Tras el debut de los autores como pareja artística en Mary Shelley: La muerte del monstruo, Raquel Lagartos y Julio César Iglesias vuelven a... La Hierba del Estío

Tras el debut de los autores como pareja artística en Mary Shelley: La muerte del monstruo, Raquel Lagartos y Julio César Iglesias vuelven a colaborar en una historia atípica en el mercado español. La Hierba del Estío es una obra ambientada en el Japón feudal, y centrada en el código del honor japonés, pero con un toque de romanticismo y de reparar en la vida y las segundas oportunidades, un género poco habitual en nuestro mercado. Esta historia podríamos haberla visto en cualquiera de las obras de Koike y Kojima, o incluso haber sido escrito por Taniguchi. Pero hay que reconocer que no es un género que solamos leer mucho en el cómic español y cuando las leemos, se acercan más al Shonen o el Shojo manga.


La Hierba del Estío
Un grupo de campesinos encuentra al samurai Araki Sanosuke malherido y al borde de la muerte. Temiendo meterse en problemas, se plantean dejarlo a su suerte, pero el joven Otani insiste en salvar su vida porque aspira a convertirse en su pupilo. El problema viene cuando en plena recuperación de Sanosuke, el Daimyo de la región lo reconoce y le recuerda que tiene una acusación de asesinato por parte de Shigeru Hirata, y decide resolver las diferencias en un duelo a muerte. Uno de los campesinos alega que debe esperar a que se recupere para que se trate de una pelea justa, a lo cual accederá el Daimyo. La recuperación  dará pie a que Sanosuke repare en su vida anterior, y aprenda a apreciar cosas que hasta ahora le habían pasado desapercibidas.

La historia tiene el típico ritmo sosegado de las historias de samurais en el ocaso de sus días. Se centra mucho en los recuerdos de Sanosuke, con escenas que pueden recordar a esos flashbacks de la película Gladiator, con esas escenas que son rememoradas gracias a la brisa que corre o al tacto de la hierba del estío. El personaje de Sanosuke tiene un arco evolutivo evidente, llevado a la máxima expresión en su primera y última comida en este relato, y cómo aprende a apreciar los alimentos. El personaje de Otani, representa ese ímpetu de la juventud por dejarse llevar por lo que ha oído de la vida de los samurais, y es interesante ver las enseñanzas del veterano samurai y cómo intenta hacerle ver la realidad menos romántica.  Una historia tranquila y bella que te transporta a los arrozales, las praderas y las fiestas populares del siglo pasado.

La Hierba del Estío
El dibujo de Raquel Lagartos es un dibujo limpio, de contorno grueso y con un color muy atractivo, con paisajes acuarelados con tonos suaves. El único contraste vamos a encontrarlo en una escena de flashback/sueño con varias muertes, en las que vamos a ver un color rojo más llamativo que el resto de la obra. Nada que ver con el tono lúgubre y el color basado en gamas grises y colores oscuros de su obra anterior.

La obra remata con un final con moraleja y que deja participar al lector aportando su granito de arena y dejando que cada cual interprete a su manera, aunque es bastante evidente lo que ocurre a continuación, y que no vemos. Una obra pensada para evocar sensaciones en el lector e invitar a pensar en los pequeños detalles de la vida.

La Hierba del Estío
En definitiva, La hierba del Estío.

Una obra modesta, de corta extensión, que nos retrotrae al Japón feudal y que juega con el concepto del código del honor (Bushido) para plantearnos una historia de segundas oportunidades y de cambiar la forma de mirar por nuestros ojos. La Hierba del Estío es de esas obras que conviene leer con tranquilidad, recreándose en los paisajes y en los pequeños detalles que se esconden en cada página. De esas obras que invitan a la relectura.

Lo mejor: El tono pausado de la historia. El color. Los pequeños detalles.

Lo peor: Si eres más de historias de acción, y menos costumbristas, no es tu cómic.

Para amantes de la cultura japonesa de principios del siglo XX. Para los que gustan de historias tranquilas y que llenan de paz. Para los que disfrutaron la anterior obra de los autores, no les defraudará.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com