El problema de estar viviendo época es que es complicado tomar distancia para ver el conjunto en perspectiva. Quizá el tiempo lo ponga todo... Los Nuevos Mutantes: Almas Muertas

El problema de estar viviendo época es que es complicado tomar distancia para ver el conjunto en perspectiva. Quizá el tiempo lo ponga todo en otro sitio y las cosas no sean lo que parecen pero hoy por hoy da la impresión de que Marvel está viviendo una época muy similar a lo que sucedía con Dark Reign en 2008. Si bien quedaba un puñado de primeras espadas como Bendis o Millar, fue en esa época en la que Marvel se implicó en una búsqueda de talentos que terminaría poniendo en primer plano autores como Jonathan Hickman, Rick Remender, Matt Fraction, Kieron Gillen o Jason Aaron.

Los Nuevos Mutantes: Almas Muertas

A pesar del problema de la perspectiva, el momento actual se antoja similar. Estamos en una Marvel post-Bendis donde aún tenemos algún primer espada como Dan Slott o Jason Aaron, pero observamos un esfuerzo por parte de la casa de las ideas por la búsqueda de nuevos talentos. Ya desde hace tiempo existe en el apartado gráfico una especie de sello llamado Young guns para promocionar a los nuevos dibujantes pujantes, pero en el apartado literario se puede percibir algo similar tenga o no una marca. Empiezan a resonar ya en las cabezas de los lectores nombres como Donny Cates (quizá el más establecido del grupo), Kelly Thompson, Saladin Ahmed, Mariko Tamaki, Ed Brisson o Matthew Rosenberg, el escritor de este 100% Marvel. Los Nuevos Mutantes: Almas Muertas.

Hace algunos días escuchaba al editor Julián Clemente hablar de Rosenberg como una suerte de joven Peter David y aunque es cierto que tienen similitudes, sobre todo en los diálogos ágiles y salpicados de humor e ironía, iremos repasando más adelante qué los diferencia. No obstante, 100% Marvel. Los Nuevos Mutantes: Almas Muertas es si cabe, la obra que más acerca al pujante Rosenberg al veterano guionista de Maryland, ya que esta encarnación de los Nuevos Mutantes mezcla miembros de los que antaño se llamaron Bebés- X con los del Factor- X de Peter David. Concretamente guardan una cierta relación con la última encarnación de estos, cuando trabajaban para la corporación Serval. El grupo que nos ocupa formado por Magik, Loba Venenosa, Bum Bum, Fortachón y Rictor trabaja para la corporación Hatchi, dirigida por otra vieja conocida: Xi’an Coy Manh, alias Karma. Los veremos de misión en misión comenzando por Alabama tras el paso del huracán Elena y poco a poco iremos viendo un hilo conductor entre los distintos encargos.

Los Nuevos Mutantes: Almas Muertas

Rosenberg brilla con sus diálogos ágiles y con gracia y nos da una idea de dónde vienen las buenas críticas en otras obras como Kingpin, Madrox o Tales of Suspense en Marvel o su trabajo en Black mask con 4 kids walk into a bank o We Can Never Go Home. En 100% Marvel. Los Nuevos Mutantes: Almas Muertas nos ofrece un revoltijo de referencias en un ambiente que agita en la misma coctelera terror y humor con fluidez y naturalidad. estamos ante un entretenimiento francamente agradable, que lamentablemente resulta abruptamente truncado con la cancelación de la serie. Nos queda esperar que retome el argumento en alguna otra serie mutante, ya que este subuniverso parecer ser la nueva casa de Rosenberg en Marvel.

Sin embargo, no todos son parabienes en el guion de Rosenberg, ya que aunque queda patente su talento, encontramos no pocos momentos que denotan su escueta experiencia. si bien ese carácter grupal de elefantes en una cacharrería opera con acierto, la definición de cada uno de los personajes es algo más tosca. La disfuncionalidad del grupo es utilizada de forma deliberada para exponer sus conflictos, pero en lugar de ser presentados progresivamente, estallan en nuestra cara sin un adecuado contexto previo. El efecto es nuestro distanciamiento de unos personajes que consiguen resultar atractivos, pero no logran la implicación emocional del lector. De algún modo 100% Marvel. Los Nuevos Mutantes: Almas Muertas está lleno de buenas ideas para las que falta ese pegamento que da ese oficio que las debería unir en un solo objeto sólido.

Los Nuevos Mutantes: Almas Muertas

Parece intuirse que hay un plan a largo plazo y a medida que transcurre la historia vamos notando un cierto desarrollo y hasta running gags que, más allá de su gracia, contribuyen a decirnos dónde estamos, pero el prematuro cierre de la serie no dejará que germinen nunca las semillas sembradas.

Algo muy parecido sucede con el dibujante Adam Gorham. Hemos podido verlo en títulos como Mapache Cohete o Dead Drop, pero de nuevo estamos ante un autor de experiencia más bien breve, pero que como su guionista apunta maneras. Hablamos de un artista con una personalidad propia, que se defiende con éxito en la acción más trepidante y las escenas de diálogo desnudo. Sin embargo, tanto a nivel de acabado como de narrativa se echa en falta una mayor rotundidad. De algún modo es como si tuviera clara la idea de lo que quiere hacer, pero le faltara redondear la ejecución.

Los Nuevos Mutantes: Almas Muertas

Aun con sus imperfecciones, 100% Marvel. Los Nuevos Mutantes: Almas Muertas nos da un entretenimiento con pequeñas perlas de genialidad que deja con ganas al saber que no habrá más.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Nuevos Mutantes. Almas muertas
Rosenberg Matth and Panini España
Precio: EUR 12,82
Summary
Review Date
Reviewed Item
Los Nuevos Mutantes: Almas Muertas
Author Rating
31star1star1stargraygray
Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com