¿Te gusta Daredevil? ¿Te gustan los buenos cómics? Pues El hombre sin miedo de Frank Miller, John Romita Jr. y Al Williamson deben estar... Marvel Must Have. Daredevil: El hombre sin miedo de Frank Miller y John Romita Jr.

¿Te gusta Daredevil? ¿Te gustan los buenos cómics? Pues El hombre sin miedo de Frank Miller, John Romita Jr. y Al Williamson deben estar en tu estantería. Así de tajante soy. Algo parecido debe estar pensando la editorial Panini, pues esta miniserie ha sido uno de los primeros volúmenes en aparecer dentro de su colección Marvel Must Have. Una cabecera, sucesora espiritual de la primera encarnación del coleccionable de Marvel Héroes, destinada a recuperar o bien ofrecer tebeos imprescindibles de todas las épocas de La Casa de las Ideas. De momento podemos apreciar que es una cabecera de lo más variada con obras como El viejo Logan, La saga de Fénix Oscura, Planeta Hulk, Vengadores: Desunidos

daredevil

Con esta, son tres las ediciones distintas que Panini ha llevado a cabo de Daredevil: El hombre sin miedo. Al comienzo de sus tiempos como editorial Marvel en España publicó la miniserie dentro de la línea Best of Marvel Essential, siendo uno de los tomos más exitosos. Hace un par de años pudimos leer la obra en una edición lujosa llena de extras con encuadernación holandesa como parte de la Colección Frank Miller que Panini se apresuró a sacar aprovechando la visita del autor a la Heroes Con de ese año.Por mi parte, esta ha sido la ocasión perfecta para recuperar una edición que poder leer cuando me diera la gana sin miedo a que se me desintegrase en las manos. Y es que todavía mantenía la primera edición española que llevó a cabo Cómic Forum allá por 1995 dentro de la colección One-Shot.

Hagamos un poco de historia

Daredevil: El hombre sin miedo fue publicada desde octubre de 1993 hasta febrero de 1994. En aquella época la calidad general de las series de Marvel era bastante chunga… Con honrosas excepciones como el Hulk de Peter David. En la cabecera del cuernecitos los autores D.G. Chichester y Scott McDaniel no tenían muy claro qué hacer con el personaje. De hecho, por lo general estaban jugando a ser Frank Miller atormentando a Matt Murdock una y otra vez. Con el tiempo ha terminado siendo una etapa que no interesa a nadie, que en España se publicó en media docena de formatos y que hoy en día no está en ninguna lista de “los tebeos más solicitados por los fans para una reedición”.

matt

Casi podríamos tildar de milagro el hecho de que desde las oficinas centrales de Marvel decidieran conceder un proyecto de esta índole al personaje. Daredevil: El hombre sin miedo supuso el regreso de Frank Miller a la vida de Matt Murdock, héroe al que llevaba más de un lustro sin acercarse. También supuso el retorno del equipo creativo formado por John Romita Jr. y Al Williamson, que habían logrado una simbiosis estilística asombrosa durante la etapa de Ann Nocenti.

Curiosamente, y según dicen, Daredevil: El hombre sin miedo parte de un proyecto de guion del propio Frank Miller para una película sobre el personaje. Afortunadamente ese proyecto no llegó a ninguna parte. Digo afortunadamente porque el pobre de Miller todavía debía estar resentido con cómo se fusiló su libreto en la película Robocop 2. Es cierto que si se analiza la trama bien podría servir de historia de origen superheroica con un tono similar a películas como elBatman de Tim Burton, El cuervo o Darkman: Héroes urbanos y oscuros. Fuera como fuese, y aunque finalmente no fuera utilizado como guion oficial, lo que no puede negarse es que tanto la película de Mark Steven Johnson, como la serie televisiva de Netflix recogieron numerosos elementos de la miniserie.

elektra

Otro detalle sobre la concepción de la obra es que inicialmente iba a ser una novela gráfica (formato que usaba la editorial en exceso por aquel entonces) de tan solo 64 páginas, que pasó a ser una una miniserie de cinco números. Lo cierto es que si observamos con detalle podemos ver que los últimos dos números son los que menos información ofrecen centrándose mucho en la acción. Nada que objetar por mi parte, porque es un lujo poder ver desatado a Romita Jr. (aunque su Hell’s Kitchen es mucho menos oscura y opresiva que la de Miller) en todas y cada una de las planchas.

Un año uno no solicitado, pero necesario

Puede que nadie lo hubiera pedido, pero de cuando en cuando es necesario remover los cimientos sobre los que se levantan la mitología de los personajes para actualizarlos a los tiempos que tocan. Unos orígenes que muchas veces tienen elementos catalizadores que en los años sesenta apenas eran desarrollados. Nada que objetar, simplemente los tebeos se hacían de otra manera.

En Daredevil: El hombre sin miedo contamos con un Frank Miller brutal (si acaso un peldaño por debajo de lo que consiguió en el título durante su etapa en los años ochenta) que coge algunos de los juguetes propios que había usado con eficacia antes, como Stick, Elektra o Kingpin, siendo este un villano propio de Spider-Man hasta ese momento pero del que Miller consiguió extraer todo su potencial. Miller decidió romper el puzle que formaba hasta ahora el origen de Matt Murdock y decidió reconstruirlo usando las piezas que él mismo había creado, consiguiendo una historia fascinante, sólida pero sobre todo trágica.

fisk

Como no podía ser de otra forma, la historia arranca en la infancia de Matt Murdock, un pobre chaval que sufría bullying en el colegio, siendo apodado Daredevil. Frank Miller se toma su tiempo para ahondar en la relación entre Matt y su padre, Jack “Batallador” Murdock. El polémico guionista hace que de manera realista el mundo de Matt gire alrededor de su única figura paterna presente. El personaje de Jack Murdock es muy interesante: un boxeador de segunda que debe aceptar un trabajo de la mafia como cobrador de tributos y deudas. La dualidad moral que entraña el bueno de Jack no es desdeñable: Por un lado tratando de educar a su hijo para que sea justo, haga siempre lo correcto y evite los problemas, y por otro dedicándose él mismo a una actividad ilegal y deplorable. Que sí, que las circunstancias le obligaron, pero eso no hace que el problema desaparezca.

Miller nos coge de la mano en un viaje por la infancia de un chaval marcado por la tristeza y la desgracia y no nos suelta según van avanzando los años. Pasando de las calles de Hell’s Kitchen, a la facultad con Foggy Nelson (del que lamento no tenga algo más de peso en la miniserie) o sus comienzos como abogado. Un viaje cronológico e iniciático por los años formativos de un héroe involuntario al que las palabras de su padre le pesaron tanto como las habilidades obtenidas en el accidente que le dejó ciego, o los consejos del maestro Stick que le avanzaban que estaba destinado a una causa mayor para que la que, sin duda, no estaba preparado.

Pero no todo son penas para Matt. Ahí está Elektra, que roba cada plano en el que aparece. Letal, ardiente, fría, enigmática… Aunque ya la conocíamos bien gracias a sus apariciones en la serie regular. Este primer contacto con ella nos deja con la cabeza llena de preguntas. La personalidad abrumadora que le otorga Miller es el contrapunto perfecto a la decencia de Matt, su propio diablillo que aparece sobre su hombro izquierdo que le invita a hacer travesuras. Por último me gustaría destacar el gran uso que se hace de Wilson Fisk. En ningún momento llegan a verse las caras durante los cinco números de El hombre sin miedo. Todo lo contrario, Frank Miller narra la ascensión de héroe y villano como dos líneas rectas no paralelas que acabarán confluyendo en algún momento del futuro.

matt

En definitiva, y como decía al comienzo, Daredevil: El hombre sin miedo es el origen definitivo del alter ego de Matt Murdock, un tebeo absorbente como pocos que invita a la relectura cada cierto tiempo.

La edición de Panini dentro de Marvel Must Have es realmente buena. Papel de calidad, tapa dura y un puñado de extras entre artículos, biografías de autores y personajes o una simplificada cronología de Daredevil desde sus primeros cómics hasta los tiempos actuales.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com