Saludos, queridos lectores. Venía yo a nuestra sede central de ELHDLT paseando por los campos, a pie, sin prisas. Y de pronto me dí... Kitaro 7, de Shigeru Mizuki.

Saludos, queridos lectores. Venía yo a nuestra sede central de ELHDLT paseando por los campos, a pie, sin prisas. Y de pronto me dí cuenta de que los animalitos estaban cantando la canción del gue,gue,gue. «Kitaro el del cementerio ha debido de ganar otra batalla«, me dije. Y me entraron ganas de comentaros el séptimo tomo de las aventuras de este yokai japonés, contadas por Shigeru Mizuki y publicadas por Astiberri.

No es la primera vez que este niño viene a visitarnos. Don Enrique nos habló de él hace un poco más de un año (un año y 3 días, por ser más exactos como buenos japoneses).

Este séptimo tomo continua la publicación de la obra completa. 11 tomos son los que la compondrán. Sin prisa pero sin pausa. Estamos hablando de un tomo que recopila 10 historias escritas en 1968. Tampoco nos vamos a poner con exigencias de velocidad :-).

1968. La mayoría de vosotros, mis queridos lectores, ni siquiera habíais nacido. Bueno, tampoco habíais nacido cuando Tolkien escribió La Comunidad del Anillo y la habéis leído…¿Por qué la habéis leído, verdad?

¿Ha envejecido bien esta obra? Pues os diría que sí. Es cierto que algunos rasgos de los personajes se nos hacen extraños hoy en día, pero eso se debe a que el manga ha evolucionado a nuevas formas de narrar, no a que éstas sean malas.

El guión se dedica a contarnos diferentes historias (10 en este caso) de este superhéroe casi invencible. Tras 6 tomos viendo como las historias terminan con el éxito de nuestro héroe, podríamos pensar que se han hecho monótonas y repetitivas. En absoluto. Para el autor lo importante no son la lucha o las peleas; sino el camino, el nuevo yokai que se nos presenta en cada historia. Hay historias que se resuelven casi hablando, sin acción.

Kitaro es poderoso, lo sabe todo de los yokais. Y si no es así, pues consigue un nuevo poder o es su padre quién sabe lo que necesita. Pero casi siempre empezamos con un misterio, sin saber a quién nos enfrentamos. Como lectores occidentales estamos tan sorprendidos y somos tan ignorantes como los protagonistas humanos de las historias. Igual que a ellos, Kitaro nos contará lo que sucede y cómo solucionar el problema.

Y eso nos absorbe y nos hace seguir pasando las páginas.

Es posible que a veces digamos: «Aquí a Mizuki-san se le ha ido la mano«. Pero el folkclore japonés es muy raro y diferente al que conocemos en la vieja Europa. Se echa en falta algo como una guía de yokais. Pero es que el autor escribió una, aunque como obra independiente.

Para ser una serie episódica de 1968, Kitaro mantiene bastante bien la coherencia. Eso que llaman ahora la continuidad. Pero de una forma un tanto especial. Es cierto que, una vez descubierto un poder de Kitaro, éste lo mantiene. Pero también es cierto que algunos personajes aparecen y desaparecen sin que sus anteriores acciones importen.

Oye, que tú me traicionaste 3 veces. Bueno, somos amigos y confiaré en tí igualmente. Ey, ¿y tú no moriste hace tres tomos?

No pienso que sea un fallo del autor, sino su forma de complementar personajes populares ente los lectores con una linea argumental y temporal. Vamos, que puedes leer cualquier historia como si fuera una serie procedimental, pero no verás siempre el mismo capítulo con otros personajes. Aún así, para el lector de manga actual, el efecto es extraño.

Pasemos al dibujo. Una mezcla de fondos trabajados y detallados con personajes sencillos, casi caricaturescos. Tal vez pensemos que  es un estilo anticuado, de la época en la que la falta de medios obligaba a trabajar sobre fondos fijos y repetidos, a modo de plantillas.

Mira, justo lo que se sigue haciendo hoy en día. Y que se hizo siempre en las películas de animación.

Los fondos de Mizuki son preciosos. Tal vez abusa un poco de la plumilla para crear oscuridad, pero la riqueza de detalles no tiene nada que envidiar a obras europeas, que son las que suelen llevarse el mérito en este apartado.

Los personajes, sobre todo en lo relativo a sus caras, son sencillos. Con pocos trazos el autor nos muestra sus expresiones y sentimientos. Algo dificil cuando algunos personajes son solamente ojos rodeados de pelo o sin boca. Pero al igual que con sus historias, el autor nos cautiva como , si en vez de lectores curtidos en mil géneros y escuelas de tebeos, si fuéramos una generación más de jóvenes lectores japoneses.

Las onomatopeyas de las viñetas han sido traducidas en pequeños textos al lado de la viñeta de origen. Manteniendo intactos el dibujo y la composición originales.

La traducción es obra de Eva Sakai.

Os dejo de regalo una historia que la editorial nos deja en pdf, a modo de prueba.

¿Por qué leer Kitaro 7?

Historias sorprendentes sobre seres sobrenaturales totalmente diferentes a los occidentales. Un dibujo onírico y detallado. Tiene un tono atemporal que ha envejecido muy bien.

¿Por qué no leer Kitaro 7?

No te interesan los yokai japoneses. No te interesan las series sobrenaturales.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Kitaro 7 (Sillón Orejero)
Shigeru Mizuki, Eva Sakai Fonseca
Precio: EUR 17,10
Summary
Review Date
Reviewed Item
Kitaro 7.
Author Rating
31star1star1stargraygray
Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com