Con Andrómeda… ¿eres tú? la serie Las aventuras de Archer y Armstrong llega a su fin. Y la sensación global ha sido buena. Si... Las aventuras de Archer y Armstrong 3: Andrómeda… ¿eres tú?

Con Andrómeda… ¿eres tú? la serie Las aventuras de Archer y Armstrong llega a su fin. Y la sensación global ha sido buena. Si bien comenzó muy floja en su primer tomo y fue mejorando considerablemente en el segundo, para mí este tercero ha sido lo que debería haber sido desde un principio, y hace que me quede con una buena impresión global de esta serie limitada. Este tercer tomo contiene todos los elementos que adoramos los que disfrutamos de la anterior etapa de Fred Van Lente: acción, secundarios molones, muchas líneas argumentales diferentes… y diversión, que es lo que más vamos buscando los fans de esta serie.

Andrómeda... ¿eres tú?
Diría que le ha costado a Rafer Roberts cogerle el tono a la serie, porque su primer arco fue algo decepcionante, pero a medida que ha ido introduciendo secundarios y sobre todo, ha ido «soltándose la melena», la serie ha ido ganando enteros y ha conseguido que lleguemos a estos números finales con una velocidad de crucero.

Y es que en este último arco tenemos a Archer y Armstrong, acompañados de ese clon en miniatura de Aram Anni-Padda encontrando a por fin a Andrómeda, la esposa del grandullón, y que nos da unas lecciones de historia tan delirantes como debe ser. Si eso no es suficiente, tenemos a Mary María dando un golpe a un banco para atacar donde más duele a las Hermanas de la Oscuridad Perpetua; a Davey Caballa y su «jefe» Oliver en una feria de Artesanía; a Austin Oldenburg del 1% fabricando una droga zombificadora en colaboración con los científicos soviéticos Demitri, Tatiana y el oso Iván… Muchas tramas que se van a ir cruzando hasta el grand finale donde confluyen todos ellos. ¡Ojo! La portada del tomo es la del número 12 y es engañosa, porque uno puede esperar un final mucho más coral del que realmente es.

Me habría gustado leer más historias de Roberts en esta serie ahora que se ha hecho con ella. Me parece que acierta con esas historias paralelas que poco a poco van confluyendo, y cómo va introduciendo historias cada vez más locas y premisas que rayan la poca vergüenza (esa toxina zombificadora, los cambios de cuerpo, los aliens…). Porque precisamente en una comedia alocada como esta, necesitamos a un guionista sin vergüenza (que no sinvergüenza) que no tiemble ante la idea de introducir conceptos absurdos, desfasados e incluso algunos Deus ex machina en pos de la diversión de lector. Precisamente es lo que me faltaba en ese primer arco. Y cuando en una serie como esta vas con prudencia te queda una comedia ñoña y sosa.

Andrómeda... ¿eres tú?
La química de los personajes es otro de los puntos fuertes. Ya no es solo la existente entre Archer y Armstrong, que conocemos e incluso diría que aquí queda en un segundo plano, sino que Roberts intenta aportar nuevos elementos como el pequeño Gub Gub, que reconozco que al principio no podía con él, y al final me ha acabado conquistando, o Andrómeda y su relación con su ex marido… fantástica. Una vez presentados estos personajes es más fácil hacer chistes que no resulten rancios. Personalmente me sacó un carcajada ver los poderes «gubgubizados» de Archer…

Tal vez la trama que parece más impostada sea la de Mary María y su grupo a lo Ángeles de Charlie, porque no acaba de conectar con la trama principal y alguien que venga de nuevas puede encontrarse un poco perdido con ella. Además, el estilo tan peculiar del dibujo de esta parte de la historia contrasta con la historia principal.

Y es que el dibujante principal sigue siendo Mike Norton, quien ya se encargó del anterior arco, con un estilo que casa muy bien con la serie. Es muy dinámico, y funciona muy bien con esas expresiones histriónicas de muchos de los personajes. Ryan Lee se encarga de la trama de Mary María y de la escena en la cabeza de Gub Gub. Su estilo es más sucio y la expresión de sus rostros me parece bastante deficiente, pero como es el dibujante secundario, tampoco acaba de molestar tanto.

Andrómeda... ¿eres tú?
En defintiva, Las aventuras de Archer y Armstrong 3: Andrómeda… ¿eres tú?

Rafer Roberts ha acabado aprobando la asignatura, y lo ha acabado haciendo de manera holgada. De haber tenido uno o dos arcos más a su disposición, no me cabe duda de que incluso hubiera aspirado a notas más altas, porque en este último arco con el que se cierra la serie, ha acabado encontrando el camino a la comedia disparatada y sin complejos. Eso sí, si no te va este tipo de comedias, esta serie no es para ti, porque tiene ese tono ridículo que necesita la historia y si no consigues conectar con ella no la vas a disfrutar.

Lo mejor: El que Roberts haya conseguido conectar con el tono adecuado. La diversidad de tramas confluyentes. Algunos chistes. Andrómeda.

Lo peor: Si no conectas con ella, te puede parecer muy ridícula.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Summary
Review Date
Reviewed Item
Las aventuras de Archer y Armstrong 3: Andrómeda... ¿eres tú?
Author Rating
41star1star1star1stargray
Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com