Saludos, queridos lectores. Hoy reseñamos el séptimo y último tomo de Oishinbo. Parece que fue ayer cuando vimos a Yamaoka fileteando un pescado con... La Casa de Té de Lamastelle-san: Oishinbo 7.

Saludos, queridos lectores. Hoy reseñamos el séptimo y último tomo de Oishinbo.

Parece que fue ayer cuando vimos a Yamaoka fileteando un pescado con un vaso roto para improvisar una sopa…Y ya han pasado siete tomos. Y se nos termina esta serie. A lo largo de más de 1800 páginas hemos seguido su carrera en el periódico, sus broncas y duelos gastronómicos con su padre, su relación con esa compañera de trabajo tan inteligente y simpática que…, sus disgustos y triunfos, sus comidas y sus cosillas. Todo nos han ofrecido un relato de su vida. A saltos, adelante y atrás (por la temática única de cada tomo) a veces sin saber de qué conocía a alguien o qué sería de su vida, pero hemos estado a su lado todo este tiempo.

Oishinbo

Supongo que esa mezcla entre gastronomía y costumbrismo es lo que me atrajo de esta serie. Y ahora que Norma ha terminado con la traducción de la edición-antología que hizo Viz, me temo que no tendremos más tomos.

Pasemos a reseñar, que para eso estamos aquí. El guión de este tomo nos cuenta historias relacionadas más o menos con tapas. Pero no con lo que en España se llama tapas (y digan lo que digan en otros países, eso del “tapas-bar” no abunda por aquí), sino más bien en bares de comida rápida basada en recetas sencillas y fáciles de comer.

Y les ha salido uno de los tomos más agradables de leer. Seguramente porque nos libramos de los duelos culinarios del protagonista con el pesado de su padre. Historias cortitas y cerradas, de dos capítulos como mucho. Bastante variadas, incluyendo en este tomo de tapas un capítulo muy interesante sobre si beber el sake frio o caliente.

Y otro que nos puede parecer extraño, con un padre pensando no solamente el nombre de su hija, sino también con que caracteres se deberá escribir.

Oishinbo

Me repito, lo se, pero es uno de los tomos más interesantes a nivel tanto gastronómico como costumbrista.

El dibujo es el de siempre. Mezclando un dibujo estilo animación con uno caricaturesco (ah, ese Vice, cuánto lo echaremos de menos). De todas maneras, las últimas historias (más recientes) muestran a los personajes más evolucionados, más maduros. La Kurita de 2010 no es la misma Kurita de 1985. Desde 1983 hasta el parón (teóricamente temporal) de 2014 los personajes han cambiado, tanto a nivel gráfico como a nivel personaje. Y quizás es en ella donde más lo notamos. De aquella periodista de rasgos aniñado ha pasado a ser una mujer adulta con todas las de la ley.

Como siempre, el tomo incluye un glosario de términos tras las historias. Me encantaría que alguien se decidiera a sacar las siete partes de este glosario en un único tomo. Seria un broche de oro para esta colección en castellano.

¿Por qué leer Oishinbo 7?

Porque te ha gustado la serie. Porque te imponen respeto los otros tomos y te han recomendado éste para empezar.

¿Por qué no leer Oishinbo 7?

Porque la cocina japonesa no te interesa y las series costumbristas te gustan largas y complicadas.

Oishinbo

 

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com