Hola niños y niñas. Con un poco retraso, por fin tenemos a los tres ganadores del concurso de Odi’s Blog, que emulando a la...

odi_blog

Hola niños y niñas. Con un poco retraso, por fin tenemos a los tres ganadores del concurso de Odi’s Blog, que emulando a la protagonista del cómic de Dibbuks han imaginado tres mundos de ensueño e imaginación. Nuestros tres ganadores son:

Alicia Carlos Olleta.

¿Alguien ha visto alguna vez por dentro una furgoneta de SEUR?

El sábado pasado estaba sentada el la azotea de mi finca desde allí se ve todo el barrio y cuando hace solecito es el mejor sitio del mundo para tomarse una cerveza.

Miré para abajo y vi una furgoneta de SEUR pasar por la plaza de mi barrio, siempre me han parecido sospechosas esas furgonetas, así que quizá la miré con algo de atención.

La furgoneta aparcó en zona azul y no salió nadie.

Seguí observando desde ese ángulo privilegiado cuando de repente el techo se empezó a abrir. Desde una especie de techo invisible comenzaron a «crecer» pequeñas antenas, como si fuera un césped espacial, a través del cual podía ver a unos señores que con movimientos extraños manipulaban cachivaches que no acertaba a reconocer.
De las antenitas salían unas sutiles ondas visibles que poco a poco fueron conectado con todas las antenas del barrio y desde allí mucho más potentes y agrandadas subían para el cielo hasta que las perdía de vista.

Estaba contenta, nerviosa, asustada, y paranoica entre ondas Seurianas cuando vi a mi vecina acercarse a la furgoneta. La señora Pilar es una mujer bastante corriente, o al menos eso pensaba yo. La ayudaron a subir y desde la azotea pude ver como las personas que estaban dentro la trataban con respeto y la colocaban en una especie de cuadro de mandos. Las ondas comenzaron a ser más contundentes.

No lo pensé dos veces, bajé corriendo a mi casa, me metí en la página de SEUR / solicitud de envíos / enviar sobre / destinatario: Pilar López / Dirección: justo aquí debajo / asunto: yo también quiero jugar.

Mª José López Zaragoza.

Una mañana de invierno, lluviosa y fría, iba camino del trabajo mientras leía un tebeo, como hago cada semana.

Distraído, cruzo la calle sin mirar que varios coches pasaban sobrepasando la velocidad permitida en hora punta, que sortean y tambaleante cuerpo terminando estrellados unos con otros. Muertos, los conductores se levantan, pero no ellos, sino sus espectros, que se comunican conmigo.

Un claxon de devuelve a la realidad, y me doy cuenta que tengo que dejar de releer EL VELO cada semana.

Rocío Stevenson Muñoz.

Estás tranquilamente sentado en un bar, tomándote una caña y pensando en tus cosas, cuando de pronto la tierra se hunde bajo tus pies y apareces en una copia de tu ciudad que te recuerda ligeramente al Londres de abajo del Neverwhere de Neil Gaiman y, estando allí, el cielo se sacude y ves pasar, a ritmo de vértigo, por encima de tu cabeza, un avión con el logo de Oceanic, que se estrella con un rugido atroz a unos pocos metros del punto en el que estás y del que, milagrosamente sale todo el mundo vivo.

Y de pronto, todo el mundo quiere lincharte, y tú no sabes muy el motivo, pero es que resulta que una panda de niñas histéricas asegura haberte visto realizar conjuros de brujería así que sales corriendo y abres la primera puerta que encuentras en tu camino y apareces, de nuevo, en el mismo bar en el que estabas hacía unos minutos tomándote una caña y pensando en tus cosas.

Enhorabuena a los ganadores.

Compartir:

Marcos Miguel González "Markitos"

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com