Hasta al más avezado de los lectores se le pasa de vez en cuando algún gran título por debajo del radar. Afortunadamente, por lo... Last man stories: Noche de partido

Hasta al más avezado de los lectores se le pasa de vez en cuando algún gran título por debajo del radar. Afortunadamente, por lo general, el ruido de la comunidad comiquera surge en algún momento si una obra lo merece. Tal ha sido el caso de Last Man.

Last man stories: Noche de partido

Tal vez os suceda que para cuando el runrún llega vuestros oídos os dais cuenta de que ya hay 10 tomos en la calle. Last man stories: Noche de partido es un tomo autoconclusivo que sirve tanto para profundizar en el mundo que Last man nos ofrece desde su segunda mitad como para picotear con algo cerrado aquellos que nunca la hayan descubierto.

Last man stories: Noche de partido nos cuenta una historia donde lo único contenido es que empieza y acaba en el mismo número. Con el trasfondo del Violent ball, una especie de fútbol americano de voluptuosas mujeres ligeras de ropa, nos moveremos por una historia trepidante repleta de todo cuanto puede caber: mafia, justicieros urbanos, policías corruptos, infiltrados, el lado oscuro del espectáculo, drogas y hasta monstruos.

Last man stories: Noche de partido

Hay tantas coincidencias tonales como diferencias entre Last man stories: Noche de partido y la serie madre. Por un lado profundizamos en situaciones y personajes que ya habíamos visto antes, pero se advierte una intención consciente de falta de ataduras y no sólo puede leerse sin haber tocado nunca un Last man, sino que la historia no tiene ningún miedo a quemar el campo donde sucede, ya que no depende de una continuidad. En el mismo sentido, también tenemos aquí a Bastien Vivès, una de las tres patas que sustentan la serie principal, pero perdemos a Mickael Sanlaville y Yves Balak. En su lugar tenemos a Alexis Bacci, un desconocido en España, que tiene en su haber títulos como Captain Death o Bikini Wars, títulos bastante acorde con lo que podemos ver en Last man stories: Noche de partido. De nuevo como en la serie regular, ambos se encargarán de dejar lo más difusa posible la frontera de las tareas de guión y dibujos en un trabajo a cuatro manos que nos deja una flipada ultraviolenta a rebosar de adrenalina y testosterona sin complejos.

Acostumbrados en este tipo de historias a una estética más detallista, sorprende ver lo bien que funciona un dibujo marcadamente esquemático en el que los estilos de Vives y Bacci conviven sin dejar muy clara la frontera entre ambos. Los dos se adscriben a una corriente de estilo que mezcla la estética francobelga clásica con el manga y una fuerte dosis de personalidad propia. Estamos ante un trabajo manifiestamente sintético que tal vez no podamos siquiera llamar línea clara. Vivès y Bacci ni tan solo se sirven de la jerarquía del grosor de línea para dar peso o movimiento. La forma y la composición tienen en este caso toda la responsabilidad para guiarte por lo vertiginoso de la acción de Last man stories: Noche de partido.

Last man stories: Noche de partido

Quizá si encajamos este tipo de estilo en el trabajo más introspectivo de Vivès como Polina, El gusto del cloro, Una hermana o La blusa, causa cierto desconcierto ver lo bien que le encaja a una historia donde el sexo, la violencia y la desmesura son los protagonistas. Recomendable para todos, seguidores o no de Last man.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Precio: EUR 12,78
Summary
Review Date
Reviewed Item
Last man stories: Noche de partido
Author Rating
41star1star1star1stargray
Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com