Saludos desde Londres, queridos lectores. Sentaos, por favor. Permitidme que os hable un poco sobre un cómic antes de partir en un largo viaje.... La Máquina del Tiempo, de Dobbs y Moreau.

Saludos desde Londres, queridos lectores. Sentaos, por favor. Permitidme que os hable un poco sobre un cómic antes de partir en un largo viaje. No tengo prisda, de todas maneras. Tengo todo el tiempo del mundo…

Hablaremos hoy de La Máquina del Tiempo. Concretamente de la adaptación que Norma nos trae, creada por Dobbs y Moreau. En la versión en español han colaborado David Dominguez traduciendo y Noe Harrison rotulando.

Parece que esta obra se ha puesto de moda. No hace mucho reseñamos aquí otra adaptación. Y todavía tengo que hacerme con una copia de la realizada por Carlos Giménez. Caerá sin duda, porque esta es una de mis historias de ciencia ficción preferidas.

Antes de nada hemos de recordar que La Máquina del Tiempo es una de esas historias que todo el mundo conoce y sabe de qué van, pero que poca gente se ha leído. Se trata de una historia icónica, conocida más por sus adaptaciones (como la preciosa película de 1960) que por sí misma. Si digo esto es porque nos encontramos ante una adaptación tan fiel que nos va a sonar extraña.

La historia que reseñamos hoy forma parte de un proyecto de la editorial francesa Glénat en el cual Dobbs guioniza cuatro novelas dibujadas por diferentes artistas. Por lo que sé, los planes de Norma son publicar las otras tres: La Guerra de los Mundos, El Hombre Invisible y La Isla del Doctor Moreau.

tiempo

El guión se basa en la novela, pero sin copiarla totalmente. Usándola como estructura de la historia, añade escenas y diálogos, cambia acciones y hechos, respeta algunas cosas que fueron cambiadas por otros adaptadores antes y que los lectores ya habíamos olvidado.

Por ejemplo, por culpa de las películas  todos tenemos idealizados a los Eloi (una de las dos ¿razas?¿especies? en las que la Humanidad se ha dividido) como humanos inocentes y puros, no muy inteligentes. Pero Wells nos dice que miden aproximadamente 1,20. Son más como niños o enanos. Weena es otro ejemplo. La Weena original es una eloi inocente y no más inteligente que sus compañeros. Wells nunca pensó en ella como una heroína romántica de la que el Viajero se enamorase, todo eso es posterior. Son todo cosas que sorprenderán al que no haya leído la novela o no la tenga fresca en el recuerdo. Pero nadie podrá decir que no es fiel al espíritu original de la obra.

Y la obre original es, en realidad, una historia contada por un hombre a sus amigos. Contiene pocos diálogos y largos párrafos sobre el pensamiento del autor. El guionista consigue evitar un exceso de cuadros de texto aumentando los diálogos y acortando esos pensamientos.

Hablando de la estructura, tenemos un inicio casi igual, pero visto de otra forma. Presentándonos a los invitados a la cena en la que se nos contará la historia.

¿Y el final? El final es interesante. Sin traicionar el final de la novela, se nos ofrece lo que podría ser uno diferente. O quizás no.

Pero lo más interesante  son los detalles que Dobbs mantiene aunque cambiándolos. Como la escena en la que el Viajero (Wells nunca le puso nombre, sus amigos lo conocían perfectamente) pierde un zapato. sucede en ambas versiones, aunque de formas diferentes. Se nota que el autor se ha interesado en mantenerse fiel a esos detalles de la obra original, como esa escena en la que sentados en una silla de piedra observamos lo que una vez fue Londres.

maquina

Pasemos al dibujo. Tenemos un dibujo basado en el movimiento. No veremos aquí los dibujos tranquilos y reposados que podríamos esperar. Estamos ante un «héroe de acción». Luces, colores, sombras, todo implica movimiento.

Tenemos a un dibujante que usa diferentes planos para mostrarnos detalles en los que fijarnos, como esa plano cenital de la mesa que nos permite observar la decoración de flores que adorna una mesa victoriana. O ese plano casi en contrapicado que nos sugiere una lluvia de pétalos de flores.

Y os confieso que las escenas de los morlocks han conseguido inquietarme. Realmente parecen la pesadilla que pueden ser para los eloi.

¿Qué más cosas os podría comentar? El diseño de la Máquina no me termina de convencer. Pero no es culpa de Moreau, sino de la película de 1960, que nos ha fijado a fuego esa máquina que Rod Taylor diseñó y usó para sus viajes. Si, viajes. No hay solamente ese viaje al futuro, la vuelta y el volver allá, sino que iremos a más futuros que el dibujante ilustra de forma totalmente creíble y fielmente.

La edición de Norma viene en un tomo de tapa dura sin extras. La portada simula una encuadernación holandesa y el lomo informa sobre esta obra. no parece que vaya a haber un dibujo común cuando estén publicadas las cuatro obras previstas.

Resumiendo, una excelente adaptación de la novela original. Ideal como punto de partida para lectores que aún no hayan viajado por sus páginas.

Y ahora, si me disculpáis, debo ir a la biblioteca a recoger tres libros y prepararme para un viaje. Mientras tanto, mirad estas flores…

¿Por qué leer La Máquina del Tiempo?

Aventuras, exploración, viajes en el tiempo. Adaptación fiel de la novela, pero con más acción y menos reflexiones del Viajero.

¿Por qué no leer La Máquina del Tiempo?

Es muy fiel a la obra original, ignorando muchas convenciones de las películas. Buscas aventuras nuevas y futuros nunca vistos.

 

 

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com