Saludos, mis queridos lectores. Hoy tendremos dos breves reseñas por el mismo precio de una larga. ¿Y eso porqué? Porque muchas veces, en las series japonesas nos encontramos con una particularidad propia: las diferentes historias no coinciden con la división en tomos.

No os descubro nada nuevo. ¿cuántas veces un megacombate dura 2 ó 3 tomos? Imaginaos la locura (para el lector y para el reseñador) de escribir 500 palabras para tener que decir lo mismo que en las reseñas de los 4 tomos anteriores de esa serie. Por eso hoy tendremos dos breves reseñas de manga. Una algo deprimente y otra más alegre, que aquí hay de todo, como en botica.

Guerra

Empezamos con el segundo tomo de En la quinta hora guerra. La guerra continúa. Y ya sabemos todos cual lo que pasa en las guerras. Empiezan las bajas.

Este segundo tomo me ha dejado sensaciones agridulces. Perdemos la inocencia y la sorpresa del planteamiento que nos ofrecía el primer tomo,  y se cambian por una mezcla de ternura y tristeza. Pero eso es lo que ofrece una guerra, y pienso que se trata de un efecto buscado. El guión nos va a dejar con esa sensación de pérdida definitiva en el frente de batalla, mezclada con una sonrisa cuando vemos  un acto de ternura en la retaguardia. Seguimos viendo la incomprensible  forma de ¿dirigir?  la guerra que tienen los adultos. Seguimos viendo las relaciones entre los jóvenes soldados, que ya han perdido su inocencia en la vida.

Lo más llamativo del tomo es la mezcla de esa historia bélica (no tan diferente de la que podríamos encontrar en cualquier película o serie de este género) con el delicado dibujo. La mezcla de esos trazos delicados y costumbristas con la crudeza de algunas escenas nos llenará de incomodidad, nos hará sentir mal…Y así se estarán sintiendo estos pobres “soldados”.

Puede que mañana muramos. Pero hoy, alguien tiene que cocinar y arreglar ese peluche…

Una serie corta, que terminará en el próximo tomo. A ver como termina esta guerra…

Pasemos ahora a reseñar algo mucho más animado.

Magical Pâtissière Kosaki-chan va por su cuarto tomo en español. yo solamente he leído hasta el tercero, así que es el que os comentaré.

Se trata de la típica serie que causa la necesidad de estas mini-reseñas. Realmente no cambia nada respecto a los dos tomos anteriores. El guión sigue empeñado en contarnos (toma personificación :-)) la historia de las aprendices de magical girls. Tenemos dos tipos de chistes, los que entendemos por sí mismos y los que hacen referencia a la serie original de Nisekoi.

Kosaki

Tenemos nuevos personajes (nuevos aquí, claro) y vemos como se recrean o cambian las relaciones de los personajes en la serie madre. Y tenemos escenas picantes donde se ven pechos sin cubrir (tampoco más, que esto no es hentai). Y los chistes te hacen reir lo suficiente por si solos.

¿Y el dibujo? Pues igual. Para mi gusto es muy recargado, lleno de brillitos, rayitas, detallitos y onomatopeyitas monísimas. Pero los animalitos tutores siguen encantadores y da gusto verlos…

¿Pero al final me he reído? Un montón, si.

¿Por qué leer estos tomos?

Porque ya has empezado las series y te gustan, cada una en su estilo.

¿Por qué no leer estos tomos?

Porque tienes que empezar por el principio. No estamos ante series de historias cerradas, que puedas leerte aleatoriamente sin problemas (bueno, en la de Kasaki-chan si podrías hacerlo, pero te perderías mucha diversión).

http://www.eslahoradelastortas.com/blog/media/2017/06/portadaguerra-1-500x697.jpghttp://www.eslahoradelastortas.com/blog/media/2017/06/portadaguerra-1-300x300.jpgLamastelleFeaturedHeadlineReseñasIvrea,Planeta Cómic,Reseñas,Yû
Saludos, mis queridos lectores. Hoy tendremos dos breves reseñas por el mismo precio de una larga. ¿Y eso porqué? Porque muchas veces, en las series japonesas nos encontramos con una particularidad propia: las diferentes historias no coinciden con la división en tomos. No os descubro nada nuevo. ¿cuántas veces un...