Bienvenidos un miércoles más a Hablando de cómics. La competencia entre Marvel y  DC ha existido desde que la primera empezó a representar una...

Bienvenidos un miércoles más a Hablando de cómics.

La competencia entre Marvel y  DC ha existido desde que la primera empezó a representar una amenaza para la decana Detective Comics. Aún recuerdo cuando DC estaba preparando el macro evento Crisis en Tierras Infinitas. La Casa de las Ideas se adelantó a todos sacando sus Secret Wars. El éxito fue brutal, vendiendo una media de 900.000 ejemplares por cada número. DC no reaccionó a tiempo –pudo haber iniciado sus Crisis meses antes- y cuando lanzó al mercado su correspondiente saga, Marvel ya se había llevado todo el público adolescente a su vera. ¿Otra saga que engloba todo el universo? ¿Para qué voy a comprarme el mismo planteamiento de otra editorial?  Crisis en Tierras Infinitas no tenía  nada que ver con las Secret Wars, pero como salió al mercado después, le tocó remar a contracorriente.

img_siege_c1


Han pasado muchos años, muchos cambios de editores, de autores, idas y venidas… pero la guerra entre los dos grandes colosos de la industria del cómic estadounidense permanece vigente.

Ahora estamos en medio de un ciclo de  grandes sagas de editoriales. Sagas de 7 u 8 números. Una compañía contra otra. Crisis infinita, Dinastía de M, La guerra de los Sinestro Corps, Civil War, Crisis Final, Invasión…

La última maxi saga de 8 números es Blackest Night de DC, que se está vendiendo muy bien en Estados Unidos. ¿Cómo reaccionó Marvel? Contraatacó sacando al mercado Reborn, una miniserie de 6 números con el triunfal regreso del Capitán América.  Esta vez La Casa de las Ideas no recreó una súper saga que englobara a todo su universo; no, al contrario, se centró en un personaje cada vez más popular gracias a su guionista Ed Brubaker. El número inicial de las hazañas de Steve Rogers arrebató el primer puesto de ventas a la serie de Geoff Johns. Increíble pero cierto, aunque fue flor de un día. En los meses posteriores las aguas volvieron a su cauce y Blackest Night y sus series derivadas empezaron a arrasar en el mercado, copando los puestos más altos del Top americano.

1934

Esto es más o menos algo normal, un gran evento que se convierte en el más vendido. Lo curioso viene ahora: Marvel, en un giro editorial, ha dicho que, al menos durante el 2010, los grandes crossovers tendrán una duración menor, una duración de tan sólo 4 números, 4 meses. Me parece muy inteligente por parte de Quesada y su equipo de marketing, ya que publicar otra saga larga y tan seguida tras Civil War e Invasión Secreta, que envolviera otra vez todo su cosmos de ficción, podría provocar desidia en el lector. Los fans empezarían a cansarse. Por tanto, la nueva estrategia editorial de Marvel (al menos para este año que se nos avecina) tiene sus ventajas.

En primer lugar no involucra a todos los héroes en conjunto, sino que se pueden dividir por grupos o categorías, permitiendo incluso solapar eventos. Por el momento parece que Siege (con toda la plana de Vengadores dándose de leches contra Asgard) y Fall of the Hulks (Loeb me da mucho miedo) se van a publicar al mismo tiempo, lo cual debería incidir en las ventas de Blackest Night. Doble beneficio.

En segundo lugar se aseguran unos buenos resultados comerciales. Las series suelen ir perdiendo lectores según avanzan los números. ¿Sólo 4 cómics? Mejor para el bolsillo del sufrido comprador  y mejor para la editorial.  Y además, en cuanto acaben estas sagas, tendrán otras dos en la recámara para incentivar nuevos desembolsos de los comiqueros.

Si Siege engloba los Vengadores y Fall of the Hulks engloba a… pues eso, a Hulk, quedan aún dos pesos pesados de Marvel: X-Men y Spiderman. Para éstos también hay ya planeadas sagas cortas, Second Coming y The Gauntlet, colecciones de sí, 4 números.

fall-of-the-hulks-gamma2

Evidentemente estos eventos no deberían vender individualmente tanto como Civil War o Invasión Secreta, pero juntos seguro que darán más réditos a la editorial. El lector, que suele ser coleccionista, sale beneficiado al no tener que comprarse obligatoriamente la macro saga para tener una visión general del universo Marvel o DC. Si no te gusta Spiderman, no vas a la tienda a por su saga pero sí puedes hacerlo por la de Hulk o la de los X-Men. Así de fácil y así de sencillo. Me compro la miniserie que me interesa, no la que me imponen.

Estaremos atentos a la reacción de  DC, a si Dan Didio da una vuelta de tuerca a esta batalla interminable entre las grandes del sector o si, por el contrario, pasa de la competencia y sigue a lo suyo.

Veremos qué nos depara el 2010.

Como siempre gracias por leerme. Os espero el próximo miércoles en EsLaHoraDeLasTortas.

Compartir:

Mario Losada

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com