El trabajo en en ciertas empresas de muy alto nivel es algo absolutamente estresante y no todo el mundo es capaz de prosperar. El... La joven Frances

El trabajo en en ciertas empresas de muy alto nivel es algo absolutamente estresante y no todo el mundo es capaz de prosperar. El nivel de exigencia, de atención y dedicación siempre tiene que estar en lo más alto y soportar esa presión no es nada fácil. En La joven Frances vamos a vivir lo que supone ascender en una empresa de ese tipo, y nos lo van a contar de una manera muy peculiar, en la que su protagonista, apenas hace más que dejar que los demás cuenten cómo suceden las cosas, sin apenas inmutarse.

La joven Frances
La joven Frances que da título a la obra es una asistente jurídica en una importante empresa. Uno de los socios solicita personalmente que comience a trabajar como su asistente, lo cual abre las puertas a una progresión a medio plazo en su puesto laboral. Frances vive con Vickie, casi una antítesis de lo que es Frances: actriz, despreocupada, fiestera e irresponsable (hasta cierto punto). A pesar de ello, su valía la lleva a participar en una serie de TV que acaba teniendo cierto éxito, lo cual provocará que se mude y se separen sus caminos. Pero esa separación precisamente no hace sino reforzar su amistad.

La joven Frances comenzó a publicarse en la revista Pop Hat, y con el seudónimo anagrama de Ethan Rilly. Hartley Lin ha conseguido una nominación a los Eisner de este año dentro de la categoría de mejor número autoconclusivo. Para su recopilación como novela gráfica, Lin ha abandonado su seudónimo.

La joven Frances
El estilo de Lin es realmente original. Lo que más me ha gustado es la sensación estática del propio personaje de Frances, una chica insomne, responsable, buena en su trabajo y que ve pasar la acción de la historia de manera pasiva durante toda la obra. Creo que salvo en una escena en la que ayuda a un compañero a no filtrar una noticia a la prensa, el resto de acciones vienen rodadas. Evidentemente, es un recurso narrativo. Para llegar adonde consigue llegar se sobreentiende que ha tenido que conseguir cosas a través de su esfuerzo, pero Lin nos lo narra todo como casi si Frances fuera una espectadora más.

En cuanto al dibujo, tiene un estilo muy limpio, casi diría estático, y con un planteamiento de página que, aunque siempre intenta cambiar de una página a otra con alguna ligera diferencia, mantiene en una estructura de 3×3 viñetas. A pesar de esa narrativa que debería tender a ser lenta, con muchos diálogos, poca acción… consigue que sea una obra trepidante. No dejan de pasar cosas, ves que todo fluye alrededor de Frances y lo hace a gran velocidad. Además, mantiene una continua tensión porque parece que la protagonista va a explotar en cualquier momento. Inteligentemente, el autor nos contrasta esa vida de tranquilidad y disfrute de Vickie con la de Frances. Ves cómo la empresa, especialmente en los niveles que ya se mueve Frances, no para en ningún momento, y esa exigencia de eficacia, unido a la propia naturaleza algo introvertida y muy hostil consigo misma, dan la impresión de que la chica va a estallar en cuanto le pongan un granito de arroz encima.

La joven Frances
No obstante, a pesar de que la obra dibuje a una Frances tan introvertida, se permite algún recurso para dejar claro que es muy buena en su trabajo: desde la manera en la que sus propios compañeros hablan de ella, hasta lo bien considerada que está siempre por sus superiores. Si bien, en su faceta personal, y en su propia vida, las cosas no van tan bien, tal vez porque ella mismo no lo permite para no obstaculizar su trabajo.

En definitiva, La joven Frances.

Una obra muy interesante, que nos va a mantener en continua tensión, a pesar de tener a una protagonista, tranquila, sensata y que prácticamente no se inmuta ante lo que sucede a su alrededor, se limita a hacer su trabajo y a ver cómo fluyen las cosas. Eso no quiere decir que sea pasota, todo lo contrario, pero el contraste de su posición con el ritmo de los hechos a su alrededor, con continuos cambios, despidos, encerronas a otros compañeros… convierten la obra en una agradable sorpresa que no te esperas. Además, profundiza mucho en la relación de amistad entre las dos compañeras de piso, y cómo se van a echar de menos la una a la otra cuando sus «sustitutas» no cumplan el papel que desempañaban sus predecesoras. Astiberri completa una muy buena edición con un tomo de tapa dura y papel de alto gramaje.

Lo mejor: El ritmo trepidante, una interesante historia de progresión personal en una empresa de alto nivel.

Lo peor: Tal vez la historia acabe siendo un poco previsible, pero el viaje merece la pena.

Para amantes de intrigas y jerarquías empresariales. Para descubrir al prometedor Hartley Lin. Para disfrutar de una obra diferente.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Precio: EUR 17,10
Summary
Review Date
Reviewed Item
La joven Frances
Author Rating
41star1star1star1stargray
Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com