Tras un primer volumen que nos enamoró a más de uno, Giant Days vuelve a nuestras estanterías. Susan, Esther y Daisy vuelven a alegrarnos... Giant Days Volumen 2

Tras un primer volumen que nos enamoró a más de uno, Giant Days vuelve a nuestras estanterías. Susan, Esther y Daisy vuelven a alegrarnos el día con sus personalidades tan diferentes pero que conforman ese collage que funciona tan bien, visto en conjunto. En este segundo volumen de la serie, que incluye los números 5 a 8, partimos con la ventaja (o desventaja, según se mire) de ver el día a día de unos personajes a los que ya conocemos. Si bien es cierto, que la sensación no es tan potente como ese primer encuentro con ellas, la serie sigue manteniéndose fresca y divertida, muuuuuy divertida.

Giant Days 2
En este segundo tomo vamos a ver cuatro capítulos (vuelvo a lo que dije en la reseña anterior, parece que estemos ante una sitcom americana) con historias bien diferentes. Si bien, mantiene esa estructura de capítulo independiente, ya sí vamos a tener algunos hilos que se mantienen de un capítulo a otro. El tomo abre con un capítulo en el que nuestras chicas van al baile de la Facultad (ay, estos americanos y su afición a los bailes en todas las etapas de su vida…). Allí se pone de manifiesto el estado sentimental de cada una: Daisy, enfrentándose a la confusión en torno a su sexualidad, Esther con su necesidad de gustar a los chicos, y Susan, la más práctica que va sin la más mínima expectativa. Les acompañarán Ed, que sigue perdidamente enamorado de Esther, la cual no le echa ni cuenta, y McGraw, que va sin la más mínima expectativa (mmm… lo mismo que una de las chicas).

En el segundo capítulo, Esther y Daisy tendrán que buscar a Susan, que ha desaparecido. Lo último que se sabe de ella es que intentaba dar un escarmiento a la familia Shaw, una familia de golfos de Northampton a los que tenía en su punto de mira por sus malas artes.

El tercer capítulo se centra en los exámenes, y en esa faceta de Esther intentando gustar a los demás y caer bien. Además, Susan sigue adelante con una relación reciente.

El cuarto y último capítulo aquí contenido vuelve a poner un poco más el punto de mira en Esther, que ha iniciado una relación con su profesor de una de las asignaturas optativas. Qué buen médico no necesita para su carrera tener conocimientos sobre “Estudios introductorios al Nuevo Testamento”… A Esther le llama mucho lo prohibido de salir con un profesor, pero a decir verdad, no pueden ser más diferentes el uno del otro…

Giant Days 2
Los guiones siguen siendo de John Allison, lo cual hace que la serie no pierda nada de su chispa. Le ha cogido muy bien la medida a los personajes y aunque en cada capítulo suele tener algo de más protagonismo alguna de las chicas, al final, todas acaban teniendo su momento, y sus personalidades quedan cada vez mejor definidas. Lo interesante de esta serie es que dota a cada personaje de algún matiz que lo hace interesante. Incluso los que a priori puedan parecer algo menos atractivos, tienen un momento en el que nos acabaremos interesando por ellos. Aunque sin duda lo que mejor funciona es el contraste entre las chicas: la loca, la excesivamente sensata y la soñadora introvertida. Los diálogos entre ellas son muy auténticos y te sacan carcajadas cuando menos te lo esperas.

En cuanto al dibujo, los dos primeros números están dibujados por su co-creadora, Lissa Treiman, mientras que a partir del séptimo toma el relevo Max Sarin. Ya lo decía en la reseña del primer tomo. A pesar de que Treiman hace un dibujo muy cartoon (que por algo proviene de Disney) y con mucha expresividad, me gusta incluso más el dibujo de Sarin, manteniendo el estilo pero con un trazo más fino y limpio, y con algunos gestos exagerados como los que se suelen ver en el manga, que le sientan francamente bien a una serie como esta. El color de Whtiney Cogar sigue apostando por tonos cálidos y mantiene la uniformidad visual, a pesar del cambio de dibujante. Me gusta mucho cómo tira de algunos recursos como el saturar el color de fondo en las escenas de impacto de algún personaje o esos cambios de color de fondo cuando un personaje cambia de un estado de ánimo a otro.

Giant Days 2
En definitiva, Giant Days 2.

Si algo define a una serie como Giant Days es lo divertida que es. Cuando uno echa mano al tomo, sabe que se va a exponer a un rato en el que se lo va a pasar muy bien. Una serie que lees sin ninguna pretensión salvo la de echarte unas risas y ver las últimas ocurrencias de Esther, cómo la refunfuñona de Susan va a poner mil pegas pero acabará haciéndole caso, o cómo Daisy se comerá la cabeza en soledad sin abrirse a ninguna de sus compañeras. En este tomo, lo que más me ha gustado son las cenas de Esther con los amigos de su nuevo novio religioso, intentando vehicular su verborrea y no destacar demasiado… sin éxito, por supuesto. Fandogamia ha acertado de pleno editando una de las series más divertidas y frescas de los últimos años.

Lo mejor: Las cenas de Esther con su nuevo novio. La química entre ellas. Lo endiabladamente divertido que resulta.

Lo peor: Al final te sabe a poco…

Para aquellos que simplemente quieran pasar un buen rato de lectura. Para adictos a sitcoms. Para los que disfrutan con comics de relaciones sociales entre gente interesante.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Precio: EUR 11,40
Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com