Poco a poco, Panini Comics sigue reeditando toda la Marvel clásica en tapa dura. Con este séptimo tomo dedicado a Los Vengadores se alcanza... Marvel Gold. Los Vengadores 7: ¡Vengadores, reuníos!

Poco a poco, Panini Comics sigue reeditando toda la Marvel clásica en tapa dura. Con este séptimo tomo dedicado a Los Vengadores se alcanza el número 163 de la cabecera dedicada a los Héroes más poderosos de la Tierra. Además sigue canibalizando la edición en tapa blanda (los tomos rojos, para entendernos), que es de suponer que no serán reeditados una vez se agoten. Sea como fuere, seguimos avanzando y en ¡Vengadores reuníos!, donde veremos el final de la etapa de Steve Englehart, así como la etapa interina de Jerry Ordway y el comienzo de la Jim Shooter… Esto hablando de guionistas, porque el gran hito de este tomo es la llegada de George Pérez a los lápices.

Avengers-Serpent-Crown-int

Estamos ante casi seiscientas páginas de pura magia Marvel, que si bien es cierto que puede palidecer un poco ante la épica que ha precedido este volumen (la guerra Defensores-Vengadores) o lo que está por llegar (la trilogía de Nefaria y la Saga de Korvac), nos encontramos con un puñado de episodios totalmente trascendentales en muchos aspectos, que vamos a tratar de reseñar sin hacer demasiados spoilers. Este tomo comienza con un episodio en el que el grupo necesitará ampliar miembros tras la marcha de La Visión o La Bruja Escarlata a su luna de miel. Contamos con Thor como presidente del equipo (la única vez que lo ha sido, si no me equivoco) y el bueno de Steve Englehart supo retratar al hijo de Odín como pocos, estableciendo un balance entre su identidad secreta y la divinidad, tratando del mismo modo, y con bastante acierto, la frustración del personaje al ver como Iron Man tomaba muchas decisiones que por rol, le corresponderían a él.

zuvembie

Steve Englehart era todo un continuity cop en una Marvel de los años 70 que todavía no conocía ese concepto. Como era muy habitual en esos tiempos, había títulos que duraban poco y dejaban sus tramas inconclusas. Eso no pasaba con Steve. Englehart fue el encargado de escribir un serial en Amazing Adventures protagonizado por Hank McCoy, donde La Bestia de la Patrulla X acabaría convertido en el adorable peluche de pelo azul. Pues bien, Amazing Adventures fue cancelada, y ni corto ni perezoso, Englehart se llevó al personaje a sus Vengadores y lejos de mostrarnos a un héroe atormentado por su aspecto, no dejó una de las etapas en las que más ha brillado el científico mutante, con una Bestia graciosa, elocuente y confiada. Un caso similar hizo con el Capitán América… Tras abandonar los guiones de la serie del Centinela de la Libertad, Englehart reincorporó a Steve Rogers a las filas de Los Vengadores y se trajo consigo algunos cabos sueltos.

El grueso de la etapa final de Englehart en Los Vengadores fue una saga que dividió al grupo en dos. Por un lado, Dragón Lunar y Thor llegaron al Salvaje Oeste para rescatar a Ojo de Halcón que estaba librando aventuras con los héroes del oeste de Marvel. Por otro, el resto del equipo llevaría a cabo una larga lucha contra la corporación Roxxon Oil, una trama que implicaría a la Corona Serpiente, una Tierra alternativa donde Estados Unidos era controlada por mega corporaciones (Steve Englehart era un Hippie en toda regla) y que además nos devolvía al Escuadrón Supremo. Los capítulos en los que este remedo de la JLA de DC creado por Roy Thomas aparecen son de lo mejor que hay en este tochal, si bien destacar que los parecidos y la referencias se hacen todavía más evidentes y que nos regalarán un gran choque de titanes. Por cierto, que fue también este guionista quien estableció el concepto de los Vengadores reservas, concepto que se ha extendido hasta nuestros días.

villain team

En el número 153, Steve Englehart abandonó la colección y en su lugar entró Gerry Conway que narró una larga y tópica saga en la que Attuma trataba de conquistar el mundo de la superficie una vez más, cuyo mayor interés (y curiosidad) es que la trama saltaba entre la serie de Los Vengadores y la cabecera de Super Villain Team Up. La saga también ofrece un papel destacado de Namor y del Doctor Muerte, villano este último que siempre ha dado alegrías cuando se ha acercado al entorno del supergrupo de Marvel. Conway también fue el responsable de traer de vuelta de entre los Muertos a Simon Williams, el Hombre Maravilla. Este acontecimiento fue bastante curioso, porque fue retornado como un zombi sin cerebro, pero la censura de la época hizo que La Casa de Las Ideas en lugar de usar ese término, utilizase originalmente el de Zubembie.

Hay que tener en cuenta que en los setenta no era tan habitual como ahora que los personajes regresasen de sus muertes y este hecho sacudió bastante los cimientos del grupo, y particularmente a la Visión cuyas pautas cerebrales se basaban en las de Simon. Conway supo aprovechar este acontecimiento para atormentar al trágico héroe que no paró de plantearse su supuesta alma lo que dio lugar a unos cuantos soliloquios bastante interesantes. La Visión, Wanda, Simon… un triángulo que aquí inició un drama que ha durado décadas y que Jim Shooter acrecentó en este tomo con el regreso de otro miembro de la familia que venía a pedir cuentas. Shooter también escribió un par de números donde presentó a Gravitón, personaje que es una debilidad personal y que nos es tratado como el triste payaso con un poder inconmensurable que lo único que quiere es reconocimiento como compensación por haber sido un don nadie hasta el accidente que le dio sus poderes. A Shooter se le dan muy bien este tipo de personajes con toda su psique atormentada y un lado oscuro de lo más retorcido.

av 151

Para el final queda hablar de la parte artística. Hay algunos números de Sal Buscema, de Don Heck o de ese artesano siempre infravalorado que es George Tuska. Pero de verdad ante quien nos tenemos que quitar el sombrero es ante George Pérez. El artista llega en el número 141 procedente de ilustrar algunos de los títulos menores de la editorial y magazines varios, y su explosivo dibujo, su gusto por el detalle, su portentosa narrativa y su capacidad para dibujar multitudes y escenas de acción fluidas elevó a la categoría de arte el dibujo de esta cabecera. Pocas veces me suelo parar ante un dibujo, siempre me he fijado mucho más en la historia, pero es que con George Pérez muchas veces toca coger aliento, leer detenidamente, luego repasar las viñetas y cerrar por un momento los ojos para seguir visualizando lo que acabas de disfrutar. Lo mejor es que todavía irá a más. Estoy deseando echarle el guante al siguiente tomo que imagino que se hará de rogar hasta el año que viene.

vs graviton

Como es habitual este volumen está profusamente inundado de extras entre artículos, galerías de portadas de cuantas ediciones ha habido de estos números, reproducciones de los lápices de algunas páginas o de los anuncios de la época. Todo ello enriquece un tomo que a priori puede parecer menor por los motivos que hemos establecido al principio, pero sin embargo ofrece suficientes alicientes para que pueda ser disfrutado en todo su esplendor.

 

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Precio: EUR 42,70
Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com