Iron Man ha vivido muchas aventuras a lo largo de los largos años en que lleva publicándose su series. Algunas mejores y otras peores,... Iron Man: De brillante armadura

image_gallery

Iron Man ha vivido muchas aventuras a lo largo de los largos años en que lleva publicándose su series. Algunas mejores y otras peores, pero pocas más recordadas que el Iron Man 150 (EE.UU) cuando viaja al pasado junto al Doctor Muerte. En concreto lo harán a la época Artúrica, encontrándose con el mismísimo Arturo y la malvada Morgana, finalmente teniendo que unir ambos científicos sus mentes para lograr regresar a su tiempo.

Claro está que no será esta la última vez que algo similar suceda. Las rutas temporales se han convertido en uno de los tópicos de Muerte e incluso llegó a mantener un romance con la citada Morgana. Las idas y venidas de los personajes hace que en ocasiones se caigan en momentos que recuerdan a otros, pero debe verse la habilidad de los autores para lograr que no sea un mero plagio.

IronMan150-8

En la primera parte del tomo El invencible Iron Man: De brillante armadura el armado Tony Stark debe regresar a este pasado tras haberse encontrado su casco con un cráneo dentro, que bien cabe suponer que es el suyo. No queda otra que lanzarse a encontrarse con un mundo que ya conoce, enfrentar sus peligros y con suerte regresar a su época.

El volumen avanza tras retornar al personaje a su tiempo para que pueda enfrentarse con sus problemas de la vida diaria, las consecuencias de sus acciones y también los demonios que acosan el matrimonio entre sus dos grandes amigos Pepper Potts y Happy Hogan, sin dejar de lado las habituales complicaciones amorosas del industrial y sus habituales enemigos.

Entre estos se contará el retorno,en cierta forma, de uno de sus oponentes más temibles y veteranos; una demostración de que en el universo Marvel el mal nunca muere a pesar de que (en apariencia) parece que siempre sea derrotado. Pero como muestra la última página, sin desvelar qué sucede, esto no suele ser así.

Se aprovecha entre medias para dar un vistazo a esa idea que siempre ha estado presente de que Tony Stark es el Howard Hughes de los superhéroes. Más allá de otros millonarios y genios, como por ejemplo Bruce Wayne o en la actualidad Peter Parker que ha logrado convertirse en un empresario de éxito, más allá de todos ellos Stark se presta a ser el que más en común tenga con el fallecido héroe americano.

list-howard-hughes-GettyImages-51380687-E

Estas similitudes son también un aviso de lo que quizá pueda sucederle si no tiene cuidado, si se deja ir por sus demonios personales y si decide vivir por siempre en su torre de marfil. Claro está que en este caso se da una visión muy simplista de quién era Howard Hughes y los problemas que pasó pero que sirve perfectamente bien a las intenciones de la historia presente.

Hay que leer siempre con el espacio que dan los años, situando cada trama y cada historia en su momento justo. Así pues el lector se encontrará con un Iron Man que todavía no ha dado su salto al cine, puesto que el trabajo que se presenta aquí se firmó en 2002-2003 quedando todavía un lustro para que llegue a la gran pantalla. Esto hará que muestre un tono y un carácter muy distinto al que el gran publico está habituado en él.

Teniendo esto bien claro y sin pretensión alguna la lectura es amena y cuenta con una narrativa bien llevada. En ocasiones los personajes pecan de ser algo simplistas y de tener algunos de los tópicos de principios de la década del 2000 que hoy son totalmente evidentes. También es el comienzo de dejar atrás la vieja época de los cómics, de modernizar las historias de una forma pensada y coherente sin caer en los excesos de los noventa (que tan mal trataron a Tony Stark.

Adentraos en un Iron Man en plena encrucijada vital.

Compartir:

Doc Pastor

Escritor, divulgador y periodista especializado en cultura pop. Devoro cine, cómic y series. Todos los gemelos malvados tienen perilla (la corbata es opcional).

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com