Con la llegada de Renacimiento, se reestructuró el plan de publicaciones del Universo DC. Las franquicias principales, las que tenían más de un título,... Green Lanterns nº2 (Renacimiento)

Con la llegada de Renacimiento, se reestructuró el plan de publicaciones del Universo DC. Las franquicias principales, las que tenían más de un título, pasaron por una redefinición de los mismos, quedando uno principal que nos contaba las andanzas del héroe (o grupo de héroes) protagonista y uno secundario en la que el foco de atención se centraba en los personajes secundarios. A priori, estas series de cara B eran los patitos feos, pero salvo excepciones contadas han acabado siendo una inesperada sorpresa.

Los Green Lantern ya habían tenido este mismo esquema durante mucho tiempo. La serie principal, Green Lantern, nos contaba las aventuras de Hal Jordan, y la secundaria, Green Lantern Corps, miraba hacia el resto del Cuerpo, aunque tuviera un puñado de personajes principales más o menos rotativos.

Ahora, el enfoque ha cambiado. El protagonista de la nueva serie principal, Hal Jordan y los Green Lantern Corps, es todo el Cuerpo, aunque quizás con algo más de protagonismo de Hal Jordan que del resto de miembros. Y la serie secundaria es la protagonizada por Jessica Cruz y Simon Baz, de la que ya reseñamos aquí el primer volumen.

El Lantern Fantasma

Tenemos en este tomo dos arcos argumentales que realmente son sólo uno. El primero, Asuntos de Familia (que te viene a la cabeza que en inglés debe ser -y es- Family Matters y debería haber sido traducido por tanto como Cosas de Casa), que funciona como prólogo a la historia central, El Lantern Fantasma.

Conocemos a un Guardián llamado Rami (¿recordáis cuando el único Guardián con nombre era Ganthet?) que en un pasado remoto, cuando los Guardianes estaban diseñando sus primeros cuerpos de policía estelar, creó un anillo descartado, el Anillo Fantasma. El arma del Lantern Fantasma tiene dos peculiaridades. La primera, que puede acceder a todo el espectro emocional. Y la segunda, que cualquier ser vivo puede usarlo. No hay nada como un «portador digno», como en el resto de cuerpos. Y en la actualidad, este anillo cae en manos de Frank Laminski, un humano obsesionado con ser un Green Lantern.

Podríamos decir que esta historia funciona, en cierto modo, como una revisitación de conceptos ya vistos. Ya hemos pasado por portadores indignos, como cuando el Hal Jordan desquiciado de los 90 coleccionaba anillos verdes como quien coleccionaba tebeos, y por un anillo que tuvo un Lantern que dominó todo el espectro emocional, el Anillo Blanco de Kyle Rayner en la época de Geoff Johns. Pero aún así, aunque se noten influencias de historias pasadas, no suena a reciclaje, como sí ha ocurrido recientemente (e incluso vergonzosamente) en, por ejemplo la Patrulla X de Jeff Lemire.

La diversidad

En el mes de abril, David Gabriel, el vicepresidente de ventas de Marvel dijo que las ventas estaban bajando por culpa de la diversidad. Green Lanterns es una serie protagonizada por una mujer latina y un hombre musulmán descendiente de libaneses. Los dos protagonistas son representantes de minorías, raciales y culturales. Si los argumentos de Gabriel tuvieran fundamento, esta serie estaría vendiendo mucho menos que su hermana mayor. Y no es el caso. Tanto Hal Jordan como Green Lanterns son series quincenales, y están en el mismo rango de ventas. Entre los dos ejemplares de Hal Jordan de septiembre de 2017 se han vendido 61775 ejemplares. Entre los dos de Green Lanterns, 58459, un 5% menos. Si comparamos Superman con Action Comics, ésta vende un 46% menos que el título principal.

Hay dos posibles explicaciones a esta situación. Una es que el lector de Marvel es más retrógrado y menos tolerante que el de DC, lo cual es fácil de ver que es falso porque, qué demonios, somos los mismos. No conozco a ningún lector de cómics superheroicos que compre sólo Marvel o sólo DC. La otra alternativa es que al lector medio no le importe la diversidad, sino que las historias estén bien hechas. Y Green Lanterns lo está.

En resumen…

Desde la llegada de Geoff Johns, gran parte de las historias de los Green Lantern tenían un tono marcadamente cósmico, abriendo el campo de ambientación de las historias de la franquicia de los anillos al Universo entero. Green Lanterns tiene un entorno más de andar por casa, menos cósmico, aunque su temática sea muy similar a la de la serie de Jordan. Aquí también tenemos Guardianes y también tenemos anillos multicolores, pero en lugar de batallas entre miles de combatientes en el espacio, el enfoque es más a pie de calle, como en los primeros tiempos de la serie de Hal Jordan en la Silver Age, cuyas primeras historias estaban ambientadas principalmente en la Tierra. No es, por tanto, una serie menor, sino una serie complementaria que habla de tú a tú a Hal Jordan y los Green Lantern Corps, y que satisfará a los lectores de ésta sin dar la sensación de explotación comercial innecesaria de la franquicia.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Precio: EUR 16,62
Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com