Seguro que más de uno tiene el recuerdo de ver un buen montón de pequeños libros de Marcial Lafuente Estefanía apilados en algún lugar... Ken Parker 1, de Berardi & Milazzo

Seguro que más de uno tiene el recuerdo de ver un buen montón de pequeños libros de Marcial Lafuente Estefanía apilados en algún lugar de la casa. Aquellos seriales del Viejo Oeste que leían nuestros abuelos y heredaron nuestros padres, se unían a tebeos de la talla de Blueberry y al montonazo de producciones audiovisuales europeas y americanas que se sumaban a la fiebre por un género que hace unas décadas representaba con su omnipresencia lo que hoy en día es territorio superheroico. Los revólveres dejaron paso a los rayos caloríficos, los sombreros de ala ancha a las capas y antifaces, y los niños cambiaron la estrella de sheriff de su solapa por la del Capitán América.

Ken Parker 1

Uno de aquellos westerns, Las aventuras de Jeremiah Johnson, dirigido por Sidney Pollack y protagonizado por Robert Redford, sirvió de inspiración al historietista genovés Giancarlo Berardi para crear junto al dibujante de Tortona, Ivo Milazzo, una serie de aventuras ambientadas en el Lejano Oeste de segunda mitad del siglo XIX protagonizadas por un trampero —al igual que Jeremiah— que le debe su apellido a la popular marca de estilográficas, la preferida de Berardi.

Las aventuras de Ken Parker vieron la luz por primera vez en 1977, publicándose en tomos de unas cien páginas en su edición original en italiano, para llegar a un total de 59 números. En España, después de que varias editoriales como Ediciones Zinco o Norma publicasen una pequeña parte de todo ese material, ECC Ediciones comenzó hace medio año aproximadamente a publicar la colección al completo, recogiendo dos números por tomo. A estas alturas la colección ya va por su sexta entrega, novedad fresquita del mes.

Por lo tanto, cojamos un poco de pólvora y, como procedería Ken Parker, recarguemos pacientemente el fusil. Es hora de hablar de cómic.

Ken Parker cargar

El número encargado de dar el pistoletazo de salida y presentar al personaje hace referencia al arma que porta Ken Parker. Largo fusil comienza con un duro suceso teñido de sangre para el trampero, que henchido de rabia buscará venganza hasta una reserva al pie de la cual una tribu de indios cheyenne se mueren de frío y hambre. Con este escenario, Berardi construye un primer relato en el que la historia de venganza se fusiona con otra trama sobre el enfrentamiento entre cheyennes y el ejército americano de manera soberbia y con un aire de relato clásico delicioso.

Largo fusil nos presenta a un Ken Parker que se muestra como una especie de hombre moderno de la época, con su propia escala de valores y una moral férrea en un ambiente hostil y traicionero que le pone muchas veces entre la espada y la pared. En algunas ocasiones no queda más remedio que usar el arma.

Ken Parker 3

Estos dos tipejos me suenan

Durante la mayor parte del siglo XIX, y fiando su discurso a la doctrina del Destino manifiesto, EEUU llevó a cabo una expansión de sus fronteras hacia la costa oeste oprimiendo y desplazando de sus asentamientos a todas las etnias nativas. Bajo este escenario se formó toda la mitología propia de las historias de «indios y vaqueros». Ken Parker encierra el discurso de la convivencia y el respeto interracial, sin caer en una moralina barata que habría hecho del personaje alguien muy poco creíble. El guion hace uso de un amplio abanico de grises.

BANG!!!

Ken Parker cargar

En Mine Town, el segundo relato del tomo, Ken Parker ya está totalmente integrado dentro de los scouts del ejército que conocimos en Largo fusil. Un grupo de amigos muy variopinto, que incluso incluye un personaje que es una traslación directa de Obélix en el universo del western, junto con un par de personajes orientales procedentes de China. Esto permite a Berardi  rebajar un poco la intensidad del primer número con unas dosis de un humor blanco que encaja a la perfección —pese a que esté lleno de los clichés de la época.

No obstante, Mine Town también tiene altas dosis de acción, aunque en un contexto diferente: un poblado sin ley donde un turbio cacique se ha hecho con el control. Además, introduce la figura del párroco, y la lectura de la moral cristiana dentro de un escenario de violencia.

Ken Parker 2

No quiero confundir con esta última apreciación, Ken Parker es una persona recta, pero no de los que ponen la otra mejilla.

BANG!!!

Buenas líneas de diálogo y tramas bien elaboradas con un aroma de relato añejo que el estupendo dibujo de Milazzo se encarga de redondear; aunque otro día profundizaremos más en el arte de Ken Parker. Una lectura obligatoria para todo amante del género.

¡Tabernero, póngame otra!

Ken Parker 4

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Ken Parker núm. 01: Largo fusil/Mine Town
Giancarlo Berardi and Ecc Ediciones
Precio: EUR 9,45
Compartir:

Jaime G. Rueda

¿Qué decir? Si mezclas las más brutales paranoias de Charles Burns y Brandom Graham te quedas corto para describir la mierda que deambula por mi azotea. Esperad, ¿lo oléis?... creo que se me está quemando la comida. Ahora vuelvo. @Jaime_G_Rueda @elhdlt

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com