¡He aquí el primer evento de la era de DC: Renacimiento! Los miembros de la Liga de la Justicia son los héroes más poderosos... Liga de la Justicia contra el Escuadrón Suicida

¡He aquí el primer evento de la era de DC: Renacimiento! Los miembros de la Liga de la Justicia son los héroes más poderosos y famosos de la Tierra, pero no son el único supergrupo. El Escuadrón Suicida ataca con discreción y realiza tareas demasiado sucias para los superhéroes. Dirigidos con firmeza por la directora Amanda Waller, estos monstruos dementes han operado en absoluto secreto… hasta ahora. Batman les pisa los talones, y ni él ni la Liga de la Justicia van a tolerar la existencia del Escuadrón. Hay que disolverlo. ¡Pero mientras estos héroes y antihéroes están distraídos enfrentándose entre sí, ese retorcido genio del mal que es Maxwell Lord forma un ejército terrorífico compuesto por los villanos más letales de DC con el objetivo de matar a los dos grupos!

No falla: cuando dos superhéroes o grupos de superhéroes se encuentran por primera vez, lo primero que tienen que hacer es enfrentarse entre sí antes de unirse contra un enemigo común. Cualquier excusa es buena: que si pasaban por ahí, que si no me gusta tu cara, que si te la tengo jurada desde aquel día que me birlaste un taxi… Recordemos el vergonzoso motivo del enfrentamiento entre Batman y Superman en la película homónima (aquí la crítica de Alejandro, aquí la de Enrique) y su risible resolución gracias a que sus respectivas madres se llamaban igual. Aquí, la Liga de la Justicia detecta que varios conocidos supervillanos están haciendo acto de presencia en el mismo lugar, y deduce que no deben estar tramando nada bueno. Da igual que estos supervillanos formen parte de la Fuerza Especial X (más conocida como el Escuadrón Suicida) de Amanda Waller, y que estén haciendo más bien que mal, aunque de forma un tanto reluctante. Se impone una ensalada de mamporros, para que más tarde ambos supergrupos unan fuerzas contra el grupo de supervillanos reclutados por Maxwell Lord. Todo muy previsible, todo muy canónico.

liga de la justicia contra escuadron suicida

Si algo bueno se puede decir de esta miniserie, es que cada personaje actúa según lo que se espera de él. Al menos, en lo que se refiere a la Liga, nos referimos a Batman y Superman, porque el resto de miembros se limitan a repartir estopa (y Ciborg a ejercer de buscador online humano). Batman es el paranoico, el que tiene siempre un plan de contingencia, el elemento discordante y rebelde. Superman es el eterno boy scout, que intenta siempre disuadir a los villanos antes de usar los puños, siempre confiando en la bondad inherente a la naturaleza humana. Lo peor de esta serie, lo descompensado del enfrentamiento entre la Liga y el Escuadrón. Si nos ponemos serios, Superman o un solo Green Lantern ya serían más que suficientes para vencer a todo el Escuadrón que, recordemos, está compuesto por un tipo que dispara balas (a las que Superman es invulnerable), una chica que pega con un mazo gigante (ídem), un tío que lanza bumeranes explosivos (ídem), un tío que lanza fuego (ídem), una chica que genera frío (ídem), un metahumano de piel superdura y superfuerte (ahí a lo mejor podría sudar un poco), y una hechicera, el único punto débil de Superman. Siendo realistas, un buen uso de los poderes de Flash ya sería más que suficiente. Pero claro, hay que darle emoción al enfrentamiento, y de ahí que la historia se prolongue durante seis números de la miniserie principal, más dos números de las respectivas colecciones de cada supergrupo.

Personalmente, no tengo nada contra los enfrentamientos / alianzas entre héroes o grupos. De hecho, hay grandes sagas que han surgido de esta premisa. A pesar de que el inicio de esta historia de la Liga de la Justicia contra el Escuadrón Suicida está un poco cogido con alfileres, el desarrollo es mucho más satisfactorio, si bien se recrea demasiado en contarnos el origen de Max Lord, o en enseñarnos cómo se enfrenta Steve Trevor a la amenaza del supervillano liberado durante la batalla. Son complementos que no aportan nada a la historia, y que se podrían haber resuelto sin tanto desperdicio de páginas y sin romper el ritmo de la narración. Al lector le da la impresión de que a esta historia le sobra un tercio de las páginas. No obstante, el tomo se salva por el ritmo endiablado y las impactantes escenas de acción. El baile de guionistas y dibujantes entorpece, sin embargo, la homogeneidad de la lectura: cuatro guionistas y 11 dibujantes para una sola historia de diez números. Esto ya nos da una idea de la fe que tenía la editorial en esta miniserie, para no contar con un equipo sólido y estable desde el principio.

liga de la justicia contra escuadron suicida

La sensación final después de leer este Liga de la Justicia contra el Escuadrón Suicida es la misma que tenemos después de comer comida china: acabas lleno, pero al cabo de un rato te da la sensación de que no has comido nada. Mientras lo estaba leyendo tenía la sensación de que, aunque a trancas y barrancas, me estaban contando una historia interesante; pero al acabar me di cuenta de que aparte de la ensalada de mamporros, había poca chicha detrás. Sin embargo, si sois seguidores de los supergrupos protagonistas, u os van los eventos de este estilo, puede que este volumen sea lo que estáis buscando.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com