Saludos, queridos lectores. Tenemos hoy la reseña de lo último de Cascaborra. Pedro Camello nos ofrece en Martín Álvarez. El camino de un héroe... Martín Álvarez. El camino de un héroe.

Saludos, queridos lectores. Tenemos hoy la reseña de lo último de Cascaborra. Pedro Camello nos ofrece en Martín Álvarez. El camino de un héroe una historia basada más en un hombre y un momento que en una batalla o campaña militar.

Esto nos lleva a tener una obra de lectura ágil y rápida. Pero no por ello descompensada y descontextualizada. Es más, me ha sorprendido una estructura formal que no me esperaba.

Pongámonos en situación, antes de hablar del guión. Aunque la historia transcurre en 1797, la estructura empieza en el presente (bueno, el presente de 1995, ya me entendéis). A partir de ese momento vamos saltando a la infancia y juventud del protagonista, llegando finalmente al 14 de febrero de 1797, en algun punto del océano cercano al Cabo San Vicente.

Al principio la estructura me pareció rara, porque parecía «desaprovechar» páginas de la historia principal. Pero con un par de giros de guión adquirió todo su sentido. Y tras la lectura del tomo reconozco que es la elección adecuada por parte del autor.

¿Y qué es lo que sucede? Como comprenderéis no os voy a destripar la historia. Ni la Historia.  Simplemente diremos que se trata de un hecho de entrega, coraje, valor y honor en medio de una de tantas guerras entre España y Gran Bretaña.

Digamos que ese día Martín Álvarez entra en la historia. De España y de la Marina.

Algo que me ha encantado es que el autor ha ido directamente a lo que le interesa. Sin perderse en los preparativos de la batalla. Eso le permite tener espacio para, en apenas 50 páginas, contarnos la historia de una vida.

Y no solamente pensamos que hemos visto la vida de un hombre. A pesar de usar viñetas grandes, se las apaña para tener espacio suficiente para hablarnos de la sociedad de finales del siglo XVII. Con apenas unas pinceladas, hablando de personajes a los que realmente nunca vemos, se nos presentan temas de la sociedad de la época. Bodas de ascenso social, miseria, bandolerismo… Y quedan además sugeridas varias subtramas de lo que, recordemos, es una historia real.

El dibujo es más detallado de lo que parece. Su gran tamaño nos puede hacer esperar una obra influenciada por el cartoon y la animación. eso sería un error. Una narrativa clásica, sin experimentos visuales. Pero con enormes viñetas que transmiten tanto la intensidad de un paisaje extremeño.

A nivel de ambientación, tenemos un trabajo cuidado y lleno de detalles. Pero cuando hablo de detalles, no quiero decir que el autor se dedique a dibujar de forma fotorealista cada uno de los nudos en la viga del barco. No. Lo que tenemos es un dibujo (en cierto sentido) heredero de  la linea clara. Pero que transmite volumen, intensidad con unas pocas rayas y el punto de vista adecuado.

Por ejemplo, la humilde casa donde vive con sus padres y hermano. La decoración puede estar esbozada, pero es la correcta. Ni más ni menos. Los muebles, la chimenea, el suelo de tierra… Sin ser un dibujo hiperdetallado, lo sentimos tan realista o más que si lo fuera.

A lo de toda la obra tenemos la misma sensación de que el dibujo puede estar simplificado, pero nada ha sido inventado. Tendremos la sangre, las velas rotas, los artilleros sirviendo a su cañón, la popa de un navío donde algunas ventanas están abiertas y otras no…

No son simples fotografías, sino dibujos vivos.

Y me ha gustado especialmente un detalle. Cuando aparece Nelson, casi siempre lo vemos con los ojos cerrados. Una forma realista y elegante de mostrar la ceguera de su ojo derecho.

 

 

Por ponerle un defecto, aunque están perfectamente integradas y apoyadas por el tipo de dibujo, quizás las onomatopeyas nos sacan algo de la historia y del tono formal e histórico.

La edición se completa con un artículo sobre el personaje, obra de Jesús Campelo Gaínza.

¿Por qué leer Martín Álvarez. El camino de un héroe?

Una historia real, que nos muestra aspectos de la sociedad de la época en pocas páginas. Se puede leer como un tebeo de aventuras.

¿Por qué no leer Martín Álvarez. El camino de un héroe?

Buscas una historia más en el estilo de presentación, desarrollo y consecuencias de la batalla del Cabo de San Vicente.

 

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com