Dudo muy seriamente que mucha de la gente que conozco haya leído La Enfermedad Mortal, la obra original. Pero aún no siendo un autor... Søren Kierkegaard: La Enfermedad Mortal, el manga

Siempre he sido una persona profundamente racional. El método científico ha guiado mi vida desde mi juventud, bastante antes de saber qué demonios era eso. Quizás por ello siempre me ha resultado imposible creer en religiones, patrañas basadas en energías místicas new age, filosofías orientales de tienda de regalos o, incluso, en la bondad innata del ser humano. Y por ese racionalismo radical que reside en mis tripas, sentí una profunda fascinación por la asignatura de Filosofía en los últimos años académicos antes de saltar de cabeza al absoluto materialismo de la Ingeniería Industrial.

La mayor parte de las corrientes filosóficas que estudié se limitaron a provocarme una profunda curiosidad. Era fascinante descubrir cómo, a lo largo de la historia, el hombre ha ido identificando las grandes preguntas que le inquietaban y ver las construcciones lógicas que inventaba para darles respuesta. Algunos pensadores, como Platón, me resultaban inverosímiles pero comprensibles para un pensamiento lógico de una humanidad en pañales. Otros como Santo Tomas de Aquino me parecían aberraciones lógicas contra las que se rebelaba hasta mi última fibra. Y había alguno como Kant que parecía provenir de un universo distinto al mío de ajeno que me resultaba.

Pero hubo un autor que me marcó. Friedrich Nietzsche me introdujo de forma consciente en el nihilismo, un enfoque vital que, de un modo u otro, ya llevaba tiempo caminando a mi lado, y fue mi camino de entrada, con el tiempo, al perspectivismo, al objetivismo. Al existencialismo.

Y cuando vi un manga basado en una obra de Kierkegaard me picó la curiosidad. Pocos autores se me ocurrían menos trasladables a este medio…

la enfermedad mortal

Contiene: The Sickness Unto Death (East Press, 2009)
Guión: Kosuke Maruo
Dibujo: Variety Art Works
Formato: Manga rústica, 200 páginas.
Precio: 9.95€ en formato físico, 6.99€ en formato digital.

Manga de Dokuha

La línea editorial Manga de Dokuha («Leyendo a través del Manga») de la editorial japonesa East Press es una colección de adaptaciones o versiones de importantes obras literarias a lectores de manga que habitualmente no se acercarían a este género. En Japón se han publicado hasta el momento nada menos que 136 títulos de esta línea. En España están viendo la luz a través de La Otra H, y hasta ahora se han visto en nuestro país 28 de ellos, entre los que podemos destacar obras de Nietzsche, Maquiavelo, Shakespeare, Cervantes, Rousseau, Darwin o Descartes. Esta línea ha recibido cobertura mediática por la publicación, en algún caso, de adaptaciones de obras polémicas, como El Capital de Karl Marx, la infame Mi Lucha de Adolf Hitler o la novela comunista Kanikōsen, El Pesquero, del novelista japonés Takiji Kobayashi. En el primer año de vida de Manga de Dokuha se publicaron un total de 17 títulos que vendieron un total de 900 000 ejemplares. Las ventas medias de la línea, que se podía conseguir incluso en tiendas 24 horas como 7-Eleven, estaban en torno a los 35000 ejemplares.

La Enfermedad Mortal

Este manga no es una adaptación literal de la obra de Kierkegaard, sería totalmente imposible hacer algo así. En su lugar, nos plantea la historia de Masamichi Aida, un estudiante de bachillerato japonés que vive sumido en una constante desesperación por la presión familiar, personificada en su padre, que constantemente está recordándole que tiene que esforzarse al límite en sus estudios para poder entrar en una buena universidad y así conseguir un buen trabajo. Esta presión hace que Aida sea profundamente infeliz y sea incapaz de relacionarse con sus semejantes de forma sana. Y mientras está sumido en ese pozo de angustia, se encuentra con su tía Haruko, una escritora que se dedica a adaptar textos filosóficos para que puedan llegar al gran público (básicamente, lo mismo que hace East West con Manga de Dokuha, vamos), la cual le introducirá a las teorías del filósofo danés como punto de partida para afrontar sus males, que Aida sintetiza en la frase «estoy desesperado de ser yo mismo».

A través de varias conversaciones entre Masamichi y Haruko, se nos irá presentando, de forma básica y resumida, la vida y obra de Kierkegaard. Así, nos contará la historia de su infancia, controlada por un padre opresor que pretendía guiar todos y cada uno de los pasos que el niño Søren tenía por delante, las consecuencias de esa opresión en su vida adulta y cómo influiría todo eso en su obra filosófica, que bebe en sus inicios de la dialéctica de Hegel. Y así, se nos irán presentando de una forma ligera y amena las reflexiones del autor sobre estética y ética, sobre la propia aceptación y sobre la búsqueda de un sistema de valores que haga feliz al individuo. Y cuando terminas la lectura, te das cuenta que la vida de Kierkegaard tiene importantes paralelismos con la opresión a la que se ven sometidos los estudiantes de Japón desde sus primeros momentos, y eres consciente de que el existencialismo tiene, en mayor o menor medida, terreno de cultivo a nivel global.

Los autores

Una de las características que más llama la atención de esta colección es el casi anonimato de sus autores. Se señala en portada el escritor de la obra original, pero hay que bucear por los créditos, ya en la quinta página, para ver que la adaptación está realizada por el estudio Variety Art Works, e incluso investigar un poco más para saber que Kosuke Maruo, el editor de la línea, da indicaciones de guión al estudio y ellos hacen la adaptación final.

En resumen…

Dudo muy seriamente que mucha de la gente que conozco haya leído La Enfermedad Mortal, la obra original. Yo mismo no me encuentro entre ellos, mis contactos con Kierkegaard no han pasado de un puñado de textos sobre su obra en general. De hecho, pocos habrá a los que el término existencialismo les diga algo, y para la gran mayoría, probablemente Kierkegaard sea parte de un gag de Faemino y Cansado. Y juntando las palabras ética y estética, a más de uno le vendrá la memorable frase «en un mundo podrido y sin ética, a las personas sensibles sólo nos queda la estética», que el inmortal Ivà escribió en las páginas de Makinavaja.

Pero aún no siendo un autor habitual, es innegable el poso que ha dejado en la forma de pensar de nuestros tiempos. Kierkegaard influye notablemente, entre otros, a Camus, a Sartre, a Unamuno. Y quizás este tomo sea una forma rápida de aproximarse al pensamiento de una figura tan influyente.

Si quieres leer las primeras páginas de esta obra para hacerte una idea de qué te vas a encontrar, puedes hacerlo aquí.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com