Un día te despiertas en una cabaña en mitad de un bosque. Sientes que algo va mal, algo no cuadra y la única persona... Harmony: Primer ciclo

Un día te despiertas en una cabaña en mitad de un bosque. Sientes que algo va mal, algo no cuadra y la única persona con la que hablas, y que además cuida de ti, es un anciano huraño que solamente tiene como amigos a una viejecita y su lobo blanco. Además notas que tienes habilidades extrañas y oyes voces en tu cabeza que te evocan recuerdos que no sabes si son reales o no…

Así comienza Harmony, la nueva serie de cómic francobelga cuyo primer integral ha publicado Dibbuks en nuestro país el pasado mes de marzo. Este voluminoso tomo incluye los tres primeros números de la serie: Memento, Indigo y Ago, además de un buen puñado de extras, y es una de las series más frescas y más adictivas con las que he topado en los últimos tiempos.

memento

Esto es gracias en parte a la forma en que el autor nos va contando la historia, sin prisa pero sin pausa, sin adelantarnos los acontecimientos. De esta forma consigue que, como lectores, seamos presa del mismo desconcierto que la protagonista de la historia. Una historia protagonizada por adolescentes y niños con poderes y malvadas corporaciones, que versa acerca de una inocencia interrumpida a causa de un gran poder. Hay retazos del Akira de Katsuhiro Otomo, de Stranger Things o de sagas de novelas como El corredor del laberinto, Divergente o La quinta ola.

Mathieu Reynés se nota que disfruta con su creación y tiene claro el camino que quiere trazar para Harmony y el resto de los protagonistas de esta epopeya adolescente. Desde luego no ha inventado la pólvora, pero no hace ninguna falta. Ha sabido coger lo que más le gusta de algunas de las obras mentadas más arriba y ha creado un cóctel con identidad propia que estoy seguro será recordado con el paso de los años gracias a este fascinante puzle que ha configurado y del que nos va dando las piezas con cuentagotas. Un rompecabezas con una estructura inusual y donde las respuestas a veces son dadas antes de plantear la cuestión o donde las resoluciones pueden aparecer en cualquier momento.

El dibujo es otro de los puntos sumamente atractivos de Harmony. Reynés posee un trazo muy fresco, dinámico y con un aire juvenil muy en la línea de otros maestros de la BD como puede ser Crisse. Los personajes están muy bien caracterizados y los niños y adolescentes aparentan tener la edad que se supone que tienen. Su narrativa es portentosa y se nota en las muchas escenas de acción que hay en este primer ciclo.

indigo

Pero hay un elemento del dibujo que me parece especialmente reseñable y son los fondos y escenarios. Reynés usa muchísimas viñetas panorámicas para mostrarnos en toda su gloria muchos de los lugares donde suceden los acontecimientos, tanto que en ocasiones casi parece el storyboard de una película de animación por lo bien que se puede seguir la secuenciación. Todo esto lo alterna también con algunas planchas en las que hay de ocho a diez viñetas y que le dan un ritmo vertiginoso a toda la trama. Reynés es un autor con recursos y en estas páginas se queda a gusto demostrándolo. Para completar la parte artística, el color viene dado por Valérie Vernay que le confiere a la obra un acabado fantástico.

Fresca, emocionante, misteriosa. Estos son algunos calificativos que le puedo poner a la obra de Mathieu Reynés, autor del que solo se había publicado en castellano su obra La memoria del agua, donde ejerció como guionista. Sin embargo, ya tiene una larga trayectoria con títulos como: Sexy Gun, Banana Fight o Lola Bogotá. Habitualmente suele publicar con Dupuis, editora responsable de la publicación de Harmony,  obra que actualmente ha visto publicado su cuarto volumen, por lo que lamentablemente tardaremos todavía bastante en ver en España el segundo ciclo que presumiblemente incluirá los álbumes cuarto a sexto.

tomes 1 2

Este Harmony: primer ciclo se completa con una completísima galería de ilustraciones de Reynés donde podemos ver parte de su proceso creativo, que va acompañado de algunos textos del propio autor muy interesantes.

Esta reseña ha quedado algo más corta de lo habitual pero de verdad, lo he pasado tan bien leyendo esta obra sin saber nada sobre la misma, que espero lograr que corráis a vuestra librería más cercana para haceros con ella. Lo malo es que nos tocará esperar mucho hasta el próximo volumen. Una pena, yo quiero más, y lo quiero pronto.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com