Saludos, mis queridos lectores. sentaos, sentaos. Enseguida empezaré a serviros un delicioso arroz. Mientras, abrid el apetito leyendo el Oishinbo 6. Formato: Rústica. Tamaño:... La Casa de Té de Lamastelle-san: Oishinbo 6.

Saludos, mis queridos lectores. sentaos, sentaos. Enseguida empezaré a serviros un delicioso arroz. Mientras, abrid el apetito leyendo el Oishinbo 6.

oishinboFormato: Rústica. Tamaño: 14,5×21. Páginas: 260 B/N.

Ya se nos va terminando esta serie tan rica y tan nutritiva. Hoy reseñamos el sexto tomo, dedicado al arroz.

Este tomo sigue el mismo esquema de los anteriores,con sus virtudes y sus defectos. En el primer capítulo (que podéis leer entero aquí) Yamaoka conoce a Kyogoku-san. Lo que pasa es que desde el tomo 1 son amigos. Por cierto, la historia que sale en ese tomo 1 parece ocurrir después de esta, por el cuadro al que se hace referencia. El hecho de que los tomos salten por la cronología de la serie es algo confuso (pero te ayuda a entender lo que siente el doctor Who). Tenemos también esbozos de algunas lineas argumentales que no van a ninguna parte… dentro de esta antología. Por supuesto, eso no es un fallo o error de los autores, pero a veces te quedas con ganas de saber más de algunos subargumentos.

Y aún así, este sexto tomo se me ha hecho muy entretenido. Tenemos una brillante primera historia (si, esa en la que Kyogoku-san y Yamaoka se conocen). Tenemos otra historia con el mismo Señor Kyogoku y un amigo de juventud muy bonita, además de interesante desde el punto de vista gastronómico.

Tenemos más historias, todas relacionadas con el arroz, pero no se nos hacen pesadas, a pesar de la manía del bueno de Yamaoka de extenderse en detalles técnicos sobre la comida.oishinbo

Y en estas historias tenemos vistazos a detalles de la vida cotidiana japonesa. no se hasta que punto siguen siendo actuales, pero son interesantes de ver.

Podemos ver a  gente sin hogar bebiendo en las estaciones de metro. Podemos ver el deseo de que la caza de ballenas sea libre. Podemos ver  el miedo de la prensa a la mala imagen pública. Podemos ver a la futura nuera intentando preparar el plato perfecto para su futura suegra… Detalles muy interesantes que quizás se ven menos en otros tomos de la serie.

Este sexto tomo es ideal para introducir en la serie a nuevos lectores.

A nivel edición, la labor de Norma sigue siendo impecable. Con esos glosarios finales llenos de términos japoneses bien explicados. Hay algunas expresiones que suenan raras, pero supongo que el término original japonés no es fácil de traducir. Por ejemplo cuando llaman «amigos del arroz» a los diferentes complementos. No llegan a ser guarniciones del arroz (que además, no es la palabra que la gente usa al hablar normalmente). Pero se entienden sin dificultad.

El dibujo sigue la tónica de toda la colección.  Los platos y el menaje (junto con los paisajes) son lo más detallado, notándose el cambio del estilo a lo largo de todos los años de la serie. El ejemplo más claro es comparad a la Kurita de las primeras páginas con el mismo personaje en las últimas. Su cara, su cuerpo, su ropa… por ella ha pasado el tiempo para mejor, igual que por los lápices de los autores.

Oishinbo

¿Por qué leer Oishinbo 6?

Las historias son quizás de las más interesantes de la serie. Conoceremos más a los personajes, fuera de su faceta gastronómica.

¿Por qué no leer Oishinbo 6?

Sigue sin gustarte  la cocina japonesa. Te pierdes con esos saltos de los personajes atrás y adelante.

 

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com