lo grande. Todos esos conflictos que se han ido elaborando, todos los errores cometidos, todos los sacrificios, todo, confluye en este arco que comienza en el número 600 de la colección, coincidiendo además con el cincuenta aniversario de la serie. Marvel Saga Los 4 Fantásticos 6: Para siempre hace que todo lo leído hasta ahora, incluso si te ha parecido algo lento o demasiado estirado, merezca la pena. Se puede acusar al guionista de muchas cosas, pero si decimos que es probablemente uno de los mejores guionistas de la historia a la hora de crear momentos de intensidad muy concentrada y con una epicidad sin igual, estoy seguro de que pocos argumentos en contra voy a poder leer o escuchar.


En plena Guerra de las cinco ciudades, los 4 Fantásticos, acompañados del grueso de superhéroes de la Tierra, tendrán que hacer frente a una invasión alienígena en toda regla, punto álgido en el que dejamos el anterior tomo. Un conflicto que irá ganando intensidad, y en el que irán apareciendo personajes y criaturas que plantean un desafío cada vez más inasequible para unos héroes humanos como Sue, Reed, Ben y Peter. Pero esto es Los 4 Fantásticos, y aquí siempre ha podido pasar de todo, nada queda fuera del alcance de los héroes, probablemente, más importantes de toda la casa de las ideas…

El número abre con el número 600 de la colección, un número muy especial de casi 100 páginas de extensión y que, a diferencia de otros números especiales, contiene muy poco (por no decir ningún) relleno. El número contiene cinco historias, pero todas tienen relevancia para el momento en el que se encuentran los personajes. Sí, por fin vuelve Johnny y la serie recupera su nombre. Oh, spoiler. Si ya en su día nadie se creía que el bueno de Johnny Storm fuera a mantener su condición de difunto durante mucho tiempo, ocho años después, a pocos va a sorprender que tarde o temprano reapareciera y el guionista encontraría una forma de justificar esa escena en la que toda una avalancha de criaturas de la zona negativa se avalanzasen contra el héroe, abocado a la muerte.

Pero Hickman no es un guionista con trucos de ilusionista. Lo tiene todo pensado, y le dedica todo un capítulo de este especial a explicar y detallar su no-muerte. Y de paso, aprovecha para presentar a un grupo de superhéroes alienígenas, la Brigada Ligera, que tendrán mucho peso en la batalla que se está gestando en la Tierra. Luego repetiría la fórmula por todo lo grande en Vengadores, y nos sorprendió igualmente, pero es que aunque sepamos lo que nos espera es difícil no sorprenderse con sus golpes de efecto. Mira que leí esta etapa en su día, y me sorprendió, pero reconozco que he disfrutado de este tomo como si no hubiera leído estos números jamás, y los momentos de épica, en los que además, van encajando una y otra pieza de ese puzzle que hemos ido viendo construirse a lo largo de todos estos números, son de los que saben construir muy pocos (de primeras solo se me viene a la mente Geoff Johns).


No voy a decir ningún detalle de los últimos números y los personajes que van apareciendo, por si todavía hay alguien que no hubiera leído esta etapa, pero qué valor tiene Hickman. Manejar a esta serie de personajes no es fácil, se te pueden ir de las manos con mucha facilidad, y estamos hablando de unas cotas de poder que limitan mucho las posibilidades para el guionista a la hora de enfrentarlos a superhéroes humanos, pero en lugar de ser un handicap, aprovecha esa situación, y hace que el lector tenga una verdadera sensación de peligro, no estamos ante el típico supervillano que sabes que, por poderoso que sea, los héroes van a encontrar una manera de combinar sus poderes para derrotarlo. Aquí te quedas pegado a las páginas del cómic, dudando de si van a poder superar este reto.

El dibujo se sigue repartiendo entre Steve Epting y Barry Kitson, aunque para el número 600 cuentan con la participación de dibujantes como Ming Doyle, Leinil Francis Yu o Carmine di Giandomenico. Poco que reprocharle al apartado gráfico de este tomo. Me gusta mucho el trabajo de Epting y Kitson (ya sin Tocchini) y los artistas invitados están a la altura de las circunstancias completamente. Sobre todo, me encantan los homenajes artísticos: Kitson usa y abusa de Kirby dots (como debe ser) y no es el único recurso que nos va a recordar la grandiosidad del rey, hay muchas páginas, encuadres, y viñetas que rinden tributo al mejor dibujante de la historia del cómic.


En definitiva, Marvel Saga Los 4 Fantásticos 6: Para siempre es uno de esos tomos que te merecen hasta el último céntimo invertido en él. Leemos cómics gracias a historias como esta, cargadas de épica y de intensidad. Solo los lectores de cómics de muchos años sabemos la satisfacción que proporcionan historias construidas a lo largo de muchos meses, cuando están bien hechas. Muchos de los que disfrutaron en el cine de esa segunda parte de Vengadores: Endgame desconocen que tienen cientos de historias en cómic capaces de proporcionar esa satisfacción y ese subidón de adrenalina. Esta es una de esas historias. Gracias, Hickman, qué subidón.

Lo mejor: La épica alcanzada en estos números es colosal, WTF tras WTF. El dibujo está a la altura del guión.

Lo peor: Y ahora… ¿cómo bajo yo este subidón que me ha dejado el cómic?

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com