Oh, una carta en mi buzón. Y es del editor-tono. Abrámosla, quizás sea otro cheque. Oh, son cinco semillas de naranja y un papel...

Oh, una carta en mi buzón. Y es del editor-tono. Abrámosla, quizás sea otro cheque. Oh, son cinco semillas de naranja y un papel donde pone: Reseña o muere. Buuuueeeenoooo, obedeceremos.

Hoy, mis queridos lectores, hablaremos de una obrita llena de muerte, asesinatos, robos, prostitución, revolución y algunas cosas más. Hablamos, claro, de una obra enfocada al público infatil-juvenil. ( Modo irónico off). ;-).

Osamu Tezuka adaptó allá por los 50 del siglo pasado ( que viejo me siento escribiendo así ) una obra de un autor ruso de nombre inescribible: Crimen y castigo.

¿Crimen y castigo adaptado para niños? Venga ya, eso es imposible.

Cosas más raras se han visto…DSC_0317

Otaku Manga sacó al mercado un tomo que contiene la adaptación de Fedor Dostoiewski junto con un relato ambientado en el Oeste ( de USA, lo que llamamos el Far West ).

El guión de Crimen y castigo es duro, como la obra de la cual procede. El texto original es denso y leeeeento de leer. La adaptación elimina ese problema y se deja leer muy bien. Aún así, quizás el autor ( o el traductor 🙂 ) se toma algunas libertades algo… escandalosas. La obra fué publicada en 1866. Pero cuando al policía que investiga el Crimen le explican las teorias sociales del protagonista ( me niego a escribir Rodión Románovich Raskólnikovcada vez que me refiera a él 🙂 ) y le explican las teorías sociales de Rodión se pone como ejemplos a Napoleón, Hitler, Stalin y Eisenhower.

Menuda previsión tenia el ruso,¿eh? ;-).

DSC_0319El dibujo de la historia es ágil y siempre en movimiento. Mientras leer la obra tienes la sensación de que lo que estás leyendo no es un tebeo, sino el story-board de una película. Los personajes están caracterizados y caricaturizados de tal forma que un joven lector ( léase niño ) no se pierda y distinga enseguida quien es quien. Claro que eso puede ser malo si alguien decide leerse el original pensando que tiene el mismo ritmo trepidante.

 

La segunda historia, Lemon Kid, es mucho más infantil. Aunque tiene una trama digna de una peli del Oeste ( de una no muy retorcida, claro. La típica historia que termina desenfundando a mediodía en la calle principal ) tiene un tono mucho más de película para niños-jovenes. Esto se aprecia tanto en el dibujo ( sencillo hasta para ser de Tezuka ) como en la acción quDSC_0320e muestran las viñetas. En pocas historias “serias” del Oeste los caballos bostezan y se tapan la boca con la pata ( bueno, quizás en aquellas historias del cow-boy solitario, siempre siempre lejos de su hogar. Pero he dicho “serias”… 🙂 ) o el héroe devuelve al enemigo una bala de cañón usando su fusil. Ese es el estilo de la historia, aunque tiene una moraleja sobre ser bueno y no querer ser un bandido. 

Vamos, que sigue el esquema clásico de las fábulas que los padres cuentan a sus hijos.

¿Por qué leer Crimen y castigo?

Es un buen resumen de la novela ( excepto en el final). Se lee rápido. Por la escena de la polilla bailarina ( metáfora del policia del criminal que quiere confesar ). Lemon Kid es un plus, porque no creo que se edite suelta en español.

¿Por qué no leer Crimen y castigo?

Te gustó la novela, con su tono lento y sombrío. El dibujo es de Tezuka. No salen peleas de robots gigantes ni colegialas de instituto.

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com