Saludos un lunes más, mis muy queridos lectores. Ya en Septiembre pero todavía en verano. Y con una pila de tebeos por leer tan...

Saludos un lunes más, mis muy queridos lectores. Ya en Septiembre pero todavía en verano. Y con una pila de tebeos por leer tan alta que no me deja ver al otro lado. Más que pila es ya muro :-).

Y uno de los tomos que allí yacían era Julia, aventuras de una criminóloga.

No es que sea un gran fan del cómic estilo fumetti, pero las portadas de la serie me cautivaron.

¿Cómo no, si la protagonista parecía recién salida de Sabrina?

Julia, las aventuras de una criminóloga ( Julia desde ahora. Adoro decir eso, queda taaan profesional y serio 😉 ) es una serie creada por Giancarlo Berardi en 1998, tras la finalización de la serie Tex Parker.

Permitidme que hoy, en vez de las habituales opiniones sobre guión y dibujo, me centre tambien en otros dos temas: la ambientación y la edición.

Pero antes de nada he de comentaros algo sobre la obra. A lo largo de estos 17 años y 200 números que lleva siendo publicada, son muchas las personas que han colaborado con el creador en traernos su obra. Según la web oficial, van por los cuarenta ( entre dibujantes y excritores ).

En las dos historias que componen este tomo ( sin contar al guionista ) han participado cuatro escritores y tres dibujantes.

DSC_0034El guión nos mete en una serie policiaca de género negro. La ciudad de Garden City ( ya sabéis, en algún lugar cerca de Nueva York 🙂 ) tiene un ocupado cuerpo policial, ayudado en ocasiones por nuestra protagonista. Que en su tiempo “libre” es profesora universitaria.

El tomo que comentamos es el número 11 de la serie. Pero se deja leer bastante bien en solitario. Es cierto que hay personajes que hablan de cosas que no sabemos, y pasan cosas que parecen olvidarse.

Pero esto es lo que tienen las series.

Julia no es una serie de episodios cerrados y aislados unos de los otros. Vive en una ciudad viva, con su familia, su gato, su criada, sus compañeros…Mantiene con ellos diferentes relaciones. Ey, tenemos todos los tópicos: Policia irrascible con el que se lleva mal ( que apuesto a que moriría por ella ), detective privado donjuan que le hace favores ocasionales, policia adicto al café…

Y hay algo que me ha encantado. Julia tiene vida normal. Lee, juega con su gato, y lo más importante:

La vemos hacer esas cosas en las viñetas. Nos la creemos. Es humana. Es una persona.

Estoy seguro de que esta parte de la historia gana mucho leyendo la serie completa.

¿Y a nivel misterios? Pues las dos historias van de asesinatos. Y cumplen. El guión nos “engaña” lo justo, pero te mantienen con la intriga hasta las últimas páginas.

¿Y el dibujo, Lamastelle-san?

Bueno,quizás lo más flojo de la obra. Es el típico dibujo “italiano” ( uy, como esto lo lea Manara la que se va a liar… 🙂 ). Blanco y negro, algunas tramas, poco gris. Contrastes muy fuertes entre los negros sólidos de las sombras y el resto de la viñeta, lineas no siempre bien definidas…

Pero con tantos dibujantes como han pasado por esta serie, no creo que se pueda hablar de un único dibujo. Lo que si me ha dado es la impresión de que el parecido de Julia con su modelo aumenta y disminuye según las escenas. Después de todo estas dos historias sDSC_0032on del 2000, aunque se publiquen ahora. Posiblemente la serie ha cambiado desde entonces ( y lo sé porque le he echado aun vistazo a algunas páginas de los últimos números en italiano 🙂 ).

Pero al Cesar lo que es del Cesar. Me ha encantado el diseño de escenas. Se leen en horizontal, sin grandes rupturas de la cuadrícula…Pero a veces los textos recorren en horizontal toda la página, fuera de las viñetas. Eso da una impresión de que esas viñetas están dentro de la acción que leemos increible. Es como una voz en off en una película noir clásica.

Ese montaje de “integrar viñetas en una escena de película” es de lo mejorcito que he visto en mucho tiempo.

Pasemos ahora a algo más importante, la ambientación. En una historia policiaca esto tiene un peso especial.

La época parece la actual ( en una viñeta vemos un iMac en un escritorio ) pero con ese toque de “ congelamiento temporal” que tienen las películas de cine negro. Los mafiosos visten en plan Corleone, la gente fuma en pipa, los fotógrafos usan carrete…

Los textos importantes ( cartas de amenzas, periódicos ) están traducidos al español, pero los textos de ambientación permanecen en inglés. En las señales pone “Street”, en las puertas “private”.

Considero que es parte del ambiente, un tópico más de una serie policiaca, para que el lector recuerde que la historia transcurre en USA y no en Italia ( o en España ).

DSC_0033Hay, sin embargo, un pero. Veréis, es algo retorcido pero como en esta web somos unos profesionales os lo vamos a contar.

Como pasa en muchas películas, cuando Julia explica lo que pasó en el misterio, vemos la “reconstrucción de la escena” a modo de flashback. Es un detalle sutil, pero en la primera historia, al ver esa “escena pasada”, el decorado no coincide exactamente con el que vimos en la historia. No se si es un efecto buscado ( ya sabéis, en plan “te-lo-cuento-pero-no-estaba-alli-y-no-se-como-fué-exactamente” ) o es que hubo dos dibujantes y uno tenía prisa.

No os diremos cual es el «despiste». Si leéis el tomo y miráis sabiendo esto lo descubriréis enseguida :-).

La edición de Aleta es muy correcta. Supongo que sigue a la original italiana. Aunque unos centímetros mas de tebeo le vendrían muy bien a las escenas costumbristas, donde los dibujantes ponen más detalles.

La portada del tomo es obra de Marco Soldi y NO es un espoiler, aunque lo parezca. Esa escena es falsa, no aparece en la historia, no os asustéis que no nos destripan el misterio en la mismísima portada. En la contraportada interior tenemos ( también a color y con el mismo cartón ) la portada de la segunda historia. Y esa portada tampoco es una escena real de la historia. Así que supongo que eso sucede on todas las portadas de la colección.

Hay un problema con la edición de la serie, pero no es culpa de Aleta. En Italia van por el número 200, aquí por el 22. Completar la serie llevará mucho tiempo.

Según la web oficial, en los números de este 2015 empieza a haber color. Eso le va a sentar de maravilla a Julia, como podemos ver ya si comparamos las portadas con el interior.

¿Por qué leer Julia?

Un personaje creible. Tiene una intrahistoria. Se parece a la Herpburn :-).

¿Por qué no leer Julia?

Buscas un dibujo más limpio. Buscas comics a color. Necesitarás paciencia para tener la colección entera.

Y el despiste curioso.

En una de las historia hay un personaje llamado Imelda Ramos. Es un personaje del montón, sale y ya está. No llega ni a secundario. Pero más tarde, al hablar de ella, la llaman Imelda Marcos. Supongo que al ser un nombre tan poco común en español el subconsciente traiciono o al rotulista o al traductor ( como cuando le dices a un español “Federico Garcia”, y te completa “Lorca”. Creedme, eso le pasó a una amiga mía que vivia en una calle con ese nombre. ).

No sé si este despiste se dió tambien en la edición italiana. Me resultó curioso.

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com