– Te lo digo y te lo repito, no volveré a encontrar una chica como ella. – Venga ya, no será para tanto. Son...

bar2

– Te lo digo y te lo repito, no volveré a encontrar una chica como ella.
– Venga ya, no será para tanto. Son todas iguales.
– Ella me quería tal cual. Con mis fobias y rarezas. Me leía Spiderman antes de dormir, por que le parecía muy entrañable.
– Y por eso te ha dejado por un fan de Radiohead. (Será guarra la tía, el primer disco se lo presté yo, ya podría haberme devuelto a mí el favor….).
– ¿Decías algo?
– No seas tan cruel con el pobre. Lo que debes hacer es buscarte a otra, y luego a otra más, y así hasta encontrar a la mujer ideal.
– Yo la quiero a ella. Era la perfecta.
– Vamos hacer lo siguiente. Vas a elegir a una chica de este bar; te acercas a ella y hablarás con ella de cualquier tema…
– ¿De cómics?


– De cualquier tema.
– Menos de tebeos, que así perdiste a la primera, a la segunda y a esta última, casualmente tu tercera novia.
– De cualquier tema. Tampoco seamos exigentes.
– De cómics se ha dicho.
– Cuando termines de hablar con ella, entonces y sólo entonces, decides sí debes volver con tu antigua novia o por el contrario debes superar la ruptura con otras.
– Trato hecho. ¿Por dónde empiezo?
– Por esa misma que está sola ahí sentada. Monilla de cara y no está nada mal del resto. Tampoco es que tú seas un Adonis.
– Buena elección. Ya sabes lo que debes hacer, te acercas, te presentas y entablas conversación.
– Deseadme suerte. Allá voy.
– Je je. Que cabrón, va ir allí, dirá cualquier giliguindez sobre Superman o el pijama de Spiderman con el que duerme desde los cinco años, ella soltará una bofetada y nosotros nos reiremos como Dios manda.
– Esa es la idea. Con suerte espabila un poco. Calla, que se acerca a su víctima…

– Hola. ¿Estás sola? Te he visto y he pensado que estabas sola.
– ……
– Reservada. Eso está muy bien, mejor no hablar con desconocidos. Me imagino que siendo tan guapa estás acostumbrada a pelmazos como yo.
– ……….
– Tienes unos ojos y un pelo muy bonito, ¿lo sabías? Me recuerdas a Thorn.
– ¿¿Thorn??
– Si, Thorn, la amiga de ….
– ¡¡La amiga de Bone!!! La Princesa que luchaba contra las monstruo ratas.
– ¿Conoces Bone?
– ¡¡Si!! Y me encanta. Pero mi personaje favorito es Jean Grey. De la Patrulla-X, ¿sabes quienes son?
– Por supuesto. ¿Por quién me tomas? Tengo todas las colecciones mutantes desde el número uno.
– ¡Qué bueno! Me llamo Rosa. Encantada de conocerte.
– Igual que la abuela de Thorn, menuda casualidad.
– ¿Quieres sentarte conmigo? Mi amiga me ha dejado plantada y estaba tomando algo antes de volver a casa.
– Por mí perfecto… ah, me llamo…

– No me lo puedo creer. Mister Pringado, el rey de los frikis, ha ligado.
– Hablando de tebeos, seguro.
– Nada menos. ¿Funciona?
– ¿El qué? ¿Ser un bicho raro?
– Puede. Estamos en una época convulsa… ¿Lo intentamos nosotros con esas dos rubias de bote?
– Paso. No quiero volver a oír un “Contigo no, bicho”.

Compartir:

Marcos Miguel González "Markitos"

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com