Es un día como otro cualquiera… Cuando de repente salta una alarma en una instalación del gobierno que almacena cepas de las enfermedades más... Fuerza de Asalto: Confía en mí, de Tini Howard y Germán Peralta.

Es un día como otro cualquiera… Cuando de repente salta una alarma en una instalación del gobierno que almacena cepas de las enfermedades más letales y mortíferas del planeta. Hasta allí se desplazan Los Vengadores (alineación de Jason Aaron) para atajar el problema de raíz, cuando de manera sorprendente descubren que el grupo incursor está formado por viejos conocidos como: El Soldado de Invierno, Blade, Wiccan, Spider-Woman, Angela y Spectrum. Media docena de héroes y heroínas que no saben cómo han llegado allí pero que desde luego no piensan dejarlo estar.

strikeforce

De esta manera comienza Fuerza de Asalto, la serie de Marvel que alberga al último grupo ecléctico creado por la editorial. Un concepto muy arraigado en la tradición de La Casa de las ideas, pues llevan sacando partido al mismo desde los años setenta con la misma creación de Los Defensores, o sobre todo Los Campeones, hasta otros ejemplos más recientes como son Nextwave de Warren Ellis o los actuales Savage Avengers de Gerry Duggan. Pues bien, nuestra querida Fuerza de Asalto (no confundir con Fuerza de Choque, como se puede leer por ahí) es una serie que entra y engancha desde el primer momento gracias al buen hacer de sus autores.

Estamos ante un grupo que está plagado de personajes marginales en su totalidad (al menos editorialmente hablando), que nunca han conseguido calar entre el gran público cuando han volado en solitario. Hagamos un repaso: Comenzamos con Blade, que ha contado con tres puñeteras películas, pero su serie regular más exitosa ha durado solo doce números; seguimos con Angela, a quien no le ha ido mucho mejor… La gran apuesta de Marvel en su día rescatando al personaje creado por Neil Gaiman en las páginas del cruce La era de Ultrón ha tenido varios intentos en muy poco tiempo, y el que mejor funcionó duró siete números. En tercer lugar llegamos a Bucky, recién salido de la última versión de Los Invasores, y que no se puede quejar pues desde que Ed Brubaker lo trajo de vuelta en su Capitán América, pues ha protagonizado varios proyectos llegando a contar con una serie de diecinueve números. A continuación tenemos a Wiccan y a Spectrum, cuya trayectoria es otro cantar, el primero no ha tenido nunca un triste número donde fuera el prota (incluso en Young Avengers Presents compartió su episodio con Speed), y la segunda tuvo un par de one-shots en los noventa que a día de hoy siguen inéditos en España. Terminamos con Spider-Woman, que es sin duda la que ha gozado de más éxito este siglo, pero ninguna de sus series se ha acercado siquiera a la cifra de cincuenta números que tuvo su serie original.

Strikeforce

Una vez relatado este conjunto de efemérides hay que destacar que Tini Howard realiza un trabajo realmente encomiable dando cohesión, unidad y voz propia a todos los personajes que forman Fuerza de Asalto. Howard es amante de la Marvel más clásica y demuestra que conoce el trasfondo de los protagonistas de la serie con una alusión aquí y allá a la situación que viven los héroes más allá de estas páginas (el hijo de Jessica, el novio de Terry…) Además, aunque esta Strikeforce nace con la vocación de explotar las consecuencias de La guerra de los reinos, se nota que la guionista de Excalibur y Ironheart tiene ideas para llevar la serie mucho más allá.

De momento en estos primeros cinco números hemos podido conocer a los Vridrai, una raza de parásitos cambiaformas que cayeron a la Tierra tras las destrucción del Bifrost Negro. Como si de una mezcla de La invasión de los ultracuerpos e Invasión Secreta (pobre Jessica, siempre le caen estos marrones) se tratase, Howard crea una trama donde podemos esperar cualquier cosa, sobre todo teniendo en cuenta que alguno de los personajes que estamos viendo puede que no sea quien pensamos. Esta paranoia, este miedo a lo desconocido está muy bien representado hasta el punto que el primer plot twist gordo está al final del primer número. Ciertamente Howard ha logrado que me interese mucho por la dinámica de este peculiar grupo. Además su diálogos están llenos de fuerza, de chispa, salpicados con algo de humor negro que es muy bien recibido (no en vano, la guionista se ha encargado de muchos episodios de la adaptación en papel de la sensacional Rick y Morty).

Strikeforce

En la parte artística nos encontramos al argentino Germán Peralta realizando su mejor trabajo hasta la fecha para la editorial. Con un estilo detallado (a veces algo recargado), su narrativa ha mejorado una barbaridad desde sus números del Caballero Luna o Agents of Shield por ejemplo. También le ayuda el buen acabado que deja el color aplicado de Jordie Bellaire a sus lápices. En algunos capítulos hay flashbacks ilustrados por Marco Rudy que consigue dar un aspecto onírico a las escenas que le sienta de maravilla a la historia contada en ellas. El quinto número está ilustrado por un tal Jacobo Camagni que baja unos cuantos enteros el nivel pero sin llegar a desentonar del todo.

La combinación de personajes dispares, dinámica disfuncional de grupo, la sensación de sorpresa constante o el ya mítico ¿En quién puedes confiar? De la mencionada Invasión Secreta dan mucho juego, amén del gran cliffhanger que deja este tomo que recopila los cinco primeros números. Strikeforce llegó con el propósito de servir ella sola para explicar todo el landscape tras el último gran crossover de Marvel. Un propósito ambicioso en el que un solo título supusiera lo mismo que La Era Heroica a Asedio o La Iniciativa a Civil War. Lamentablemente como explicamos en el próximo párrafo, nos vamos a quedar con las ganas.

Strikeforce

Strikeforce debutó en septiembre de 2019 con un primer número que se fue a la posición 15 del top de Diamonds Select con más 65000 copias vendidas. No son unos números exagerados, pero vendía mejor que muchos primeros espadas de Marvel o DC. Algunos comentarios en webs como CBR o Newsarama no dudaban en calificar a la serie como “la nueva serie de culto” o “nos espera un viaje alucinante”. Por desgracia entre tanto la crisis del Covid-19 pilló al mundo en bragas hasta el punto de que en Estados Unidos siguen adaptando el mercado editorial a esta crisis sanitaria. El resultado es que Marvel ha reestructurado su línea editorial cancelando muchos títulos que ya tenían números anunciados. Este ha sido el caso de Strikeforce cuyo número diez iba a ser un tie-in de la saga Empyre centrando en la figura de Wiccan. Con esto, solo quedan pendientes de publicar del seis al nueve.

Nos tendremos que conformar con los cuatro próximos episodios confiando en que Tini Howard pueda cerrar la colección, que a buen seguro nos iba a ofrecer grandes aventuras con personajes rotativos, de forma digna. Seguiremos pendientes de todo lo que haga.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

  • Gacheto

    28 julio 2020 #1 Author

    ¿Cuando recuperó Spiderwoman su traje original? Este traje me encanta, el que usó en los últimos números de su colección no me gustó nada.
    En cuanto a la serie, me he leido los 2 primeros números y no está mal.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com