Nuevo tomo de Green Lanterns, la serie secundaria de los Linternas Verdes. Secundaria, como hemos comentado previamente, porque no aparece aquí Hal Jordan y... Green Lanterns 5

Nuevo tomo de Green Lanterns, la serie secundaria de los Linternas Verdes. Secundaria, como hemos comentado previamente, porque no aparece aquí Hal Jordan y porque sale en tomo y no en grapa, no porque tenga menos calidad que su hermana, que no es el caso. Y en este tomo le damos la despedida que teníamos pendiente desde el tomo 4 a Sam Humphries, el guionista con el que arrancó esta serie durante Renacimiento, y la bienvenida a Tim Seeley, su sustituto durante este tomo y el siguiente.

green lanterns num 33

Green Lanterns

Arrancamos el tomo con el último número de Sam Humpries, que funciona como epílogo de toda su etapa anterior. Se deja de lado el trasfondo de los Lantern, las batallas cósmicas y demás para tomarse un descanso y hacer uno de esos números de definición de personajes, en el que los protagonistas intentan compaginar su vida diaria con su labor heroica… y hacen lo que pueden.

Ya con Seeley dentro, la primera sensación de esta nueva etapa es que no está tan inspirada como la anterior. Ni toma la mitología de la serie como eje central -de momento, no han aparecido tramas como la de Volthoom- ni la definición de personajes es tan profunda como en la era Humphries. Sí, en cambio, hay un momento alrededor del tatuaje de Simon Baz (recordemos, lo que pone en su brazo en alfabeto árabe significa coraje) con un cierto interés. También hay momentos, en cambio, en los que Seeley deja caer aquí y allá ciertas pinceladas sobre temas sociales. Por ejemplo, hay miembros de una raza refugiada en un planeta ajeno que ante la presencia de la pareja protagonista se pone a gritar “basta de invasores”. Algo así como los descendientes de los colonos europeos en Norteamérica con sus soflamas de America first, vamos. Pero en general, podríamos decir que la sensación que da la toma de contacto de Seeley con esta serie es que está más orientada a la acción, que es una serie un tanto menos personal.

Por otro lado, lo de que la mitología de la serie no sea el eje de la trama no quiere decir que tengamos un cómic superheroico impersonal y genérico entre manos. El pasado del nombre está presente. Así, tenemos por aquí a los Ungara (la raza de Abin Sur) y una historia centrada en Bolphunga el implacable. ¿Que quién es Bolphunga? ¿No te suena el nombre…?

Un detalle que me está gustando especialmente de esta serie es que llevamos ya casi cuarenta números de una serie en la que los protagonistas son un hombre y una mujer, ambos solteros, y en ningún momento se ha planteado ningún tipo de relación sentimental o de tensión sexual no resuelta. Espero que siga así mucho tiempo y que la falta de ideas no les haga caer en ese tópico…

Bolphunga

Bolphunga el implacable fue, como tantos otros personajes y conceptos, uno de los aportes de Alan Moore a la mitología de los Green Lanterns. Su primera aparición tuvo lugar en un complemento del número 188 de la segunda serie con la cabecera Green Lantern, la que arrancó en 1960 presentando a Hal Jordan. En esta historia, aparecida en 1985 y dibujada por Dave Gibbons, Tomar-Re le contaba una historia a Arisia en la que Bolphunga era un tipo que iba buscando batalla por todo el universo, y había aterrizado en un planeta buscando a un Green Lantern, que también aparece en ese número por primera vez, para medir sus fuerzas con él. ¿El nombre de ese Green Lantern? Bueno, la historia es la legendaria Mogo doesn’t socialize

Tras esta aparición, el personaje fue descartado. Fue, como tantos otros, un personaje de usar y tirar, que no volvería a aparecer en ninguna publicación de DC hasta más de veinte años después, en la serie Green Lantern Corps: Recarga, de 2006, ya en la época en la que el showrunner de la franquicia era Geoff Johns, que centró su dilatada etapa en recuperar y expandir varios de los conceptos creados por Moore en su puñado de historias cortas. Desde entonces ha aparecido en un total de veinticinco cómics en doce años. No es que sea un personaje principal, pero sí que aparece con una cierta frecuencia. Por cierto, si no te suenan Rustang, Rivera y Kloba Vud, los nombres que se mencionan al final de la historia en la que aparece Bolphunga, quizás sea el momento de releer su primera aparición.

bolphunga

Los autores

En este tomo se produce el relevo de Sam Humphries por Tim Seeley como escritor de la serie, que venía de escribir Nightwing. Humphries, por cierto, cuando ha salido de aquí se ha ido a escribir precisamente la serie de Dick Grayson, en un curioso intercambio de escritores. En el plano artístico, tenemos la habitual rotación de dibujantes que esta serie tiene desde su arranque. En esta ocasión, cinco dibujantes para ocho números.

En resumen…

Diría que el primer tomo de Seeley ha sido un pequeño paso hacia atrás en la muy interesante serie que había construido Sam Humphries, pero tampoco es que Green Lanterns se haya venido abajo. Sigue siendo una serie disfrutable, siguen estando al frente ese par de personajes recién llegados -más o menos- a los que hemos acabado cogiendo cariño, y tiene algún puntillo de reflexiones sociales razonablemente interesantes. De todos modos, es una etapa cortita, recogida en este tomo y en el siguiente, que ya ha terminado en su edición original, siendo Seeley sustituido por Dan Jurgens, autor del que somos muy fans en esta casa, y con un equipo rotativo de dos dibujantes, al estilo de las otras series quincenales de DC. Queda, entonces, la etapa de Seeley como un aceptable interludio entre otros dos autores, legible pero que al ser de corta duración tampoco va a plantear historias que cambien la vida del lector.

(Por cierto, ¿soy yo el único que ha visto en este tomo al Shaggy hipster de Scooby Doo: Apocalipsis de camarero…?)

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Precio: EUR 16,62
Summary
Review Date
Reviewed Item
Green Lanterns 5
Author Rating
31star1star1stargraygray
Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com