Con toda seguridad, Ernie Pike no es la obra más célebre de ninguno de sus dos creadores. Nunca oiremos poner a Ernie Pike a... Ernie Pike. Reportero de guerra

Con toda seguridad, Ernie Pike no es la obra más célebre de ninguno de sus dos creadores. Nunca oiremos poner a Ernie Pike a la altura del Eternauta o Corto Maltés, pero sin duda el hecho de tener a Hector Germán Oesterheld y a Hugo Pratt en la misma cabecera ya es garantía de clásico incontestable.

Ernie Pike. Reportero de guerra

Aunque Oesterheld continuaría con historias del personaje con otros dibujantes de la talla de Francisco Solano López, Alberto Breccia o José Muñoz, este volumen de Ernie Pike. Reportero de guerra de Norma recopila las 34 historias que realizaron juntos Oesterheld y Pratt entre 1957 y 1961 en diferentes revistas argentinas.

Con el personaje de Ernie Pike, Oestreheld y Pratt nos presentan un reportero de guerra que hace de testigo directa o indirectamente de una multitud de historias que tienen lugar durante la Segunda Guerra mundial y a lo largo de los cinco continentes. Desde la campiña francesa a la selva del sudeste asiático, desde los helados páramos soviéticos hasta el mismo fondo marino, desde el desierto libio hasta las playas de Normandía, Ernie Pike actuará como una suerte de maestro de ceremonias que introduce cada historia y regresa al final con una especie de conclusión, casi al estilo de los viejos tebeos de EC.

Ernie Pike. Reportero de guerra

Sin embargo, más allá del giro o la moraleja, la grandeza de Ernie Pike se encuentra en su visión de la guerra completamente impregnada del espíritu antibelicista que nacería de la Guerra de Vietnam y completamente desprovista de maniqueísmo o mojigatería.

Las historias de Ernie Pike muestran héroes y sobre todo seres humanos en ambos bandos. Nos muestran historias donde el villano puede ser un ejército o incluso los países, pero nunca las personas, que al fin y al cabo pertenecen a uno u otro bando por un puro capricho del destino. Todas las historias tienen protagonistas y antagonistas, pero rara vez se nos presenta el mal encarnado en una persona sino que siempre obedece a representaciones más abstractas. Mientras, la camaradería, el sacrificio, la empatía, el ingenio o la compasión son los valores que se exaltan en las historias de Ernie Pike, pero nunca inspirados por una bandera, sino por otros iguales, por otras personas.

Ernie Pike. Reportero de guerra

Tal vez pueda parecernos todo esto una idea muy de la línea de Oesterheld, pero también es algo que hemos podido ver en otras obras de Pratt, como también está aquí su sugerente exotismo, ese recorrer los cuatro rincones del mundo sea en tanque, barco, avión, submarino o a pie de trinchera en trinchera. La Segunda Guerra Mundial es más mundial que nunca y acostumbrados a ficciones donde puede parecer que solo lucharon europeos, estadounidenses y japoneses, desfilan también en este tomo de Ernie Pike soldados senegaleses, libios, birmanos, indios, brasileños o australianos, entre otros.

Dado que todas estas historias se publicaron con diversos formatos y tamaños, la labor de recopilación y uniformización genera una cierta (aunque inevitable) irregularidad en la calidad de reproducción, pero eso no impide ver cómo en tan solo cuatro años, el salto cualitativo de los pinceles de Pratt nos llevan de unos inicios algo más toscos hacia algo mucho más cercano a la contundente soltura que nos brindaría en su obras futuras.

Ernie Pike. Reportero de guerra

Como toda recopilación de historietas no pensadas para el formato tomo, tal vez no sea la mejor idea tratar de leerse sus más de 300 páginas de una sentada, pero 70 años después, las historias de Ernie Pike aún lucen en muchos aspectos como si hubiesen sido hechas ayer mismo y es que esa máxima de “la crueldad, o la simple torpeza, no tienen bandera” que nos brinda este reportero de nariz aguileña es una verdad universal e intemporal.

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com