Ya echábamos de menos a Harley, ¿verdad? A ver, el sosainas ese que ha dicho que él no, que coja la puerta y salga...

Ya echábamos de menos a Harley, ¿verdad?

A ver, el sosainas ese que ha dicho que él no, que coja la puerta y salga de la habitación. ¿Ya estamos todos?

Bien. Empezamos nueva etapa en el punto #DcYou empezando con el especial Divergencia publicado en el número 2 de la serie Convergencia: Plastic Man and the Freedom Fighters, que… copón, qué difícil nos lo ponen a los lectores de DC. Y luego se quejarán de que estemos más liados que un pulpo en un garaje.

harley quinn 5

Como ya comentamos recientemente, DC You viene a ser un punto en el que la editorial decide que ya es hora de dejar de entrometerse y tocar las narices a los autores con reajustes de continuidad, eventos, macroeventos, microeventos y mudanzas varias y les dice «haced lo que os dé la puñetera gana». Y ha habido nuevas etapas interesantes como la de Superman, cambios meramente estéticos como en Wonder Woman… y series como Batgirl y Harley Quinn en las que los autores han dicho «¿lo que nos dé la gana? pero si ya lo estábamos haciendo…» Así que este cambio radical, nuevo enfoque de la serie nos lleva… a la continuación exacta de lo que leímos en el número 4, con otros tres números más de la colección central. ¿Y sabes qué? Mejor así, joder. Si funciona, no lo toques.

El caso es que en el tomo anterior, Harley decide reclutar una horda de sidekicks para dejar en ridículo a Batman aunque se llevara a todos los Robin a la vez, y empezamos este tema con la asignación de nombres en clave y la definición del espíritu de La Banda de las Harleys. Combaten el crimen, sí… ¡pero cobrando! ¡pegando palizas y ganando dinero! ¡jajaja! Con un espíritu profundamente liberal, son una empresa privada que no quiere financiación pública, eso sí. ¿Alguna vez has oído alguna idea más absurda? ¿Qué habrían fumado para sacarse de la manga un concepto tan peregrino como unos Héroes de Alquiler? Jo, tío, ¿de verdad alguien ha hecho eso? Como lo del marinero tuerto con un ancla tatuada en un antebrazo que adquiere superpoderes comiendo hierbajos (flipa con la idea peregrina), o la portada homenajeando La Tribu de los Brady… en serio (por un momento), esta serie es un no parar. Chistes escatológicos incluídos (¿»he llenado de gachas el cuenco de Oliver»? ¿les han permitido decir algo así en un tebeo no escrito por Garth Ennis?)

Completamos el tomo con el tradicional especial trimestral. Esta vez, toca algo llamado Harley Quinn Road Trip Special, que viene con dibujos de, entre otros, Bret Blevins. ¡Hostia! ¿Pero este tipo sigue vivo? Le tenía la pista totalmente perdida desde principios de los 90. De aquella época me suenan Un Mutante en Megalópolis, algo en Razas de Noche, la serie de Epic basada en la película basada en un relato de Clive Barker, y me quiere sonar que algo en Batman por cuando Knightfall. Quizás sea el especial más flojo de los que han aparecido hasta el momento. Veamos: se ha muerto un tío de Harley, y tiene que ir hasta L.A. para recoger sus cenizas y llevarlas en una caravana hasta Long Island. Y como esos 4500 kilómetros son un tostón para hacerlos sola, se lleva a un par de amigas. Sí, efectivamente: Catwoman y Hiedra Venenosa. Y de ahí hasta el final, un viaje por carretera con mucho fan service, con viajes alucinógenos con drogas varias (¿esto no lo han hecho ya hace poco?) y poco más.

En general, el tomo es disfrutable. Muy divertida la primera parte, un poco de relleno el último especial, haciendo que la experiencia no sea tan divertida como en entregas anteriores, pero sigue siendo una de las series más entretenidas de la actualidad. A ver con qué nos sorprenden de cara a verano, que es cuando probablemente salga el número 6.

 

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com