Allá van con el balón en los pieeeeees, y ninguno los podrá deteneeeeeer, el estadio vibra con la emociooooooooón de ver jugar a los...

Allá van con el balón en los pieeeeees, y ninguno los podrá deteneeeeeer, el estadio vibra con la emociooooooooón de ver jugar a los dos, a los doooooooos.

Uy, que se me escapa. Y es que es pegadiza, la maldita letra… Saludos un lunes más, queridos lectores. Aprovechando que había por ahí un Salón del Manga y que iba a visitarlo Yōichi Takahashi, tenía yo en mente la reseña de Capitán Tsubasa…DSC_0023

Pero el reseñador propone y el Alto Editor dispone, así que… 🙂

Así que hoy toca Capitán Tsubasa, de Yōichi Takahashi. O, para entendernos, el tebeo de Oliver y Benji :-).

Hagamos historia. España, años 90. Habían llegado las cadenas de televisión privadas. Y una de ellas llenaba la parrilla infantil con series japonesas ( mutiladas y “adaptadas” via Italia, pero algo era algo ). Y una de ellas iba de fútbol.

Fué un éxito, claro. Y eso que era una serie ya vieja. Lo que aquí se denominó Campeones era la adaptación de 1983 del manga Capitán Tsubasa, de 1981. Patrocinada por la Asociación Japonesa de Fútbol se creó para potenciar este deporte en ese país.

1981. En España, en 1981 teníamos esto.

La serie de dibujos arrasó entre la juventud masculina. En cambio, poco se supo de su origen en tebeo. Años después, Glenat la publicó. Bueno, realmente publicó la serie original, no todas las siguientes que surgieron tras el éxito en Japón de esta historia.

Y no, no voy a poner aquí todo el listado. Para eso os pongo los enlaces a la Wikipedia :-).

DSC_0023Capitán Tsubasa ( CT desde ahora ) es una historia sencilla. Su guión no tiene más secretos que ser una historia sobre el talento que, a base de esfuerzos y motivación, llega hasta el merecido triunfo.

Justo lo que NO pasa en la vida real. Será que los años me han vuelto cínico para estas cosas.

A lo largo de tres campeonatos seguiremos la progresión de Tsubasa y sus compañeros. Esta es una obra coral, aunque sin perder nunca de vista al protagonista.

Y aprenderemos algunas cosas que no sabíamos sobre el fútbol japonés, como son que:

* Desafía las Leyes gravitatorias y de la inercia. Ni Songoku volaba como estos muchachos.

* Los árbitros japoneses nunca pitarán una entrada ni aunque te arranquen la rodilla a patadas.

Los personajes empiezan siendo bastante planos, aunque a lo largo de los números ( y de los años, tanto de historia como de tiempo real de dibujar el manga ) se les pone algo de profundidad. Tampoco gran cosa. Si algo funciona, ¿para qué tocarlo?

Y luego están las chicas.DSC_0024

Las chicas aquí son parte del decorado, me temo. CT fué creada destinada al comsumo de jovenes masculinos, y eso se nota mucho. Básicamente sale alguna madre, las managers y la ojeadora de una escuela. Y la ojeadora es el personaje más desarrollado, lo que es muy triste.

Las madres bueno, son eso, madres. Animan a sus hijos ( realmente solo la madre de Tsubasa ) y sirven sandía cuando los compañeros van a merendar a casa o a ver un partido por la tele.

La ojeadora pues piensa en a cual de los rivales sobre el campo elegir mientras luce palmito.

¿Y las managers? A pesar de lo que su nombre ( en castellano, no sé como las llaman en el original ) podría indicar, se dedican a llevar toallas, servir bebidas refrescantes y vendar tobillos doloridos.

Una vergüenza, lo sé. Aunque en un par de tomos aparecen algo parecido a subtramas amorosas,no se desarrollan casi hasta el final de la serie.

¿Y qué decir del dibujo? Es sencillo, muy ochentero. Se ve con años, aunque se deja leer. Muchas veces las viñetas están tan llenas de líneas de movimiento, texto y balones que agobian.

Un fallo que le he encontrado a esta edición es que algunas viñetas son apaisadas, ocupando en horizontal las dos carillas, mientras que los ojos se van a leer de arriba a abajo. Esto a veces es confuso en medio de un partido y tienes que leer dos veces para no perder el hilo.

Por cierto, se lee desde la derecha.

Los personajes se van definiendo a medida del transcurso de la obra, pero aún así hay algunos que nunca llegan a tener “cara propia”.

Algo que no me ha gustado es que, en las sobe cubiertas y en la portada hay espoliers de lo que pasa. Por ejemplo, tras un partido que ocupa cinco tomos ( el tiempo es relativo en el fútbol japonés 🙂 ) en la portada del sexto ves un dibujo que te informa del resultado antes de leer la primera viñeta.

¿Por qué leer CT?

Te gusta el fútbol. Quieres conocer el original de la serie de animación.

¿Por qué no leer CT?

Se hace demasiado sencilla y larga. No te interesa el fútbol.

Un ejemplo de Justicia histórica.DSC_0021

La historia de Japón en los Mundiales no es gran cosa. Quedaron segundos en el Mundial que organizaron junto a Corea del Sur (por lo que se clasificaron automáticamente ) pero en aquel torneo los árbitros tuvieron algunas decisiones que, hmm, podrían calificarse como casualmente favorables a los anfitriones ( a ambos, eh ). O eso dicen los que saben de fútbol, a mí no me miréis :-).

¿Y qué Selección ganó el Mundial de Fútbol en 2011, siendo la vigente Campeona Mundial?

Siiii, las Nadeshiko

Managers, estaís vengadas. :-).

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com