Y llegamos al final de Imperium, el que prometía ser el capítulo definitivo en la historia de Toyo Harada. El que fuera el mentor... Imperium 4 (de 4): Tormenta

Y llegamos al final de Imperium, el que prometía ser el capítulo definitivo en la historia de Toyo Harada. El que fuera el mentor de Harbinger llegaba en Imperium a su punto álgido al construir una nueva nación y una nueva sociedad al margen del resto del mundo y a su pesar. Imperium ha sido una gran reflexión disfrazada de pijamas y mamporros de los límites a los que nos pueden llevar los sueños y hasta dónde somos capaces de llevarlos.

Imperium 4 (de 4): Tormenta

En tomos anteriores, veíamos cómo la utopía de Harada no era bien vista por la mayoría de las potencias mundiales. Ahora todo se encamina hacia la batalla final en la que Harada y los suyos harán frente a su antigua discípula Livewire y los H.A.R.D. Corps.

De nuevo disfrazado de una gran batalla a lo Ultimates o The Authority, Joshua Dysart sigue ahondando en un debate sobre el precio de la utopía, lo que implica llevarla a cabo y el relativismo moral en todo ello. Lo que para unos es erradicar los problemas de la sociedad, para otros es el despliegue de un enorme poder al margen y en contra del resto de la propia sociedad. Dos modelos globales que creen ser el correcto luchando frente a frente.

Imperium 4 (de 4): Tormenta

Una historia como ésta, con las implicaciones que supone, sería completamente imposible en Marvel o DC (salvo quizá en algún tipo de historia alternativa). Las posibilidades del universo Valiant, donde no existe ese control inmovilista del statu quo, son muchísimo mayores. Puede que Toyo Harada nos pueda recordar a una amalgama a de Charles Xavier y Magneto, pero la elasticidad de este universo nos permite llegar a preguntas mucho más ambiciosas.

La frontera entre el revolucionario y el terrorista es realmente tenue en el Toyo Harada de Imperium. Es complicado ponerte de parte de alguno de los dos bandos de la guerra que se nos relata… o al menos hacerlo sin dudas. Nadie es el bueno ni el malo y, a la vez, todos lo son. Esto abre además la puerta a otro tema interesante y es que podemos ver el enorme estipendio de recursos de ambas partes con el único objetivo de que la otra no tenga la razón. La exploración de los metahumanos como armas de destrucción masiva de fácil ocultación y desechado se explora también bajo un punto de vista impensable en las dos grandes. Imperium permite de algún modo usar los superhéroes para explorar la realidad política y social que vivimos más a fondo de lo que permiten los personajes de Marvel y DC.

Imperium 4 (de 4): Tormenta

Al fin y al cabo, Imperium en concreto y Valiant en general, nos permite devolver a los superhéroes a esa ciencia ficción de la que procedían antes de convertirse en su propio género, casi presos de su código, y de nuevo plantear preguntas mediante la ficción sobre la misma realidad.

Puede que el final quizá no se todo rotundo que esperábamos de algo tan grande y que lo que parecía el culmen de la historia de Harada, no sea sino otro capítulo más. Puede incluso que Khari Evans no sea el mejor dibujante que ha tenido la serie y que sus trampas de Photoshop para los fondos canten más de lo admisible, pero este final de Imperium no desmerece el conjunto global de este relato de superhéroes que nos enseña las consecuencias de que los hombres sean más pequeños que sus sueños.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Precio: EUR 12,30
Summary
Review Date
Reviewed Item
Imperium 4: Tormenta
Author Rating
41star1star1star1stargray
Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com