Por fin llega a España una de las obras más polémicas del, por otro lado, siempre polémico Howard Chaykin: Los estados divididos de Histeria, y... Los estados divididos de Histeria

Por fin llega a España una de las obras más polémicas del, por otro lado, siempre polémico Howard Chaykin: Los estados divididos de Histeria, y llega de la mano de Dolmen. Y una vez leída, y después de hablarlo en persona con él en la entrevista que pudimos hacerle en el Heroes Comic Con de Valencia en 2018, tengo que decirlo: menuda estupidez de polémica. Para los más despistados os recuerdo qué pasó: cuando se publicó el cuarto número de este primer arco argumental, salió con una portada en la que se veía a un pakistaní ahorcado con los genitales mutilados. La portada, si uno lee la obra, representa esa decadencia de la sociedad y ese agorerismo de que esto se va tomar por saco como no hagamos algo para remediarlo. Pues hubo quien entendió que esa portada invitaba al racismo y a la violencia contra grupos étnicos. Hay que ser imbécil. Y más conociendo al autor. El resultado fue una polémica absurda y la retirada de dicha portada pasando a ser otra… pero al menos la serie pudo continuar su andadura.

Como dice el propio Chaykin en la entrevista que nos concedió y en el artículo incluido en este tomo, se dio la curiosa coincidencia de que ese mes se iba a llevar a cabo el evento Banned book week, un movimiento en el que se homenajea a aquellos libros que tuvieron que soportar el peso de la censura. De hecho, se realizó una portada de la serie para tal evento, que también viene incluida en el tomo. Como no se cansa de repetir Chaykin, fueron muchos los que decían aquello de «estoy a favor de la libertad de expresión pero…». La doble moral que tanto gusta en EE.UU., puedes sacar en pantalla a un hombre lobo comiéndose los intestinos de un niño, pero su portada… ojo, que eso es delicado.


Polémicas aparte, estamos ante un regreso por todo lo alto del autor, a la altura de sus mejores obras y con ese toque conspiranóico y catastrofista de su American Flagg. Con Los estados divididos de Histeria, Chaykin hace una obra contundente, con varias capas de lectura y artísticamente impecable. Una interpretación de cómo podría haber discurrido su país, de no haber ganado Trump las elecciones porque, quién iba a pensar que acabaría ganándolas…

La obra parte de la premisa del error de un agente de la CIA a la hora de predecir un ataque terrorista, que acaba devastando la ciudad de Nueva York. A modo de redención, Frank Villa recluta a un grupo de condenados a muerte formado por un asesino en serie, un estafador que asesina a sus víctimas, a un francotirador afroamericano y a una prostituta travestida que tuvo que matar a unos clientes para defenderse de un ataque. Con tan dispar y peligroso equipo intentará acabar con los responsables del ataque terrorista, en una trama con reminiscencias a Doce del patíbulo, su contrapartida en cómic Escuadrón Suicida, o incluso a una versión hardcore de Misión Imposible.

Estamos ante un Chaykin muy crítico y duro, pesimista y agorero, que realiza una obra que puede leerse como una historia de aventuras sin más, pero que tiene muchas más capas de lectura, como una crítica feroz a una sociedad en decadencia, que se deja arrastrar por el odio esparcido por redes sociales y noticias impactantes, o el reflejo de un mundo con gobernantes sin preparación que mueven el mundo a base de odio. Resulta divertido leer al propio Chaykin en el epílogo explicar que hizo la obra pensando que Clinton ganaría y que los seguidores de Trump podían seguir presionando a base de odio y violencia a la hipotética presidenta. Más curioso resulta ver cómo traslada cierto affair sexual de cierto presidente hace años a esta presidenta…


Pero si en algo sorprende Los estados divididos de Histeria es en su empaque visual. Chaykin se basa en una composición de página de tres filas de viñetas. En cada fila hay una sola viñeta aunque suele haber otra más pequeña, de detalle, sobre la principal. El dibujo se nota trabajado y muy bien pensado, con un acabado francamente bueno. Se ve la dedicación y entrega del autor, no es un cómic que haya realizado aprisa y corriendo. Y si el dibujo es bueno, brilla especialmente el trabajo de Ken Bruzenak, rotulista y encargado de los efectos digitales, que aporta una ambientación opresiva, con numerosos efectos de onomatopeyas, interferencias y cuadros con mensajes de redes sociales, que dan esa sensación de conciencia global y control por parte de los gobiernos a la sociedad. Produce una sobrecarga visual que puede llegar incluso a agotar, pero que consigue el efecto deseado, de incomodar la lectura y contribuir a esa sensación de sociedad en decadencia que ya solo puedo dejarse arrastrar por su propia inercia.

A pesar de la libertad ofrecida en Image, Chaykin contrata a su propio editor para sus series, algo que se nota en la contención de determinados momentos. Hay escenas en las que el riesgo de irse de las manos es más que palpable, y sin embargo no llega a desmadrarse… si se puede decir eso en una obra tan excesiva como esta. XD.


En definitiva, Los estados divididos de Histeria.

Una gran obra, y un gran trabajo de Chaykin, en plena forma y con un guión que va mucho más allá de la propia historia. Los estados divididos de Histeria supone una crítica feroz a la sociedad estadounidense y por extensión mundial. Una reflexión sobre el poder de los movimientos de pensamiento, de grupos raciales y de la propia hipocresía que encierran cuando se trata de conseguir sus propios intereses. Un retrato afilado y certero que no da puntada sin hilo.

Dolmen presenta la obra en una edición muy cuidada, con un buen papel, extras interesantes (portadas alternativas, artículos, proceso de rotulación explicado por su responsable) y un encuadernado en cartoné. Lástima que el precio final, incluida la reducción de precio al anunciado originalmente, se trate de un importe que seguro va a alejar a muchos de una obra que merece y mucho la pena.

Lo mejor: La profundidad que aporta a la obra Chaykin en un guión muy cuidado. Lo agresivo que es. Espectacular trabajo gráfico por parte de Chaykin y Bruzenak.

Lo peor: El precio va a asustar a muchos, aunque la edición es fantástica.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Precio: EUR 30,30
Summary
Review Date
Reviewed Item
Los estados divididos de Histeria
Author Rating
51star1star1star1star1star
Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

  • XAVI

    2 octubre 2019 #1 Author

    Todas esas polémicas son estériles. Lo único que demuestran es que el cómic si es polémico es bueno. Y más si lo escribe alguien como Howard Chaykin.

    A excepción de algunas «polémicas» que son más comerciales que son puro marketing. Chaykin si lo hace, lo hace bien (a su American Flagg me remito). Por otro lado, y como muy bien dices «la doble moral que tanto gusta en EE.UU., puedes sacar en pantalla a un hombre lobo comiéndose los intestinos de un niño, pero su portada… ojo, que eso es delicado» me recuerda a una anécdota hablando con profesor universitario respecto de la comparativa entre Televisión – Internet. En la televisión, no puedes sacar sexo o violencia explicita debido a que es un medio de comunicación que aglutina al núcleo familiar a su alrededor para mantenerse informado pero con Internet no hay esa barrera. Y como ejemplo claro pusimos la serie «Espartaco» en que la violencia gráfica y el sexo explícito eran algo común.

  • Nemo

    2 octubre 2019 #2 Author

    La absurda polémica alrededor de esta obra (en Estados Unidos, no en España) viene a cuenta de ESA portada. Pero, en realidad, ni temática ni formalmente presenta nada que no hayan dicho ni Garth Ennis ni el propio Chaykin, si a eso vamos, décadas antes. ¿De verdad estamos ahora rompiendo alguna barrera? Lo más triste es que se sientan obligados a estar avisando y casi excusándose hasta la náusea desde la contraportada, la introducción, el prefacio, el posfacio y el epílogo. Eso sí que es un exceso para que el (bien)pensamiento único, que probablemente no haya leído ni este ni otros tebeos, no se ofenda. Y eso se lo han hecho los que se llaman a sí mismos progresistas a un autor que siempre se ha distinguido por ser un libre pensador. Malos tiempos.

  • XAVI

    2 octubre 2019 #3 Author

    «Lo más triste es que se sientan obligados a estar avisando y casi excusándose hasta la náusea desde la contraportada, la introducción, el prefacio, el posfacio y el epílogo». Nemo, ya sabes que hay mucho quejica y «ofendidito profesional» que lloriquea porque se ofende a su «delicada sensibilidad». Me pregunto si se ofenderían al ver CROSSED de Ennis?

  • Nemo

    2 octubre 2019 #4 Author

    ¿Transmetropolitan, Predicador, Black Kiss, 100 Balas, Los Invisibles, The Authority? Vamos para atrás. Una vez leí que los progres son al progresismo lo mismo que el cine al cinismo.

  • XAVI

    2 octubre 2019 #5 Author

    «¿Transmetropolitan, Predicador, Black Kiss, 100 Balas, Los Invisibles, The Authority?» Toda esa literatura seria, para esa gente, pura provocación. Para mi, arte. Y si te fijas, el mismo Chaykin en esta obra hace un comentario al respecto. » los progres son al progresismo» buscan ser más papistas que el Papa y más franquistas que Franco. Es una especie de mezcla entre soberbia intelectual y a la vez ignorancia supina que va muy de la mano. Mezclar ignorancia y soberbia en una coctelera con grandes dosis de falta de sentido común y vergüenza ajena.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com