¡Última entrega! ¡El Año del Villano! Harley viaja a Gotham para ahogar las penas con su vieja amiga Catwoman. La diversión pronto se convierte... Harley Quinn 35/5. Último número

¡Última entrega! ¡El Año del Villano! Harley viaja a Gotham para ahogar las penas con su vieja amiga Catwoman. La diversión pronto se convierte en una pesadilla cuando descubre que la ciudad ha cambiado mágicamente y sus compañeras se han vuelto contra ella. Ahora deberá demostrar su cordura, ¡o morir! Además, Lex Luthor hace su jugada…

Harley Quinn, el personaje de moda en el Universo DC. Y digo de moda, porque con la calidad que están teniendo los últimos números de su colección regular, a poco que se pase la fiebre (bueno, digamos ligera calentura) de su reciente estreno cinematográfico, le veo menos futuro que a un potaje en un cumpleaños infantil. Pero oye, a lo mejor hoy tengo el agorero subido y estoy metiendo el anca hasta el sobaco. Vamos a hablar de este número que tenemos entre manos, que ECC Ediciones anuncia como «último número». Pues bien, de último nada, porque ya en su última página enlaza directamente con el evento El Año del Villano, así que tenemos Harley para rato.

harley quinn

El tema del día son los juegos de rol (los mayores del lugar recordarán el estigma que sufrieron en nuestro país hará casi treinta años años, ahora está superado: el origen de los males está ya en los videojuegos). Nada más empezar vemos a Harley y su amiga Tina jugando a un juego de cartas tipo Magic: The Gathering, mientras la pobre Selina Kyle, Catwoman, lanquidece en el sofá, aquejada de mal de amores tras su no-boda con Batman. En un momento del juego, Harley golpea un reloj de arena que formaba parte del juego y es transportada a un Gotham más propio de una partida de Dragones y Mazmorras que de un cómic de superhéroes. Aquí deberá rescatar a la depuesta reina Selina y devolverla a su trono, ocupado ahora por la Encantadora (su compañera del Escuadrón Suicida, no la bruja asgardiana). Para ello contará con la ayuda de los Caballeros de Gotham, versiones de espada y brujería de algunos personajes del bat-entorno. Lo que tenemos es una especie de Otros Mundos sin serlo, en el que sólo Harley Quinn es consciente de cómo se ha alterado la realidad y trata de buscar sentido a lo que parece un auténtico despropósito medieval. Brujos, dragones, inquisidores, licántropos, caballeros… todo tiene cabida en este universo que podría haber dado mucho juego en un Otros Mundos más desarrollado, pero que aquí resulta tremendamente desaprovechado en aras de dar todo el protagonismo a Harley en detrimento de personajes conceptualmente muy interesantes.

En el tercer número de este tomo, y una vez de vuelta a la normalidad, Harley deberá hacer frente a un enemigo aún más implacable: el cáncer que amenaza la vida de su madre y que la ha dejado en coma. Un enemigo contra el que no se puede abrir paso a golpes y ante el que sólo puede usar un arma: su buen humor. Como dijimos en la anterior reseña de esta colección, Harley ya no es una asesina psicópata, una loca peligrosa de la que es conveniente mantenerse alejado, sino que se ha blanqueado para hacerla apta para todos los públicos. La Harley de la que nos enamoramos hace años le habría descerrajado un tiro en la cara a la doctora que le trajo el diagnóstico; la actual se va a comprar tebeos para leérselos a su madre mientras está en coma. El guionista de estos últimos números, Sam Humphries (Dial H de Héroe, Green Lanterns), ha suavizado en exceso la personalidad de Harley Quinn, privándola por completo de su locura y dejándola como poco más que una gamberrilla de buen corazón. Ya va siendo hora de que se le vuelva a romper alguna conexión en su cerebro y nos devuelvan a la chiflada homicida que sembraba el terror en Gotham. El dibujo, entintado y coloreado corren a cargo de Otto Schmidt, cuyo trabajo ya habíamos podido disfrutar en Green Arrow Renacimiento. Aquí su estilo pictórico deja paso a un dibujo más mainstream y parco en detalles, con un deje cartoon que viene como anillo al dedo al personaje titular, pero que aparca los detalles y algo de claridad narrativa, lo que empaña un poco el resultado final.

harley quinn

Pues se acabó. Tal como ansiábamos en nuestra reseña del tomo anterior de esta colección, aquí tenemos el último número de la serie de Harley Quinn. O no, porque toca enlazar con El año del Villano, el enésimo evento de DC destinado a… yo no sé si a ganar o a perder lectores, porque la verdad es que a uno se le quitan las ganas de seguir según qué colecciones con tanto crossover. A ver, es evidente que estos megaeventos les tienen que dar rendimientos económicos, porque si no no estarían lanzando uno por año. Pero para gustos, colores: Harley Quinn volverá en breve, imaginamos que en una renumeración por parte de ECC Ediciones. Porque si este tomo era el 35/5 y en la portada pone «último número», el próximo será… ¿36/6/1? Ya son ganas de marear la perdiz…

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

  • Enrique Acebes

    Enrique Acebes

    20 marzo 2020 #1 Author

    Supongo que pasará al formato de temporadas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com