Si no eres sevillano, tal vez el nombre de Julio Muñoz Gijón no te diga nada. Si tiramos de su alter ego en Twitter,... La mejor ciudad del mundo (o a nosotros nos lo parece)

Si no eres sevillano, tal vez el nombre de Julio Muñoz Gijón no te diga nada. Si tiramos de su alter ego en Twitter, Rancio sevillano, tal vez te suene algo más, pero me atrevería a decir que no vas a ser un seguidor acérrimo, como los muchos que tiene en la capital andaluza. Si ves que este cómic se llama La mejor ciudad del mundo refiriéndose a Sevilla, ya empezaréis algunos a pensar: “Vaya, otro sevillano hablando de su ciudad…”. Y es que el Rancio, como ya se le conoce, es un personaje que se está labrando el camino a la medalla de hijo predilecto de Sevilla con todas las de la ley… Periodista, ha trabajado como reportero para España Directo o Andaluces por el mundo y actualmente trabaja para SEFUTBOL, medio oficial de la Selección Española de Fútbol. Pero como decía, desde hace años, tiene una cuenta de Twitter conocida inicialmente como Rancio Sevillano, en la que comenzó haciendo algunas bromas estereotipadas de Sevilla y sus costumbres y cada vez fue ganando más en popularidad. De ahí surgiría la idea, o al menos contribuiría a alimentarla, de escribir una novela en clave de humor titulada El asesino de la regañá, que tendría tanto éxito que daría paso a cinco títulos más, todos en claves de humor y con un gran sentido de auto-parodia sevillana. Ahora el Rancio da un paso más allá, y se acompaña del dibujante Patricio Hidalgo para contarnos un cuento ambientado en Sevilla.

La mejor ciudad del mundo
954 es un pre-bebé que ha sido asignado a nacer en Alemania, pero llegado el momento de cruzar la puerta que le lleve a su ciudad de destino, decide tirar por la de al lado, la XPO92… que le llevará a Sevilla. Allí comenzará un viaje por toda la ciudad, donde conocerá a muchos de sus personajes y les preguntará cómo volver, pues solo tiene 24 horas para llegar a su ciudad designada, antes de nacer. Si no encuentra su camino a la puerta XPO91 en un día, no podrá nacer en Alemania…

Pongo en antecedentes al lector: Para el que no me conozca, soy sevillano y por motivos laborales resido en Castilla La Mancha. Tengo que decir que me he leído el libro tres veces. La primera la leí solo, y disfruté de las continuas referencias, de los huevos de Pascua, algunos muy evidentes como el prefijo telefónico de Sevilla (954) o la puerta a la XPO92, otros más difíciles de percibir, como el ombligo de Sevilla, y que tal vez haga referencia a ese ombliguismo del que se nos acusa con frecuencia a los sevillanos y que fuera incluso centro de uno de los artículos de Pérez Reverte en sus Patente de Corso. La segunda vez la leí con mis hijas, sevillanas, de 5 y 10 años y residentes en un pueblo de Sevilla, que no entendían la mayoría de referencias a personajes, aunque sí a algunas localizaciones. Ellas han disfrutado mucho el cuento como tal, como esa historia del pre-bebé que se equivoca de puerta y viaja intentando encontrar el camino de vuelta. Les hubiera dado lo mismo probablemente que hubiera estado ambientado en Alemania, y de lo que han disfrutado es de las figuras de los personajes: el búho, el río (o lago), la paloma, la torrija…

Pero tengo que reconocer que la lectura que más he disfrutado es la tercera, con mi pareja, manchega de nacimiento y de las del bando de opinión del ombliguismo de los sevillanos, a pesar de que no me considero yo de los “sevillanos pesados” y jamás he menospreciado otras ciudades. Pero la lectura con ella ha sido satisfactoria porque le he podido explicar la mayoría de referencias… Se ha ilusionado al reconocer algunas referencias como el adobo del bar Blanco Cerrillo, a las tortas de Inés Rosales (universales) o a Silvio, ese rockero sevillano del que siempre le digo que es “el Silvio bueno de verdad”, como también se dice en el libro… Nos hemos pasado un enorme rato viendo videos de la Pantojita de Triana, de la Esmeralda, de Pepe el Peregil y su bar Quita Pesares (donde he pasado muchas horas de juerga), contándole cuando de niño veía al Pali porque era amigo de mi abuelo y cómo acostumbraba a sentarse con su silla de esparto en la puerta de su casa con su camisa abierta, le he puesto el chiste de los garbanzos de Paco Gandía y se ha reído a carcajadas, le he contado que el bar de Anselma tiene horario de panaderos porque abre a las tantas y cierra casi al amanecer… con una salve de la propia dueña, le he explicado lo del prefijo…

La mejor ciudad del mundo
Y es que el título está puesto que ni pintado: La mejor ciudad del mundo... o a nosotros nos lo parece. Este cómic tiene la lectura de cuento infantil, pero también de recopilatorio de la cultura popular de Sevilla que tal vez no pille alguien de fuera a no ser que sea un admirador de mi ciudad. No voy a intentar convencer a nadie. A nosotros nos lo parece, y con eso nos basta. Y si nos acusáis de ombliguistas… a lo mejor tenéis hasta razón. XD

El cómic tiene otros valores añadidos. Tiene huevos de Pascua ocultos de objetos o personajes emblemáticos de la ciudad a lo largo de sus páginas: desde el escudo del Sevilla o del Betis, el indio de las 3000, un costalero, un plato de la Cartuja… También incluye un glosario con todos los personajes y una pequeña historia de ellos. Y por último, un par de páginas coloreables para los más peques.

El dibujo es obra de Patricio Hidalgo, con un dibujo muy orientado a los más pequeños de la casa, pero que capta a la perfección los rasgos de los personajes reales.

En definitiva, La mejor ciudad del mundo.

Un cómic para los más peques, que deben guardar con cariño para que dentro de unos años puedan ir comprendiendo el doble sentido y las referencias que se incluyen. Una obra que evidentemente comprenderán y disfrutarán mucho más los sevillanos, pero que igualmente es un cuento que puede disfrutar cualquier niño por la cantidad de personajes simpáticos que aparecen en él. Si eres de fuera y te gusta el tono del libro, te recomiendo encarecidamente los libros del autor. Son muy divertidos y sirven perfectamente como guía de viaje para una futura visita a la ciudad. Oye, hay quien hace los viajes temáticos de Juego de Tronos, ¿no? ¿Por qué no hacer un tour de los sitios donde atacaba la temible Hermandad de Serva La Bari? La obra ha sido editada por El Paseo Editorial.

La mejor ciudad del mundo
Lo mejor
: Recuperar la cultura popular sevillana con este tipo de obras, y dar pie a perpetuarla entre las futuras generaciones. El tono siempre divertido de las historias del Rancio.

Lo peor: Entenderlo como una obra ombliguista. Perderte las referencias.

Para sevillanos o enamorados de la ciudad. Para niños de a partir de 5 años. Para enseñar a nuestros hijos o a los de fuera la cultura popular sevillana…

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com