Desde que en 2012 saliera Superman: Earth one, hemos observado un goteo continuo de novedades de esta línea con una premisa que puede recordar... Green Lantern: Tierra Uno

Desde que en 2012 saliera Superman: Earth one, hemos observado un goteo continuo de novedades de esta línea con una premisa que puede recordar en cierto modo a la línea Ultimate de Marvel, si bien se proyecta con un espíritu completamente diferente. Aunque con el tiempo algunos títulos han tenido continuidad, la idea inicial era la de volúmenes unitarios con nuevas versiones de los principales héroes de DC, totalmente autónomas y con autores punteros. Con el tiempo han sido varias las propuestas con mayor o menor éxito, pero parece estarles vetada una popularidad acorde con sus autores.

Y entonces llega Green Lantern: Tierra Uno, con Corinna Bechko y Gabriel Hardman, los dos autores de indudable calidad (como demuestran en su serie de Image, Invisible Republic) pero escasa popularidad (por ahora) y nos brindan el que hasta la fecha podría ser el mejor trabajo de la línea Tierra uno.

Si bien no lo deja del todo claro, nos encontramos probablemente unos años en el futuro durante una misión minera espacial. Un Hal Jordan taciturno trabaja sobre el asteroide cuando por fin parecen encontrar algo. Como no podría ser de otro modo, Jordan dará con un extraño anillo que le otorga la luz del Green lantern, pero olvidaos de cabezones azules vestidos de rojiblanco, guantes de boxeo de luz verde o anillos del espectro completo. Green Lantern: Tierra Uno se centra en el descubrimiento de un perdido Hal Jordan de un universo profundamente alienígena y oscuro.

Normalmente en Tierra uno se tiende a un enfoque más realista y ya desde el principio arrancamos con un tono que puede recordar al inicio de películas como Solaris u Horizonte final, si bien como en éstas, el camino que discurre después atraviesa otros derroteros. Green Lantern: Tierra Uno nos cuenta el contacto de Hal Jordan con todo un universo desconocido que no es presentado también a los lectores, pero también entramos en las motivaciones de un Jordan que no es el gallito que conocemos de Tierra prima (o como parademonios se llame ahora la continuidad oficial DC). Este Hal huye de un hecho traumático y nos deja atisbar un universo interior tan oscuro como el que dominan los Manhunters.

El dibujo de Gabriel Hardman es deudor (según sus propias palabras) de Alex Toth, pero también cajón de sastre de toda técnica que admita el blanco y negro (tramas mecánicas y manuales, rascados, pincel seco o sus alternativas digitales…). Es por esto que quizá no sea la primera idea que nos viene a la cabeza para una historia de héroes cósmicos. Sin embargo, encaja como anillo al dedo para el ambiente de misterio espacial con el que parte Green Lantern: Tierra Uno y poco a poco nos va metiendo una cucharada más hasta que nos hemos comido sin pestañear todo este plato combinado que mezcla géneros y tonos narrativos. Quizá es en esa narrativa, aunque en su aspecto puramente visual, donde encontramos su punto más flojo. No es que haya ningún problema con la fluidez con que se lee la historia y en más de una ocasión sabe desplegar sus armas para tocarnos adentro con una dosis de épica. Sin embargo, si se trata de buscarle una flaqueza, de vez en cuando observamos una tendencia a distribuir las viñetas en una composición de página un tanto fuera de lo convencional que, si bien resulta llamativa, narrativamente resulta un tanto gratuita o exagerada.

Sea lo que sea, reitero que tenemos en Green Lantern: Tierra Uno la que hasta la fecha es la obra más interesante y llamativa de esta línea editorial. Bechko y Hardman construyen una historia donde el descubrimiento a todos los niveles y la época son los pilares centrales este sugerente nuevo universo, al que ojalá vuelvan pronto.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Precio: EUR 15,15
Summary
Review Date
Reviewed Item
Green Lantern: Tierra Uno
Author Rating
41star1star1star1stargray
Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com