Un año más hemos dejado atrás el Salón del cómic de Barcelona y, si bien acabáis de leer ‘un año más’, este salón no...

Un año más hemos dejado atrás el Salón del cómic de Barcelona y, si bien acabáis de leer ‘un año más’, este salón no ha sido exactamente igual que los demás. Algunas cosas no cambian y continúan las avalanchas de novedades, las colas interminables para cualquier cosa, frikis de todos los tamaños y todos lo ingredientes habituales, pero el fantasma de la dichosa crisis (no, no hablamos de las de DC) ha hecho acto de presencia y se ha dejado notar.

4266_87967636165_731066165_1813373_563810_n

A estas alturas ya habréis leido mil y una crónicas y puede que ya andéis al tanto de algunas de las cosas que se han cocido por ahí, pero por si acaso no puedo dejar de recomendaros un par de ellas más. La primera sería ésta, escrita por el propio Todd Nauck, uno de los invitados de este año y que no deja de ser divertida por mucho que nos pinte como marcianos. Digamos que esta sería la cara amable. Para el otro lado de la moneda tenemos la que deja el amigo Raúl Martos que cuenta con datos reales y de primera mano lo que muchos hemos podido ver.

De todas maneras, todo es cuestión de a quién le preguntes. Si vamos a los medios de comunicación generalistas, el salón ha sido un exitazo. Lo del Batman: Barcelona fue arrasador. Se agotó antes de terminar el salón (aunque tendréis que permitirme dudar que tenga la misma aceptación en los USA). Otros fenómenos mediáticos como la novela grafica del 11M o la Obamanía han conseguido llevar su eco hasta el último rincón de cada casa. Pero lo cierto es que ya se veía menos gente de lo normal este año. Pese a que las eternas y acostumbradas colas estuvieron igual de presentes que siempre, había zonas de salón que lucían bastante desangeladas. Además de la crisis, ha podido influir el hecho de que el lunes fuera festivo en Barcelona y haya hecho que muchos de los visitantes habituales hayan faltado a su cita anual, pero lo cierto es que en algunos momentos, se veía venir lo que cuenta Raúl Martos.

4266_87967736165_731066165_1813385_160110_n

Es curioso, pero el año pasado hubo dos editoriales que lanzaron una iniciativa bastante loable. Tanto Panini como Glenat vieron la desigualdad de condiciones que supone vender en el saló para un librero o directamente desde la editorial en el Salón. Estaba claro que el margen de beneficios de la editorial les hacia jugar desde una posición muy aventajada. Por eso, no vendieron tebeos en sus stands y dejaron que fueran las librerías lo hicieran. Sin embargo, ya este año, Glenat se ha caído de la iniciativa y eran muy pocos los ‘Panini points’ donde vendían las novedades de Panini. Los libreros se han atrincherado en las ofertas de tebeo de segunda mano y el merchandising ante la oscura perspectiva que suponía una estrategia más orientada a las novedades, pero parece que tampoco ha sido la solución.

Parece que ahora si que ‘El mundillo está en crisis’. Pese a la búsqueda del golpe mediático, no olvidemos que el salón es sobre todo una feria destinada a la venta de tebeos y en este aspecto, me temo que no se puede hablar de éxito. ¿Bastará con esperar a que pase el chaparrón o es necesario un cambio de estrategia?

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com