Tommi Parrish debuta en el mundo de la novela gráfica avalada por su carrera artística como pintora y su album de relatos cortos Perfect... La mentira y cómo la contamos

Tommi Parrish debuta en el mundo de la novela gráfica avalada por su carrera artística como pintora y su album de relatos cortos Perfect Hair. Lo hace con La mentira y cómo la contamos, una obra de Fantagraphics que ha editado en España Astiberri. Una conversación trivial que sirve de excusa para hacer una reflexión sobre la vida de papel que llevamos, la imposición de la mentira por lo que puedan pensar los demás y cómo podemos nosotros mismos llegarnos a engañar con tal de mantener una vida «al uso».


Cleary y Tim son dos viejos amigos que se reencuentran casualmente en la caja de un supermercado. Hace mucho que no se ven y deciden quedar para tomar algo y ponerse al día con sus vidas. Reflexionarán sobre el rumbo que ha ido tomando cada uno desde la última vez que se vieron y la dirección a la que se encaminan. Tim está a punto de casarse, y Cleary lleva una vida de cajera de supermercado que la hace vivir inmersa en la rutina. A lo largo de esa tarde, Cleary encuentra un libro que irá leyendo, donde se encuentra otra historia. Una historia aparentemente sin conexión alguna con la principal, pero con mucho más en común de lo que parece.

La obra es visualmente muy llamativa. Realizada con acuarelas y con un estilo continuamente cambiante, Parrish dibuja unas figuras de cuerpos gigantes y cabezas pequeñas, pero con unos rostros que se van simplificando o ganando en detalle según el momento, pudiendo pasar desde un simple contorno lineal a rostros más detallados con rasgos como pecas o pelo de barba incipiente. Esa inestabilidad gráfica contribuye a reforzar esa idea predominante de que nos apoyamos en vidas de papel, sin ser sinceros con los demás e incluso, en algunos casos, con nosotros mismos. El dibujo de Un paso al interior no significa que lo entiendas, de Blumf McQueen, ese relato dentro del relato, es extremadamente sencillo. En blanco y negro, con un dibujo sin apenas tramas, solo el contorno de las figuras, contrasta con ese otro dibujo de la historia principal, basado en acuarelas.


Y es que la conversación y el reencuentro es una mera excusa para representar cómo se viven hoy día materias como la identidad sexual, y la sinceridad en las relaciones. Y ahí entra la sub historia de esta obra. En el relato que lee Cleary vemos a una pareja arrastrada por el tedio, que se mira el propio ombligo y que no lleva a ningún sitio. El aire melancólico de la narración combina perfectamente con esa otra conversación entre los dos protagonistas de nuestra obra: Esas conversaciones con silencios incómodos, contando relaciones homosexuales de supuestos heteresexuales y experiencias heterosexuales de homosexuales. Una obra que parece no avanzar, que incomoda… pero cuyo mensaje deja el poso de la reflexión que imagino buscaba su autora.

La mentira y cómo la contamos es una obra que tiene mucho más calado del que aparenta. Con ese dibujo tan sencillo y esas conversaciones tan insulsas, con sus silencios y sus no-saber-de-qué-hablar, en una primera lectura o una rápida, puede parecer que está vacía y no cuenta demasiado. Además, viene avalada por buena parte de la crítica, con cuatro nominaciones a los Premios Ignatz en 2018, lo cual puede provocar un hype que creo que no le sienta bien. Sin embargo, tras una segunda lectura en la que fijarte en los detalles, ves algunas reacciones de los personajes, ese dolor tras contar algunas cosas y de darse cuenta de que no has sido sincero contigo mismo, y especialmente ese relato interior que no sabes si tiene algo que ver con la historia y que tiene ese tono tan triste, y la obra cobra una dimensión diferente. Es de las obras que parece que no has entendido, que la ves como un relato insulso, pero que deja un poso en el lector que cuando te das cuenta de que llevas horas digiriéndola… te hace ver que ha conseguido lo que buscaba.


En definitiva, La mentira y cómo la contamos.

Una obra diferente, dura, que reflexiona sobre la mentira que vivimos en muchas ocasiones y en cómo la contamos a los demás. Una lectura que exige un mínimo bagaje en obras de este tipo. El lector que esté acostumbrado a un tipo de cómic más accesible o que requiera poco esfuerzo intelectual y que busque un entretenimiento sin más, difícilmente va a poder disfrutarla y la va a encontrar insulsa. Si, por el contrario, vais buscando un cómic que os haga reflexionar, con un dibujo diferente y que deje un poso en vuestra cabeza, La mentira y cómo la contamos es sin duda uno de los títulos más refrescantes en lo poco que llevamos de año. Con una fórmula añadida de historia dentro de la historia, vamos a tener dos relatos por el precio de uno, aunque con una temática complementaria, que ayuda a reforzar el tema principal de la obra.

Lo mejor: El poso de reflexión que deja. Un dibujo diferente, que da una sensación de cambio continuo.

Lo peor: Una obra que requiere un esfuerzo intelectual por parte del lector. Si no estás dispuesto a hacerlo, mejor buscas en otro sitio.

Summary
Review Date
Reviewed Item
La mentira y cómo la contamos
Author Rating
31star1star1stargraygray
Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com