Rao, el dios que bendijo a Krypton con los progresos de una edad de oro, ha llegado a la Tierra y se ofrece a... JLA: El Poder y la Gloria

poder y la gloria

Algo se avecina… algo que tiene el potencial de destruir el tiempo y el espacio por completo. Todo indica que Superman está destinado a morir… y con él, nuestro mundo. Pero, de repente, surge una nueva esperanza: Rao, el dios que bendijo a Krypton con los progresos de una edad de oro, ha llegado a la Tierra y se ofrece a salvarnos a todos. Con Superman de su parte, Rao y sus acólitos no tardan en sanar a los enfermos y convertir a su fe a los escépticos. No obstante, nada es nunca lo que parece. En cuanto se produce el advenimiento de Rao, los miembros de la Liga de la Justicia empiezan a disgregarse.

Para quienes no hayan ido a misa en los últimos años, la letanía «Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria por siempre, Señor» se usan para resumir las tres primeras peticiones que se hacen en el Padrenuestro: «…santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad…» Así pues, no existe mejor forma de llamar a este arco argumental protagonizado por ni mas ni menos que Rao, el dios de Krypton, a quien el mismísimo Kal-El se ha encomendado muchas veces. Este dios que repentinamente aparece en la Tierra toma de inmediato tintes mesiánicos, «salvando» los cuerpos y las almas de los habitantes del planeta. Cura a los moribundos, redime a los delincuentes… Rao y sus profetas están haciendo del mundo un lugar mejor y… ¿acaso no es eso lo que los héroes de la Liga de la Justicia siempre han luchado por conseguir? Pero… Siempre hay un pero, y es lo que los Mejores Superhéroes del Mundo tendrán que desentrañar.

poder y la gloria

Bryan Hitch coge el DC You por los cuernos en su regreso a DC Comics por la puerta grande (aquí podéis leer la entrevista concedida a la editorial acerca de este relanzamiento), y lo hace encargándose como autor completo del supergrupo por excelencia de la editorial. Para ello nos brinda una historia de dioses, promesas y redención, con una JLA dispersa por el espacio y el tiempo, y frente a un adversario contra el que el propio Superman ha caído rendido. Este dios Rao se nos aparece en una encarnación pasada de 300 años de edad, en contraposición al Rao de 250.000 años que ha aparecido en La Tierra. Semejante longevidad y afán de mejorar el mundo es comparable al Kang / Immortus de Marvel, en una trama muy semejante a aquélla de Siempre Vengadores, en la conciden diferentes encarnaciones de un mismo personaje, con diferentes intenciones. según el instante temporal en que se encuentren.

Bryan Hitch fue muy criticado por su dibujo en esta saga. Es cierto que se trata de uno de los mejores dibujantes de superhéroes de esta década y la pasada, pero también es verdad que es endiabladamente lento. Si se le deja su tiempo, es capaz de ofrecernos auténticas maravillas como sus Ultimates o The Authority, pero tener que ceñirse a plazos de entrega mensuales le obliga a bajar el nivel, y así han salido sus Cuatro Fantásticos o este mismo El Poder y la Gloria donde, sin ser en absoluto un mal dibujante, está muy lejos del nivel al que nos tenía acostumbrados. Aquí abusa de los recursos que tan buenas críticas le granjearon hace ya quince años (viñetas con estilo cinematográfico, abundancia de primeros planos) pero peca de dibujar rostros en su mayoría inexpresivos y calcados de una viñeta a otra. Es como si no le apeteciera dibujar caras y dibujara siempre las mismas expresiones faciales. Me resulta similar a ver una película de Steven Seagal: mucha acción pero poca interpretación. Por si fuera poco, en el último número de este arco, Hitch sólo aporta el argumento, corriendo el guion a cargo de Tony Bedard (Exiliados, Green Lantern: El Tercer Ejército) y recayendo el dibujo en manos de Tom Derenick (Green Lanterns).

El tiempo pasado con Ellis y Millar le ha servido a Hitch para aprender a montar historias con grandes amenazas planetarias, lejos del típico «voy a destruir Metropolis«, y más del estilo «voy a conquistar el universo». Amenazas frente a las que los héroes, en principio, parecen indefensos, pero que no tardan en dejar entrever un punto débil. Normalmente suele ser Batman, siempre el detective, el que encuentra estas flaquezas, ayudado por Cyborg el científico, mientras los pesos pesados como Superman o Wonder Woman se abren camino a puñetazos. Entre medias, Flash, Green Lantern y Aquaman ponen su granito de arena; las acciones de éstos, si bien no resultan tan espectaculares a primera vista como las de los pesos pesados, sí resultan decisivas para el resultado final. Como en todo relato de acción que se precie, el plan de los héroes surte efecto exactamente en el proverbial último minuto, aunque las consecuencias pueden ser peores de lo que en realidad parecen ser.

poder y la gloria

Este volumen publicado por ECC Ediciones recoge los números 1 al 4 y 6 al 10 (el número 5 fue un fill-in dedicado al Detective Marciano para ayudar a Hitch a cumplir con los plazos de entrega) de la serie Justice League of America. Una serie que sólo duró estos 10 números y que, pese a los retrasos en las entregas de Bryan Hitch y su caída de nivel con respecto a trabajos anteriores, mantiene un buen nivel en todas las entregas. Una historia apocalíptica, una amenaza de la que sólo la Liga de la Justicia de América puede encargarse, y con los lápices de un Hitch que, aun en sus horas más bajas, supera con diferencia a muchos de los dibujantes de hoy.

Summary
Review Date
Reviewed Item
JLA: El Poder y la Gloria
Author Rating
41star1star1star1stargray
Compartir:
Jesús Tomás Dado

Jesús Tomás Dado

Lector de tebeos desde hace 40 años, antes de que se llamaran novelas gráficas. Totalmente enganchado a la lectura, el cine y y los dónuts de Lacasitos, pero vamos, que puedo dejarlo cuando quiera. Los dónuts no, lo otro.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com