En 2012 se publicó por primera vez la obra Intachable: 30 años de corrupción, escrita y dibujada por el gran Víctor Santos. Recuerdo que... Intachable: 30 años de corrupción, de Víctor Santos

En 2012 se publicó por primera vez la obra Intachable: 30 años de corrupción, escrita y dibujada por el gran Víctor Santos. Recuerdo que me pareció que era un tebeo muy potente, transgresor incluso pero sin embargo me dio la sensación de que pasó muy desapercibido por parte del lector. Desconozco si fue por falta de promoción por parte de la editorial (Panini, al igual que en esta nueva edición) o bien si era porque el lector no estaba acostumbrado a este tipo de obras, ya fuera no solo por parte de un autor tan versátil como Víctor Santos, sino más bien porque la corrupción política no es algo que estemos acostumbrados a ver en el noveno arte.

Intachable

Ahora, ocho años después, Panini Cómics a través de su sello Evolution vuelve a dar una oportunidad a la obra con la esperanza de que llegue a más lectores y que esta vez sí consiga el reconocimiento que se merece. Porque amigos, habrán pasado ocho años, pero este tema sigue estando igualmente vigente. Con el marco de la corrupción política con base en la costa, Víctor Santos nos regala un thriller donde no falta de nada: dinero negro, soborno, drogas, prostitución, sangre, sed de poder… Un tebeo perfecto que sirve como entretenimiento sobresaliente en estos tiempos que corren, pero que también vale como arma de protesta contra esta lacra que vive entre nosotros desde hace décadas hasta el punto de que ya es algo casi normalizado.

Es cierto que en España este tipo de historias ya han sido tratadas en series de televisión como la excelente Crematorio o en la reciente película de El reino. Sin embargo en el mundo del cómic no se me ocurre ningún ejemplo previo. Víctor Santos se nutre de este tipo de historias, de películas como Scarface, Goodfellas o French connection así como de géneros como el neorrealismo italiano para contarnos la historia de César Gallardo, el protagonista de Intachable. La historia empieza en 1982 y llega hasta los 30 años que indica el subtítulo.

Intachable

Santos nos muestra a César como un político de pura cepa. Un tipo que sabe muy bien lo que quiere y sabe cómo conseguirlo, pero sobre todo conoce muy bien los atajos que debe tomar y la falta de escrúpulos necesaria para ello. En las más de 100 páginas de Intachable podremos ver ascensiones meteóricas, matrimonios de conveniencia con la finalidad de escalar puestos o ganarse la opinión pública… Más de uno (y de dos ejemplos) de que todo tiene un precio. Con pulso firme Santos nos va presentando a los personajes, así como sus motivaciones. Conoceremos muy bien a César, pero también a Gabriel Solís, su amigo de la infancia, que será el perfecto empresario de la noche encargado de todo tipo de “negocios” cuya única finalidad es financiar la carrera de Gallardo. Algunas páginas del libro muestran escenas como adjudicaciones para la construcción de urbanizaciones o monumentos absurdos (tema que me suena, vivo al lado de uno). La trama va ganando en ambición y tensión según avanza hasta llegar a su desenlace que desgraciadamente es el que te esperas.

Un detalle que me ha parecido soberbio de Intachable es cómo el autor nos vende a César Gallardo. Lejos de convertirlo en un antihéroe como suelen hacer las ficciones habitualmente con sus protagonistas (ya sean traficantes, asesinos o políticos corruptos como en este caso), Santos consigue enganchar al lector, que este siga con un interés desmedido la evolución de Gallardo. Pero, sin embargo, en ningún momento nos lo endulza o pretende que empaticemos con él. Santos logra un equilibrio que es muy raro de ver en obras de este tipo independientemente del medio que las traten consiguiendo la única emoción posible: desprecio por los actos aquí narrados y los medios empleados para lograr el éxito.

Intachable

Otro acierto que le tenemos que reconocer a Santos es que consigue que asociemos a los personajes de Intachable con políticos reales. Lo triste es que los nombres de actualidad no son los mismos en 2012 que en 2020, pero con todo, los actos de Gallardo siempre van a evocar a un político u otro, y no siempre del mismo color.

En Intachable Santos da el do de pecho firmando el mejor guión de toda su carrera. Esto no significa que el dibujo desmerezca, nada más lejos de la realidad. Santos sigue exhibiendo su abrumador abanico de recursos con una narrativa muy cinematográfica donde su uso de las sombras y claroscuros, así como la composición de página logran quitarnos el aliento. Otro aplauso merece el uso del color con una tonalidad de colores fríos que se alternan a la perfección con otros de tonalidad más pastel según lo requiera la historia.

Intachable

Un tebeo imprescindible que debería ser de lectura obligatoria para todo el mundo. Ojalá Santos nos siga trayendo más tebeos de este tipo, mientras tanto habrá que releerse Polar, Bad Girls o Pulp Heroes entre otras.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com