1997. Antes Marvels había marcado el camino, pero tardarían algunos años en verlo. Hubo que esperar al éxito de otras iniciativas como Las historias... Heroes Return. Thunderbolts 1

1997. Antes Marvels había marcado el camino, pero tardarían algunos años en verlo. Hubo que esperar al éxito de otras iniciativas como Las historias jamás contadas de Spiderman u otros títulos en editoriales vecinas como Astro City o Kingdom Come para que Marvel se diera cuenta. Atravesaba una de sus peores crisis tanto a nivel de ventas como creativo. Los mutantes, sus niños mimados hasta entonces, venían de un evento infame llamado Onslaught. Spiderman acaba de salir de la Saga del clon y los Vengadores y 4 Fantásticos andaban metidos en aquello de Heroes Reborn con Rob Liefeld y compañía. Parece lógico que para encarar la siguiente etapa necesitaban ponerla en manos de aquellos que estaban diciendo cómo serían los tebeos en los años posteriores. Y así es como Kurt Busiek y Mark Bagley crearon a los Thunderbolts.

Heroes Return. Thunderbolts 1

Por más que ahora Panini ahora lo englobe dentro del epígrafe Heroes Return, la pertenencia de Thunderbolts a esta iniciativa es más espiritual que histórica. De hecho se podría considerar esta serie como una avanzadilla, ya que hasta el año siguiente no llegarían los Vengadores de Busiek o el Capitán América de Mark Waid. Es decir, Thunderbolts fue cronológicamente paralela a Heroes Reborn y es fundamental lo que ahí sucede para la génesis de esta serie. La ausencia de los Vengadores y los 4 Fantásticos propicia la aparición de este grupo surgido de la nada para llenar el hueco y esto nos llevaría al mítico final del número 1, que a todos nos rompió la cintura. Han pasado más de 20 años y ya es casi de dominio público lo que allí sucede, pero por trataremos de evitar detalles por si aún queda alguien por disfrutar de uno de los mejores “continuará” de la Historia Marvel.

Los Thunderbolts debutarían en Incredible Hulk 449 (no incluido en este volumen), como antagonistas de un Hulk de Peter David en uno de sus peores momentos, pero pronto recibirían su primera historia como protagonistas en el especial Tales Of The Marvel Universe 1 y ya en manos de sus creadores, Kurt Busiek y Mark Bagley. Busiek reutilizaría el recurso del tipo de la calle, que tan bien le había ido en Marvels y Astro City, para acercarnos a lo que parecían ser un montón de recién salidos de la nada. Poco después llegaría el número debut de la serie regular recogida en este volumen. A primera vista, tenemos un número uno superheroico de manual: amenaza de segunda, presentaciones de personajes a tope de explicitud y molonidad, un vistazo a la interacción de los protagonistas dentro y fuera del combate, elevar el nivel de amenaza y aderezarlo con la aparición de algunos otros héroes conocidos. Y entonces… bueno, el resto es Historia.

Heroes Return. Thunderbolts 1

Una vez acaban de marcar un hito y han dejado claro que los Thunderbolts tienen su propia identidad, Busiek y Bagley ya se pueden permitir hacer un tebeo de superhéroes con todos los códigos conocidos, dejando ver que sólo hay que saber usarlos para que funcionen por más que los hayamos visto una y otra vez. A una construcción de personajes sólida, una trama de fondo seductor y una dinámica de reparto deliciosamente desarrollada sólo le tenemos que añadir unas bonitas y vistosas ensaladas de guantazos superheroicos y a disfrutar.

Poco a poco, Busiek y Bagley nos entrampan en su tela de araña atraídos por el zambombazo inicial e hipnotizados por las deliciosas caracterizaciones de Meteorito, Ciudadano V y resto de protagonistas, todos ellos carismáticos, tridimensionales y heterogéneos. Tal vez por eso nos llame la atención lo montonero y hasta ridículo de los distintos antagonistas de esta serie, pero pronto veremos que no es es sino la forma de Busiek de decirnos que el conflicto de estos héroes son ellos mismos.

Heroes Return. Thunderbolts 1

Busiek nos presentaba un modo de trabajar con los superhéroes de siempre moderno e impactante y si había en los años noventa un dibujante que encarnaba tradición y modernidad en un sólo lápiz, ese era Mark Bagley. Bagley nunca fue una gran estrella pero su currículum ya abarcaba los New Warriors o Spiderman. Siempre en un plano discreto, pero sólido y con una personalidad inconfundible, Bagley se ha convertido en uno de esos artesanos que han edificado los cimientos de algunos de los cómics más míticos de la industria.

Han pasado más de 20 años y los cómics han cambiado mucho. Thunderbolts ya no es la novedad que a todos nos dejó ojipláticos, pero los tebeos bien hechos siempre serán tebeos bien hechos.

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

  • XAVI

    15 enero 2020 #1 Author

    «los Vengadores y 4 Fantásticos andaban metidos en aquello de Heroes Reborn», de hecho, lo de Los Vengadores ya venía de antes, de cuando La Encrucijada. Otra cosa más que Busiek a lo Geoff Johns tuvo que arreglar y dar un mínimo de coherencia. En la propia imagen se pueden apreciar como Busiek tira de cantera (Espadachín II y Magdalena, Daredevil, Puño de Hierro y Luke Cage, Spiderman) y utiliza a otros héroes que deben suplir al supergrupo principal. En el Universo Marvel no hay unos Teen Titans pero si unos Young Warriors. Como muy bien apuntas, Thunderbolts fue una apuesta arriesgada pero innovadora. Tanto que hasta nuestros días ha durado. Por cierto, » los tebeos bien hechos siempre serán tebeos bien hechos «, buen frase.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com