Saludos, mis queridos lectores. Aquí estamos de nuevo, en lunes-bis, ese día que otros llaman martes… ;-). Hoy toca una reseña de….A ver quién...

Saludos, mis queridos lectores. Aquí estamos de nuevo, en lunes-bis, ese día que otros llaman martes… ;-).

Hoy toca una reseña de….A ver quién lo adivina…Os doy una pista, empieza por T de Tezuka…

Hmmm, ¿Takahashi Rumiko, sensei?

Casi, pero no. Se trata de….Redoble de wa-daiko…Tesuka.

Ohhhhh. Caras de sorpresa para todo el mundo.

;-).

Lo prometido es deuda. Y hoy reseñaremos El árbol que da sombra.

El árbol… es una obra madura, inteligente, bonita y costumbrista.

No estamos exactamente ante un manga de esos que lees en el bus ( bueno, yo si lo fui leyendo en el bus mientras iba al curro, pero es que la vida del reseñador es dura. No todo son cheques de muchos ceros ( y algún uno ) y mujeres hermosas e inteligentes deseando admirar nuestras colecciones de manga ).

El guión de esta obra nos cuenta las vidas y peripecias de dos personajes en los cruciales años de la obligada apertura de Japón al resto del mundo. Uno de ellos es antepasado ( real al menos de nombre, sus acciones ¿quién lo sabe? ) del autor. El otro es un samurai imaginado por él. Esto es un arma de doble filo. Como personaje imaginario en un ambiente realista no está limitado por sus acciones de verdad, pero tampoco puede influir en ellas libremente o dejará de ser una historia basada en la realidad histórica.

Es una obra madura y larga. Las historias van evolucionando, creciendo y cambiando. De los intentos de un grupo de doctores de crear un centro de vacunación pasamos a la época de luchas intestinas y guerra civil que termina derribando al Shogun ( No, no es un espoiler. Sale en los libros de Historia 😉 ).

Como guionista entiendo la necesidad de continuar las historias entrelazadas hasta el final, pero como lector habría preferido que la historia se terminase hacia la mitad.

La historia es realistDSC_0074a y costumbrista. Y dura. Muere gente. A patadas. Hay hambre y enfermedad. Bueno, la mitad de los protagonistas son médicos. Enfermedades encontraremos a patadas. La otra mitad son samurais, así que de peleas y muertes tampoco andaremos escasos.

Hay una cosa que no me gusta, aunque pienso que es debido al tipo de género escogido por el autor. A veces, muchas veces en realidad, los personajes parecen actuar por espasmos mentales.

Un ejemplo.

Oh, veo a una mujer hermosa. Lo dejo todo por seguirla. Oh, me caes mal. Lo arriesgo todo en mi vida por matarte…

Por cierto, es increíble el número de violaciones que esta obra acumula. Ser mujer en esta época es más peligroso que ser feminista en Gor ;-).

El tono general de la obra es triste. Triste como la vida misma. Eso no la convierte en una mala historia, pero si en una que no pide a gritos ser releída por el usuario medio de manga, que busca evasión y distracción.DSC_0075

Para que os hagáis una idea, es como Los Miserables. Buena historia pero más triste que escuchar a Sabina después de que te deje la novia por tu mejor amigo en el día de tu cumpleaños.

El dibujo se puede diferenciar en dos tipos.

Los fondos y escenarios ( a mano o a base de plantillas ) son detallados y da gusto mirar algunas escenas y viñetas solamente por eso.

Los personajes son menos simples e infantiles de lo que estamos acostumbrados en este autor. Aun así, no dejan de estar definidos con un trazo sencillo y con pocas sombras.

La serie incluye unas pequeñas ayudas para entender el periodo, al final de los tomos. Lamentablemente, no se corresponden exactamente con el tiempo de cada tomo, lo que hace que hay algún espolier de cosas del tomo siguiente.

DSC_0073Se echa en falta un mapa de Japón, para seguir mejor la historia.

Comprar la serie es algo que recomiendo, pero no es fácil ni barato. En la web de Planeta, te salen los ocho tomos por 90 euros y unos céntimos. En tiendas, al menos en La Coruña, me ha sido casi imposible completar la colección y me han tenido que pedir alguno.

¿Lo volveré a leer? Entero no creo. Algunas escenas y tomos seguramente si.

¿Vale la pena comprarlo? No lo sé. Seguramente no lo compréis muchos por esta simple reseña. No es un manga para el 90 % de los lectores de manga ( seamos sinceros, si no hay minifaldas u hostias, no vende entre la juventud ). Pero si podéis pedirlo prestado a algún amigo o en una biblioteca, hacedlo.

¿Por qué leer El árbol que da sombra?

Buena historia, bien dibujado. Te gusta la Historia, además de las buenas historias. Tezuka mola.

¿Por qué no leer El árbol que da sombra?

Lento. Triste. Caro. Costumbrista e histórico, no sale Kenshin.

Y ahora, la curiosa promoción.

DSC_0046Son muchas ( pero no las suficientes, vale son pocas ) las series que te regalan con el número  uno un cofre o caja de cartón para guardar los tomos. En Thermae Romae acaban de hacerlo. En su número VI, digo 6 :-).

Curioso. Lo veo más como un regalo a los lectores fieles que como una promoción.

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com