Ya ha llegado el día. Wonder Woman, después de su breve aparición en Batman v Superman, en la que fue uno de los puntos... Grandes autores de Wonder Woman: George Pérez – Rastros

Ya ha llegado el día. Wonder Woman, después de su breve aparición en Batman v Superman, en la que fue uno de los puntos álgidos de la película, ha visto estrenada su primera cinta en solitario. Por fin Wonder Woman, uno de los personajes más potentes de la historia del cómic superheroico, se ha convertido en el icono cinematográfico que siempre había tenido potencial para ser, abriendo además las puertas a otras producciones de alto presupuesto protagonizadas por personajes femeninos. En menos de un mes, los ingresos en taquilla de la película han cuadruplicado en taquilla el presupuesto de la misma. Atrás quedan fracasos y decepciones como Supergirl, Catwoman o Elektra.

Y gracias al empuje que supone el mercado cinematográfico, ECC se está animando a reeditar las etapas de autores más renombrados de la historia del personaje. Así, hemos tenido el coleccionable de Brian Azzarello, tomos de John Byrne, Phil Jiménez, Mike Deodato… Y, por supuesto, la etapa cumbre del personaje, la de George Pérez, cuyo primer tomo ya reseñamos aquí hace un par de meses.

 

Contiene: Wonder Woman 15 a 24 y Annual 1 USA
Guión: George Pérez, Len Wein
Dibujo: Art Adams, Brian Bolland, Chris Marrinan, Curt Swan, George Pérez, John Bolton, José Luis García-López, Ross Andru
Formato: Cartoné, 312 páginas.
Precio: 30.50€

Rastros

Para cuando llegamos a este segundo tomo, George Pérez ya lleva más de un año redefiniendo al personaje y a su elenco de secundarios. Por ello, quizás a estas alturas se pierda un poco la sensación de novedad, de creación, que había en el primer volumen, pero no por ello estamos ante un tomo prescindible. Digamos que en este segundo año y pico las fichas ya están encima del tablero y ya se puede a dedicar a jugar con ellas.

No quiere decir que no haya nada nuevo en estos números. Por ejemplo, se reintroduce en su versión post Crisis a Circe, personaje aparecido por primera vez en 1949, en el nº37 de la primera serie de Wonder Woman, que acabaría siendo un personaje fundamental en La Guerra de los Dioses, el final de la andadura de George Pérez en la serie (reseña, por cierto, aquí). Pero la parte principal del tomo se dedica a desarrollar más en profundidad relaciones ya establecidas en números anteriores y a avanzar en situaciones previamente planteadas. Así, comienza el éxodo de los Dioses, abandonando el destruido Olimpo, o se plantea la posibilidad de abrir Themiscyra a visitantes externos. Conoceremos también el pasado de Julia Kapatelis y veremos cómo se toma Nessie el convertirse en una celebridad en su instituto por su relación con Diana.

Pero posiblemente el número que más me ha tocado de este tomo es el número 20, ¿Quién mató a Myndi Mayer?. Dejando de lado temporalmente la épica y la mitología, en veintidós páginas se nos plantea la muerte de la publicista que fue la representante de Diana cuando llegó al Mundo del Hombre, la representación del por entonces modelo de éxito al que debía aspirar todo joven urbano, el yuppie. En un solo número aparece muerto el personaje, se resuelve el misterio de su fallecimiento y, ya terminado, se dan unas pinceladas post mortem a su personalidad haciendo que se comprenda un poco más y se coja cariño a un personaje que no vamos a volver a ver. Toda una lección de narración proveniente de unos tiempos en los que el decompressive aún no había hecho tanto daño como ha acabado haciendo.

Y después de esto…

Con este tomo se completa la etapa como autor completo de George Pérez. Pero no todas las tramas están cerradas. Aún falta por saber dónde irán los Olímpicos y qué ocurrirá con ellas, y qué consecuencias tendrá la votación que hacen las Amazonas al final del tomo. Todo eso se desarrollará en los números que están entre el final de este volumen y el de La Guerra de los Dioses, ya con Chris Marrinan sustituyendo a Pérez en los lápices. La editorial no ha anunciado que vaya a publicarlo, habiéndose limitado por el momento a publicar en estos dos volúmenes los cómics que DC recopiló en un masivo Omnibus en 2015. Pero tampoco es descartable, que este mismo año ha aparecido un segundo Omnibus con los siguientes veinte números. No estaría nada mal poder tener la etapa completa de George Pérez en 5-6 volúmenes en tapa dura, ¿verdad?

Los autores

De George Pérez ya hablamos largo y tendido en la reseña del anterior tomo. Pero me gustaría hacer una breve mención a uno de los entintadores que tiene en este volumen. Bob McLeod, reponsable del acabado de los lápices de Pérez en los números 20 al 22, es el dibujante cocreador de Los Nuevos Mutantes junto a Chris Claremont y uno de los miembros del Super Squad de Mike Carlin a principios de los 90, del que ya hablamos en la reseña de Pánico en el Cielo, etapa en la que estuvo al frente de Action Comics sustituyendo, precisamente, al propio George Pérez.

En los tres números entintados por este autor, su estilo como dibujante es claramente reconocible por encima del de Pérez. Un año después, Bob McLeod volvió a entintar los lápices de George Pérez en Los Nuevos Titanes, en el cruce con Batman Un Lugar Solitario Para Morir. En este número, el estilo personal de McLeod, aun siendo detectable (suele ocurrir cuando un dibujante se dedica a entintar los lápices de otro autor) no tapa tanto al del dibujante. Tan sólo dos meses después, George Pérez abandona por completo las labores gráficas en la serie, encargándose sólo de los guiones, con lo que es más que probable que en estos últimos números estuviera abocetando más que dibujando con detalle, confiando en el acabado del entintador.

En resumen…

Segundo y último tomo de la etapa más representativa de la historia de Wonder Woman. Es, por supuesto, una obra imprescindible para los seguidores de Diana y para los de George Pérez, una marca de calidad que rara vez falla. No me canso de repetir que estamos ante un clásico atemporal que debe estar en las estanterías de todo lector de cómic superheroico en general.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com