Hace algo más de cinco años me fui a pasar una semana a Nueva York. Encontré un hotel en Manhattan a un precio bastante ajustado en la esquina de la 10ª Avenida con la Calle 41, en pleno centro de la Cocina del Infierno. Aunque el barrio tenía para mí una cuestionable reputación, principalmente debida a los tebeos de Daredevil, estaba muy bien situado, a unos diez minutos andando de Times Square. Después de darle unas cuantas vueltas y enterarme de que ya no es un barrio tan conflictivo como lo fue en tiempos, me decidí.

Al llegar allí, me encontré que en el hotel en el que me alojaba se estaban desarrollando actividades de la Semana de la Moda de Nueva York. Me enteré que el nombre de Hell’s Kitchen ha sido cambiado por Clinton, y que la subida de los precios de los alquileres ha hecho que los residentes de bajo nivel socioeconómico abandonen la zona, siendo sustituidos por aspirantes a actores por su proximidad al Actors Studio y a los teatros de Broadway, y recientemente por yuppies jóvenes de Wall Street.

A este proceso se le llama gentrificación, y es uno de los múltiples temas sociales que se tocan en este tomo.

Contiene: Peter Parker: The Spectacular Spider-Man 112-130, 134-136 y Annual 6 USA
Guión: Peter David, Bill Mantlo, Len Kaminski, Bob Layton, Danny Fingeroth, Roger McKenzie
Dibujo: Mark Beachum, Bob McLeod, J. J. Birch, Rich Buckler, Dwayne Turner, Mike Zeck, Keith Giffen, John Buscema, John Romita Sr., Malcolm Davis, Greg LaRocque, Jim Mooney, Alan Kupperberg, Jim Fern, Sal Buscema
Formato: Cartoné, 576 páginas.
Precio: 39.95€

La Caza de la Araña

Las historias de Spiderman siempre han girado alrededor de tres ejes principales. El más conocido, aunque quizás no el principal, es el superheroico, las historias en las que Spiderman se zurra con el villano de turno, en las que saca a pasear su pintoresca galería de villanos. El segundo sería Peter Parker y su círculo social. Su vida amorosa, sus amigos, su familia y su vida laboral crean un entorno con el que el lector puede identificarse. Y las historias de corte social urbano son la ambientación que acercan al personaje y su circunstancia al mundo real. Es precisamente la combinación de estos tres enfoques lo que hace de Spiderman uno de los personajes de más éxito de la historia del cómic superheroico.

Habitualmente, las historias del personaje mezclan, en distintas proporciones, estos tres ingredientes, y así es también en La Caza de la Araña, pero en estos números Peter David hace especial hincapié en el trasfondo social en la primera mitad del tomo y en la parte más superheroica, más aventurera, en la segunda. En los primeros números se tratan temas como la inseguridad ciudadana, las bandas urbanas, los malos tratos a los niños o la gentrificación de la que hablaba al principio. No quiere decir que sea un tomo exclusivo dedicado a la crítica social y a las tortas, que no lo es. También hay lugar para las relaciones sociales, y en estas páginas vamos viendo cómo la amistad entre Peter y Mary Jane se va convirtiendo en algo más.

Si hubiera que destacar alguno de los números aquí incluidos, podríamos hablar del segundo anual dedicado a As, el pandillero que parece un híbrido entre Prince y Michael Jackson, cuya primera parte ya vimos en Punto de Ruptura, el anterior Marvel Héroes dedicado a Spectacular, de la subtrama en la que un niño es golpeado por su padre y su profesor intenta ayudarle, del número en el que un ladrón se disfraza de Papa Noel con el que se abre el tomo (atentos a la espectacular portada de Kyle Baker) o del número en el que el hijo del Macero es abandonado por su madre en la basura.

También hay sitio para una buena zurra entre tipos disfrazados. En la parte más pijamera, la Gata Negra pasea su mala suerte por estas páginas, y luce un par de trajes nuevos, uno de los cuales es un horror ochentero de corta duración, con tachas y hombreras. Dientes de Sable se medirá los puños con Spiderman antes de convertirse en un villano casi exclusivo de las publicaciones mutantes, y veremos por aquí a los habituales Octopus, Duende y Lagarto. Cerramos el tomo con una saga en tres partes con el Comepecados como antagonista, dibujada por Sal Buscema.

No se puede destacar ninguna trama, ninguna línea argumental en este tomo. Casi todo lo que nos encontramos son números autoconclusivos, historias de uno o dos números que van dando color al entorno en el que se mueve el personaje, pero que no son hitos reseñables en la biografía del mismo.

Los autores

Peter David, a.k.a. Peter Allen David, a.k.a. PAD, es el responsable de la práctica totalidad de los números incluidos en este tomo. Nacido en el estado de Maryland, al igual que Frank Miller, es un guionista con un buen puñado de premios que destaca por su caracterización de personajes. Aunque no es considerado un guionista de la élite del medio, al nivel de Grant Morrison o Alan Moore, ha acabado siendo el guionista definitivo de muchas de las series que ha escrito. Así, sus doce años al frente de Hulk son la mejor etapa que ha vivido el personaje en sus cincuenta y cinco años de existencia. Al nivel de sus dos estancias en Factor X sólo se han acercado los números firmados por el matrimonio Simonson. Y dentro de la franquicia arácnida ha dejado su huella en estos números de Spectacular y en la versión futurista de Spiderman 2099, personaje que creó él mismo.

En el plano artístico… quince dibujantes para un total de veintitres números. Aunque todos utilizan un estilo bastante similar, adaptándose a los requerimientos del editor, la inestabilidad gráfica es notable. El mensaje es claro: Spectacular no tenía, por esta época, dibujante regular, y cada número se asignaba al dibujante que hubiera disponible en ese momento. Tampoco es que importe, la verdad. En este tomo sólo hay dos protagonistas: Peter Parker y Peter David.

El salto de números

Si miras el material incluido en este tomo, verás que faltan los números 131, 132 y 133 de la serie. En una recopilación cronológica se hace extraño que se salten números, pero en este caso es razonable. Los dos primeros pertenecen a la historia La Última Cacería de Kraven, que fue editada en las tres series que el personaje tenía por la época, Amazing, Web y Spectacular, y el tercero a la historia Vida en el Pabellón de Perros Rabiosos de Ann Nocenti, que ya vimos en el coleccionable de seis tomos dedicado al Spiderman de Todd McFarlane. Se están guardando para aparecer en el siguiente Marvel Gold dedicado a Amazing Spiderman, la serie principal, titulado La Leyenda Empieza De Nuevo, en el que además de estas dos historias tendremos la primera aparición de Veneno y empezará la recopilación de la etapa de Todd McFarlane como dibujante regular de la serie. Los 90 se acercan, amigos. ¿Y para cuándo? Aún no hay fechas, pero podemos suponer que a finales de este año o principios del siguiente.

En resumen…

La Caza de la Araña no es un tomo con el que acercarse al personaje. No es, tampoco, un tomo repleto de historias representativas, de las que han hecho historia. No hay ninguna historia tan conocida como las muertes de Jean DeWolff o Gwen Stacy, como la Identidad del Duende o como la Saga del Traje Alienígena. No es un tomo que tenga historias que sean pilares o ladrillos de la construcción que es Spiderman. Pero sí es el cemento que une unas con otras, es el trasfondo que da coherencia al personaje.

No es, en definitiva, una muestra representativa de momentos clásicos del personaje. Pero es un complemento imprescindible si ya estás comprando los demás Marvel Héroes dedicados al personaje.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Precio: EUR 37,95
http://www.eslahoradelastortas.com/blog/media/2017/05/espectacular-spiderman-caza-de-la-araña-500x756.jpghttp://www.eslahoradelastortas.com/blog/media/2017/05/espectacular-spiderman-caza-de-la-araña-300x300.jpgEnrique AcebesFeaturedReseñasMarvel Comics,Panini Comics,Peter David,Spiderman / Spider-man
Hace algo más de cinco años me fui a pasar una semana a Nueva York. Encontré un hotel en Manhattan a un precio bastante ajustado en la esquina de la 10ª Avenida con la Calle 41, en pleno centro de la Cocina del Infierno. Aunque el barrio tenía para mí una cuestionable...