Ya llevamos tiempo viendo que cuando un personaje, por secundario que sea y olvidado que esté, cuando tenga una aparición cinematográfica mínimamente relevante, volverá... La Orden Negra: Los Maestros de la Guerra de Thanos

Ya llevamos tiempo viendo que cuando un personaje, por secundario que sea y olvidado que esté, cuando tenga una aparición cinematográfica mínimamente relevante, volverá a tener una presencia importante en el cómic impreso. Pasó con la KGBestia, que había aparecido en un total de ocho cómics én los cinco años anteriores al estreno de Batman v Superman, y en los dos años posteriores apareció prácticamente todos los meses. Pasó con Mapache Cohete, que aunque ya tenía una cierta presencia estable desde Aniquilación:  Conquista, con el estreno de la película de los Guardianes de la Galaxia multiplicó notablemente su presencia por todo el Universo Marvel, llegando a tener su nombre en la cabecera de un par de títulos. Y, por supuesto, el bombazo de taquilla que fueron Vengadores: Infinity War y Vengadores: Endgame tenía que tener consecuencias editoriales. Una de ellas ha sido la aparición de una serie limitada protagonizada por La Orden Negra.

orden negra pag1

La Orden Negra es un grupo de alienígenas al servicio de Thanos que creó Jonathan Hickman durante su etapa en Vengadores, apareciendo durante los sucesos de Infinito y llegando a su fin en Secret Wars. El caso es que el grupo, formado inicialmente por Corvus Glaive, Próxima Medianoche, Fauces Negras, Enano Negro y Supergigante, anadiéndose posteriormente al grupo Cisne Negro, tenía una presencia imponente en manos de su creador… pero eran una creación demasiado personal. Se dio carpetazo temporalmente a este grupo con el arranque de la serie mensual de Thanos escrita por Jeff Lemire, donde Corvus Glaive se suicidaba, pero con la llegada de la versión de cine tocaba rescatar a estos personajes, lo cual tuvo lugar durante Sin rendición, el microevento de Los Vengadores orquestado por Mark Waid, Jim Zub y Al Ewing, volviendo a estar el grupo en activo gracias a las maquinaciones del Gran Maestro. Y justo aquí es donde nos los encontramos.

Esta miniserie gira alrededor de la idea de que la Orden, a las órdenes del Gran Maestro, va a un planeta desconocido en mitad de la nada para derrocar a un imperio del que nunca habíamos oído hablar gobernado por un tirano que aparece por primera y última vez en este tomo. Mal vamos, ¿verdad? Bueno, un argumento genérico hecho con plantilla no tiene por qué ser per se una mala idea. Se pueden hacer historias interesantes con planteamientos estereotípicos. El problema es que esta historia no termina de funcionar, y uno de los principales problemas que tiene es que los personajes no son lo que se espera de ellos. Vale, cuando un autor se encarga de la creación de otro, es habitual que haya diferencias en el enfoque (ya lo hemos comentado en más de una ocasión hablando de Thanos), pero es que lo que nos encontramos por aquí no es ni remotamente parecido a los personajes creados por Jonathan Hickman. Sin ir más lejos, el tomo arranca con Corvus Glaive preguntándose por qué la gente no piensa que es gracioso. Pero no, no estamos ante una versión paródica de estos personajes.

orden negra pag2

Es comprensible que la versión de los personajes aquí presentada resulte tan artificial, tan irreal. El guionista responsable de este tomo no es un habitual del mundo del cómic: Derek Landy es un superventas en el mundo de la novela juvenil, conocido por sus libros del Detective Esqueleto, pero su conocimiento del medio de la narrativa gráfica es limitado, tanto en conceptos como en técnica, resultando este tomo un tanto pesado en algunos momentos. No ayuda a ello el dibujo de Phillip Tan, un tipo que arrancó su carrera a principios de siglo en Wildstorm y ha tenido una larga etapa en el Spawn de Todd McFarlane.

Me quedan sensaciones contrapuestas con este tomo. Por un lado, cada día me queda más claro que nadie en el mundo del cómic ha llegado a presentar a la Orden como su creador, que ninguna otra de sus apariciones ha estado a la altura. Pero por otro, este tomo puede llegar a captar a un público nuevo, atraído tanto por unos personajes que, todo hay que decirlo, en la película tenían una presencia impresionante, como por un autor que funciona a las mil maravillas entre el público juvenil. Si, aunque no sea un cómic especialmente destacable, sirve como cebo para atraer nuevos lectores, bienvenido sea.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Precio: EUR 11,40
Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com