Ayer saltaba la noticia que nos decía que Carles Miralles ya no es editor en Planeta. Normalmente no tendemos a hacernos eco de todo...

Ayer saltaba la noticia que nos decía que Carles Miralles ya no es editor en Planeta. Normalmente no tendemos a hacernos eco de todo lo que concierne a los tejemanejes internos de las editoriales y nos centramos en lo que vienen a ser los lanzamientos, es decir, los tebeos, que es lo que se supone que debería interesarnos a los lectores. Sin embargo, desde hace algún tiempo todo esto que debería quedar de puertas para dentro empieza a salpicar a los quioscos y librerías.

En los dos últimos meses Planeta ha dejado de publicar muchas de sus novedades anunciadas, postergándolas hasta nueva orden. Debería darnos igual si fulanito o menganito es el editor de la línea tal de la editorial cual. Ellos viven en el cómic desde dentro y nosotros desde fuera, cada uno en su planeta. Sin embargo, en un mercado como el del cómic, en el que la mayoría de los ingresos provienen de un cliente fiel que espera mes a mes sus novedades, esta fidelidad debería ser cuidada con mimo. Sé que lo que digo es una perogrullada, que en Planeta esto lo saben de sobra y que no soy nadie para decirle a un profesional cómo hacer su trabajo, pero lo innegable es que si este tipo de noticias están comenzando a tener cada vez más trascendencia entre los aficionados es porque hay un creciente interés sobre ellas. Este interés, morbos aparte, está sin duda creciendo porque ahora sí nos repercuten.

La historia, hasta donde me han llegado los rumores, comienza el día en que Jaime Rodríguez, quien era el máximo responsable de la línea de comics de Planeta, dejó de trabajar en la editorial. La verdad es que no sé muy bien cómo o por qué fue (los rumores pululaban aquí y allá como testimonios de avistamientos OVNI), pero lo que sí sé es que nadie cubrió ese mismo puesto, lo cual no deja de ser curioso. Es cierto que cada línea tenía su editor, pero si antes había otro editor por encima de ellos, no suena muy lógico que un día desparezca sin más. No conozco en profundidad el negocio de la edición, pero digo yo que alguna función desempeñaría allí Jaime Rodríguez, ¿no? Pero bueno, la vida seguía y los tebeos en las librerías. Poco antes del Saló de Barcelona saltó el rumor de una reestructuración en Planeta que pasaba por dejar de trabajar con la mayoría de sus packagers, la gente que se encargaba de las tareas necesarias para editar los tebeos. Ahora es el turno de uno de los editores…

La verdad es que repasando lo que estoy escribiendo me da la sensación de que todo lo que digo son obviedades, pero si tanto son así, ¿es que nadie se da cuenta de que si no hay gente para hacer los dichosos tebeos, es normal que no se llegue a tiempo? Entiendo que de todos los misteriosos movimientos internos en Planeta, sólo nos enteramos de la mitad, que se nos escapan miles de detalles que pueden motivarlos y que esta desinformación (o quizá sobreinformación) puede dar lugar a conclusiones precipitadas en un mundo que sólo conocemos de oídas. No obstante es un hecho que algo no está funcionando bien en Planeta. Al margen de valorar si su gestión de equipo es o no buena, lo único que es seguro es que no están cumpliendo con su producción.

Lo cierto es que llego a dudar si los aficionados deberíamos llegar a opinar sobre estos asuntos. Sólo espero que llegue pronto de nuevo el día en el que sólo tengamos que hablar de tebeos…

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com