Con mimbres de crónica social y una voluntad clara de difundir los diferentes modelos de conducta y acción que ofrece el pensamiento ecológico, LLUVIA... Lluvia, de Mary M. y Bryan Talbot

Lluvia es la primera novela gráfica contemporánea de Bryan y Mary M. Talbot, que trata el aquí y el ahora de la degradación ambiental que nos amenaza a todos. La historia sigue las experiencias cotidianas de la gente común, al tiempo que da un importante toque de atención acerca de la contaminación, el cambio climático, la mala gestión de la naturaleza y la perturbación, la miseria y la pérdida que todo esto conlleva. Los personajes son ficticios, pero lo que sucede a su alrededor es sorprendentemente real.

Que el calentamiento global es un hecho es algo que hoy día sólo discuten «los de siempre». Pero la huella del ser humano en nuestro entorno natural no está limitada al agujero de la capa de ozono o el efecto invernadero, sino que un acto tan mundano como quemar rastrojos o deforestar los alrededores de un pueblo puede tener como efecto el que la tierra ya no retenga el agua y una lluvia más fuerte de lo normal genere una inundación que se lleve por delante dicho pueblo entero. De esto habla Lluvia, la última obra de la escritora Mary M. Talbot y el dibujante Bryan Talbot, un matrimonio británico de autores de cómic que han abrazado la causa social en los últimos años para tratar de despertar algunas conciencias usando como medio la novela gráfica, por sus cualidades pedagógicas y su accesibilidad.

lluvia

Lluvia no es el primer cómic que habla de ecologismo. Una búsqueda superficial en Google me ha facilitado información tan curiosa como un listado de 20 personajes de cómic ecologistas elaborado por el Comicrítico, o los listados de cómics ecologistas elaborados por los amigos de Manchacómic o, más completo aún, el del Centro de Documentación del Agua y el Medio Ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza. Sí es, no obstante, el primer cómic de temática ecologista creado por el matrimonio compuesto por Mary M. Talbot y Bryan Talbot (Sally Heathcote: sufragista). Tomando como punto de partida la relación entre dos chicas, Cath y Mitch, una urbanita de Londres y una activista ecologista de un pueblo de Yorkshire, Lluvia recrea las semanas previas a la inundación que sufrió el pueblo de Thrushcross (famoso por ser el escenario de la obra Cumbres Borrascosas, de Emily Brontë) a finales de 2015, al igual que otras muchas localidades del norte de Inglaterra. Al principio escéptica acerca de todo lo referente a la ecología y el activismo, Cath irá poco a coco familiarizándose con muchos conceptos como la quema del brezo, la cría de urogallos, el fracking, las plantaciones de árboles para asentar la tierra y las consecuencias que pequeños actos aparentemente inofensivos pueden tener sobre el devenir de toda una comarca. Think globally, act locally, parece ser el slogan que envuelve toda esta obra.

Porque lo que aquí vemos es la cara B del discurso de Greta Thunberg. No vemos a gente que viaja a la sede central de la ONU a dar un discurso ante los líderes mundiales, sino a ciudadanos preocupados que trabajan y se manifiestan por el bienestar de su comunidad. La idea es que si en todo el mundo tuvieran lugar pequeños actos como éstos, el efecto beneficiaría al planeta en su conjunto. Acciones domésticas como reciclar papel y cartón, comprar fruta y verdura orgánica, reducir el consumo de plásticos, no usar herbicidas ni pesticidas, etc, contribuyen a la larga a mantener el bienestar del planeta. Pero también ayuda trabajar con la comunidad para cuidar los campos, las marismas, los bosques, todo aquello que proporciona un equilibrio ecológico. Estas son las lecciones que nos enseña Lluvia.

Con mimbres de crónica social y una voluntad clara de difundir los diferentes modelos de conducta y acción que ofrece el pensamiento ecológico, LLUVIA se alza como una pequeña historia particular dentro de otra enorme y global, la historia de todos. Un relato sobre el despertar político y la madurez sentimental donde la crisis climática es el escenario colectivo que nos recuerda que nuestros actos tienen consecuencias, y que, en términos medioambientales, tal vez ha llegado el momento de pasar al otro lado y empezar a ser parte de la solución.

lluvia

Tal vez se pueda acusar a esta obra de panfletaria. Sería lo más fácil. O incluso de hipócrita, al utilizar toneladas de papel para transmitir su mensaje, papel que luego se transporta mediante camiones que contaminan muchísimo… Pero estaríamos mirando el dedo que señala las estrellas. Los Talbot, a través de Lluvia, pretenden que tomemos conciencia del efecto que tanto los políticos como los propios ciudadanos están provocando en el medio ambiente con sus acciones u omisiones. Legislar en favor de políticas más comprometidas con el entorno natural ayuda, desde luego, pero no sirve de nada si no contribuimos a pequeña escala (ahora que Reino Unido está fuera de la Unión Europea, no tiene que acatar la normativa europea al respecto, a ver qué ocurre). Si la lectura de este Lluvia consigue que seamos algo más cuidados con nuestro entorno y que nos tomemos un poco más en serio la conservación del planeta, habrá conseguido su objetivo. A mí, desde luego, me ha dado mucho en qué pensar.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com