Indios, cowboys, militares (sobre todo de caballería), chamarileros, contrabandistas, forajidos, tahúres y... mujeres, claro. Porque en el Lejano Oeste también hubo mujeres, aunque habitualmente... La india blanca y otras historias de mujeres

Indios, cowboys, militares (sobre todo de caballería), chamarileros, contrabandistas, forajidos, tahúres y… mujeres, claro. Porque en el Lejano Oeste también hubo mujeres, aunque habitualmente se las haya preterido –dándoles un lugar accesorio– en los tebeos que se desarrollan en ese marco histórico. Y son las mujeres, precisamente, las protagonistas de los cuatro magníficos relatos incluidos en este segundo volumen dedicado a Paolo Eleuteri Serpieri dentro de nuestra colección “Maestros del fumetto”. Féminas de una pieza que se ven arrastradas al peligro y a la soledad por causa de la torpeza, la crueldad, la lujuria o el egoísmo de los hombres, siendo capaces de sobreponerse a ello, bien a través de la lucha y de la resistencia, bien de la propia muerte. Pero anteponiendo siempre su dignidad a todo lo demás.

Eleuteri Serpieri es una leyenda del cómic italiano, si bien es especialmente conocido por su obra erótica, encarnada en la voluptuosa Druuna. No obstante, su producción va mucho más allá, y aquí tenemos una buena muestra de ello. Es decir, que no os dejéis engañar por esa nalga que asoma la mujer india de la portada de este tomo, ni por el hecho de que se trate de historias de mujeres. La india blanca no es una antología de cómics eróticos ambientados en el Salvaje Oeste, sino un compendio de historias en las que las mujeres tienen una mayor importancia de lo habitual, habida cuenta de que, por lo general, el western es un género predominantemente masculino. A pesar de esta preponderancia de testosterona, sí que hubo mujeres, como bien dice el traductor y editor de este volumen José E. Martínez, que destacaron por su fuerza y su coraje, como Calamity Jane y Annie Oakley, por mencionar sólo algunas de las más conocidas. Las protagonistas de estas historias de Serpieri no son tan populares, y sus vidas no han pasado a formar parte de las leyendas del Far West, pero no dejan de ser historias dignas de ser contadas.

india blanca

El tomo se abre con el relato del que toma su nombre, La india blanca. Pese a compartir nombre con la película mexicana de 1979, el argumento no tiene nada que ver. En el cómic se nos narra la historia de una familia de blancos separada por un ataque indio, en el que la pequeña Sarah es secuestrada por un jefe guerrero indio y educada como uno de ellos. El argumento sigue los pasos de John y Burt, dos miembros de dicha familia trastocada por la pérdida, que han seguido durante años el rastro de Sarah hasta localizarla en un campamento al sureste de Colorado. Lo que sigue es una tormenta de odios y rencores fermentados por los años y el alcohol, que traerá un trágico final para todos los personajes involucrados en la historia. Porque si hay algo que caracterizaba a aquella época y lugar era la violencia descarnada que impregnaba la vida diaria. Era la ley del revólver, donde sólo los más fuertes y rápidos podían salir adelante, y no hay finales felices para todos. Serpieri huye, tanto en este relato como en los siguientes, de los edulcorados finales de Hollywood, y nos muestra un mundo salvaje y terrible.

A continuación tenemos John and Mary. Mary and John, la historia de un hombre y una mujer que se encuentran en una fría noche en las boscosas montañas de Wyoming. Ambos huyen de un tormentoso pasado que intentan dejar atrás huyendo de la civilización tanto como les es posible, y a la luz y el calor de una hoguera se cuentan sus respectivas y dolorosas vidas. Vidas amargas como el café quemado que comparten, y ambas truncadas por la codicia y la maldad de otros hombres, con más dinero y menos escrúpulos que los demás.

india blanca

A continuación tenemos el relato Mujeres en la frontera, una versión del clásico del cine Caravana de Mujeres, en el que un grupo de mujeres emprende un viaje hacia Ratón, un pueblo en Nuevo México habitado por colonos que han vivido sin mujeres para poder hacer la zona habitable, y ahora necesita mujeres para poder crecer. En el grupo de mujeres destacarán tres: la rebelde Angie Briand (posiblemente basada en la auténtica Belle Starr), la maestra Sarah Simon, dispuesta a emprender una nueva vida a sus 35 años, y la joven Randy, trabajadora de un saloon pero que aún conserva su virtud, requisito imprescindible para ser aceptada por los colonos de Ratón. La caravana se cruzará con un rebaño de reses guiado por cowboys que cambiará sus vidas para siempre. De nuevo, son la maldad, la codicia y la lujuria de los hombres las que desencadenan el infortunio de las protagonistas, mujeres que deciden tomar las riendas de su destino antes que dejarse dominar y poseer por los hombres.

El tomo lo cierra El hombre que no tenía pulgares, la única historia a color del volumen. Aquí conoceremos la vida de una joven criada en una estricta familia simonita que abandona su hogar seducida por un joven guerrero Absaroka. Una vez más, la codicia y el deseo de los hombres marcan la vida de esta joven, atrapada entre un ladrón de caballos y el jefe indio que la violó e hizo que la expulsaran de su tribu. Como en las historias anteriores, todo desembocará en una espiral de violencia y muerte, de manos de hombres sin piedad ni honor. Angie, la joven blanca convertida en india, se hará aquí dueña de su destino empuñando por primera vez un fusil, la única herramienta capaz de resolver todos los problemas en el Salvaje Oeste.

india blanca

Si hay algo común a estas cuatro historias contenidas en La india blanca es la fortaleza de la que hacen gala sus respectivas protagonistas, mujeres que se hacen fuertes frente a la adversidad, bien para soportar las penurias con orgullo o para rebelarse contra las injusticias a las que se ven sometidas. A esto acompaña el maravilloso dibujo de Serpieri, lejos aquí de la voluptuosidad femenina por la que fue tan conocido posteriormente, para mostrar mujeres con físicos más reales. Si bien hay un par de escenas de desnudos en este cómic, éstos son sólo precedentes para las violaciones a las que los hombres someten a las protagonistas. Son desnudos, pues, justificados y que no se recrean en el físico o la sensualidad, sino que actúan como catalizadores de la violencia masculina.

Esta edición de Ponent Mon cuenta con una excelente introducción del traductor y editor José E. Martínez, que nos pone en antecedentes y nos da no pocas referencias de otras obras y mujeres famosas de aquella época. La india blanca y otras historias es una magnífica recopilación del maestro Serpieri pre-Druuna, con un dibujo en blanco y negro cargado de detalles que hará las delicias de todos los aficionados a las historias del Oeste, y a los amantes de los buenos cómics.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Precio: EUR 19,00
Summary
Review Date
Reviewed Item
La india blanca y otras historias de mujeres
Author Rating
41star1star1star1stargray
Compartir:
Jesús Tomás Dado

Jesús Tomás Dado

Lector de tebeos desde hace 40 años, antes de que se llamaran novelas gráficas. Totalmente enganchado a la lectura, el cine y y los dónuts de Lacasitos, pero vamos, que puedo dejarlo cuando quiera. Los dónuts no, lo otro.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com